"La biblioteca es una puerta abierta a la cultura, la información y a la vida en sí"

En una época en que lo tecnológico y eminentemente audiovisual impregnan la vida cotidiana, la lectura permite imaginar otros mundos posibles, a la vez que constituye una de las principales vías de acceso al conocimiento. En una comunidad como Canarias, por debajo de la media española, de la Unión Europea y de los países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) en los indicadores de lectura que se evalúan en el informe sobre la educación PISA, el amor por los libros y las facilidades de acceso a los mismos parecen tarea prioritaria.

Para ello, las bibliotecas de hoy, conscientes de la necesidad de atraer a los lectores, han dejado de concebirse como un espacio cerrado dedicado solamente al silencio y al estudio, sino que se han convertido en una institución que satisface las necesidades de la población en formación, información, ocio y cultura y que busca una mayor implicación con ella. Con el deseo de propulsarlas, nace en 2012 la asociación de Profesionales de las Bibliotecas de Tenerife (Probit), primero en forma de grupos de trabajo y ya de forma oficial en el año 2016.

Estos bibliotecarios, preocupados por la situación en la
que se encuentran las bibliotecas de Tenerife en particular y
de Canarias en general, así como por las condiciones laborales de sus
profesionales, toman la decisión de organizarse como colectivo para promover a las bibliotecas como espacios culturales y de información fundamentales
dentro de los municipios, barrios y ciudades, así
como centros educativos y de
conservación de nuestro patrimonio documental,sin olvidar tampoco su misión de visibilizar la labor de los bibliotecarios como gestores de información.

Isabel Bacallado, miembro de Probit, explica a AtlánticoHoy que el ciudadano "no está concienciado de la importancia de las bibliotecas para el acceso a la información, ni de que es una institución totalmente democrática", aunque matiza que "no es solamente un problema del Archipiélago, sino algo que sucede en general". "Nosotros luchamos para que los ciudadanos cada vez se conciencien más", afirma.

"Poco a poco se consigue una mayor participación entre las bibliotecas y los usuarios", mantiene la portavoz, quien añade que "la biblioteca es una puerta abierta a la cultura, información y a la vida en sí".

Una de las principales batallas de la asociación es el anteproyecto de Ley de Bibliotecas,  sobre el que los miembros de Probit han participado en mesas de debate. "Somos la única comunidad autónoma que no ha legislado sobre la gestión de
sus bibliotecas y centros de documentación, lo que ha provocado una
repercusión negativa en el sector, condenando a los centros a la falta
de un proyecto común para las bibliotecas del archipiélago y sin
presupuesto para su gestión". 

Bacallado recuerda que ahora que el Gobierno está trabajando en el anteproyecto "esperamos que para finales de este año o principios del próximo ya tengamos un marco normativo. A partir de ahí pienso que se va a empezar a concienciar mucho más a la población", añade. 

Image

Seminario organizado por Probit | CEDIDA

Pese a esta situación, desde Probit han percibido que "los usuarios de las bibliotecas han aumentado muchísimo, sobre todo a partir de la crisis". Explican que los que antes no conocían el servicio se acercaron en ese momento a las bibliotecas.

"Nosotros no ofrecermos solamente préstamo de libros o consulta de información, sino también internet. Muchas personas en búsqueda de empleo necesitaban ayuda para buscarlo en las redes, elaborar currículums. Nosotros, los bibliotecarios, también hacemos en cierta forma una labor formativa, porque muchos usuarios no saben enviar un correo electrónico y les ayudamos en ese sentido", asegura Bacallado.

"Los ciudadanos conocen más sus derechos, saben que es una institución
libre, democrática, y que pagan son sus impuestos", defienden desde Probit, a la vez que insiten en que la biblioteca
pública es gratuita, y que cada vez se acercan más personas a solicitar servicios. 

Isabel Bacallado destaca que también se está percibiendo un incremento de la animación a la lectura por parte de las instituciones públicas. "Las bibliotecas infantiles ahí son importantísimas", insiste.

Image

Actividades en una biblioteca de Tenerife | SOL DEL SUR

La asociación de Profesionales de las Bibliotecas de Tenerife defiende que estos espacios son unos de los puntos de partida de acceso a la cultura y políticas culturales, generadora de pensamiento crítico, exponente de las necesidades y progreso de los ciudadanos, baluarte del acceso público y gratuito a la información.


"Los usuarios de las bibliotecas han aumentado muchísimo, sobre todo a partir de la crisis. Los que antes no conocían el servicio se acercaron en ese momento a las bibliotecas porque nosotros no ofrecermos solamente préstamo de libros o consulta de información, sino también internet"

Bibliotecas solidarias y activas
La asociación ha trabajado en diferentes actividades que han tenido la finalidad de unir a las bibliotecas de Tenerife y a sus profesionales en proyectos comunes que impactan directamente en la ciudadanía como son jornadas, seminarios o encuentros de profesionales.

Probit, cada año desde 2012, con motivo del día internacional de las Bibliotecas, organiza las Jornadas Bibliosoliarias, de las que ya van cinco ediciones. Cada ocasión versa sobre una temática diferente y tiene como misión concienciar a los profesionales y usuarios sobre un tema social y la posibilidad de ser solidarios desde las bibliotecas.

Con el inicio de la crisis se recogieron alimentos en las bibliotecas, productos de higiene personal y material escolar, y también se hizo hincapié en la protección de los suelos, la lucha contra la desforestación y la protección de nuestra biodiversidad. Las bibliotecas participantes ofrecen actividades diversas en torno a las jornadas que fomentan la participación ciudadana con actividades dinamizadoras que potencian la presencia y uso de las bibliotecas entre los ciudadanos.

"Con el inicio de la crisis se recogieron alimentos en las bibliotecas, productos de higiene personal y material escolar, y también se hizo hincapié en la protección de los suelos, la lucha contra la desforestación y la protección de nuestra biodiversidad"

Uno de los objetivos de las convocatorias es convertir los centros en espacios ruidosos y de encuentro sociocultural, así como resaltar e incrementar la visibilidad de los profesionales que trabajan en los centros con su labor de dinamización.

Image

Biblioteca ubicada en TEA | IMAGEN DE LA RED

Implicación y divulgación de la cultura

La asociación Probit ha trabajado activamente en otros aspectos legales en coordinación con otra Asociaciones de bibliotecarios de Canarias, Abigranca, en defensa  del valor de las bibliotecas como garantes universales del derecho igualitario de acceso a los ciudadanos a la información y la cultura, y la gratuidad de los servicios públicos, participando en acciones reivindicativas en contra del canon por préstamo en bibliotecas públicas, aprobado por el Gobierno del Estado en agosto de 2014, movilizando a la comunidad bibliotecaria y a los municipios de las islas, "siendo Canarias la comunidad autónoma a la cabeza en oposición ante la imposición de este gravamen", aseguran.

Por otro lado, Probit se ha convertido en vocera de las novedades bibliotecarias del archipiélago y las actividades culturales de las bibliotecas a través de la difusión en Redes Sociales del trabajo diario de los profesionales que se encuentran al frente de las instituciones.