Drag Sethlas defiende que no pretendía ofender a nadie ni incitar al odio

Image

Borja Casillas (d) (Drag Sethlas) y su abogada | EFE

En opinión de la letrada, Borja Casillas ya sufre "una pena de banquillo", pues lleva varios meses sin saber qué va a pasar, y "ya es bastante dura".

Borja Casillas, "Drag Sethlas", ha defendido hoy ante el juez que el número con el que ganó a principios de año el certamen del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria, vestido de la Virgen y de Cristo crucificado, no pretendía ofender a nadie ni incitar al odio.

Casillas ha comparecido esta mañana ante el Juzgado de Instrucción número 8 de Las Palmas de Gran Canaria para responder por las denuncias que han formulado contra él un ciudadano de Sevilla y la Asociación de Abogados Cristianos, basadas en la misma actuación que la Fiscalía de Las Palmas ya examinó hace meses, sin apreciar en ella delito.

Finalmente, el ciudadano de Sevilla que presentó una denuncia no ha comparecido hoy ante el Juzgado, por lo que solo se ha mantenido la acusación de la Asociación de Abogados Cristianos, que le imputa un delito de incitación al odio y otro de ofensa a los sentimientos religiosos.

La abogada de Borja Casillas, Isabel Saavedra, ha recordado que el delito de ofensa a sentimientos religiosos se castiga con multa, mientras que la incitación puede conllevar cárcel.

Borja Casillas ha insistido en que "fue una expresión artística y en ningún momento traté de ofender a nadie", tras prestar declaración y responder a preguntas como si había sido consciente del daño que podía hacer a otros, ha dicho el acusado a las puertas de la Ciudad de la Justicia de Las Palmas de Gran Canaria.

La declaración
La declaración "ha ido según lo previsto, ha contestado a todas las preguntas y ha explicado que se trata de un espectáculo, de una 'perfomance' en un contexto de Carnaval y en ningún caso lo hizo con la intención de ofender, humillar o insular a los cristianos, por lo que esperamos que esto no vaya más allá", ha asegurado Saavedra.

Tras la declaración de Borja Casillas, el Juzgado deberá decidir si archiva el caso, solicita más pruebas o considera que hay delito, supuesto este último con el que se abriría juicio oral, ha señalado la abogada.

En opinión de la letrada, Borja Casillas ya sufre "una pena de banquillo", pues lleva varios meses sin saber qué va a pasar, y "ya es bastante dura".

El acusado ha expresado su deseo de que la situación se aclare cuanto antes, que se archive el caso, y así, "cada uno con lo suyo y Dios con lo de todos".

La abogada confía en que finalmente el caso se archive o se absuelva a Borja Casillas, tal como ha sucedido en otros similares, al igual que pasó con Rita Maestre o Javier Krahe.
"Crítica ácida"
Borja Casillas siempre ha defendido que su espectáculo se inspiró en otros artistas que también ha utilizado símbolos o imágenes católicas en sus actuaciones o videoclips, como las cantantes Madonna y Lady Gaga.

En marzo pasado, la Fiscalía de la Audiencia de Las Palmas ya archivó sus diligencias al respecto al considerar que no hubo "voluntad de ofender" a una religión, sino una "crítica ácida" realizada en un contexto de carnaval, y por tanto, no apreciar delito alguno.

La Fiscalía tomó su decisión favorable a Drag Sethlas tras examinar lo que habían fallado ya algunos tribunales en otros casos parecidos por supuestas ofensas delictivas a la religión, como la que sentó en el banquillo por cocinar en televisión un crucifijo al cantautor Javier Krahe, quien fue absuelto en 2013 por la Audiencia de Madrid.