Las dos caras de la Navidad

Pese al incremento del consumo, en Navidad las personas están más receptivas a la solidaridad. Así lo demuestran las masivas donaciones de comidas y juguetes recibidas en las organizaciones sociales que los distribuyen entre todos aquellos que lo necesitan. "La gente es buena, es generosa y solidaria", asegura con emoción en su voz África Fuentes, la responsable del almacén de alimentos de la asociación de vecinos de García Escámez, en Santa Cruz de Tenerife. 

Con sus depósitos llenos, se muestra feliz de poder dar comida y juguetes a todos los que lo necesitan. Sin embargo, es consciente de que las necesidades atacan a muchos, incluso a aquellos que cuentan con un puesto de trabajo y, sin embargo, su sueldo no llega para comprar comida para todos los miembros del grupo familiar. 

Lo mismo denuncia la la trabajadora social del Banco de Alimentos de Tenerife, Rosario González, quien recalca que en el perfil de solicitantes "abundan más las mujeres y familias monoparentales, aunque resulta llamativo que aparezcan cada vez más familias jóvenes que sí tienen trabajos, pero precarios".

González opina que se trata de un nuevo perfil que no llega a fin de mes. "Igual trabajan los dos miembros de la familia, pero no es suficiente. Estamos trabajando también este tema con formación, etc., porque lo que queremos es que salgan de esta situación". 

En el perfil de solicitantes "abundan más las mujeres y familias monoparentales, aunque resulta llamativo que aparecen familias jóvenes que sí tienen trabajos, pero precarios"

Para el Banco de Alimentos de Tenerife 2017, ha sido un año "bueno en cuanto a donaciones, especialmente diciembre, que se comporta como el mejor del año en este sentido". Esto se debe a que todos los colegios y empresas que realizan algún tipo de actividad solidaria la suelen concentrar en esta época del año. Como resultado, ahora mismo el Banco de Alimentos se encuentra con un stock bastante alto.

"Durante este mes hemos tenido dos eventos bastante importantes que nos han posibilitado el poder recoger bastante alimento: la Gran Recogida 2017 y el Telemaratón Solidario. El primero de ellos se produjo a nivel nacional entre todos los bancos de alimentos y las cadenas de supermercados. 

"Este año recogimos en torno a 130.000 kilos de alimentos, lo que nos da un poco de margen para aprovisionarnos durante unos cinco o seis meses". Con respecto al evento organizado por Mírame TV, explica que pudieron recoger entre 6.000 y 7.000 kilos. "Para nosotros tampoco es una cifra muy elevada pero nos sirve de ayuda junto con otras campañas", admite.

Época para la solidaridad
No todo el año la solidaridad se manifiesta como una prioridad para el ciudadano. Meses como septiembre u octubre se caracterizan por una mayor escasez de producto. "Siempre contamos con un stock mínimo porque nos vamos planificando", comenta González.

Pese a tener reservas, planifican estas grandes recogidas en diciembre y enero porque les ayuda a aguantar unos meses antes de tener que organizar tácticamente el resto del año nuevas campañas o eventos en épocas donde han comprobado que "los picos van a ser más bajos".

Si desea colaborar con ellos, desde el Banco de Alimentos de Tenerife solicitan aceite, pues este año hay una demanda bastante grande de este producto. "Nosotros funcionamos por una parte por subvenciones o donaciones de particulares y, por otro lado, de la ayuda europea el programa de Fondo Alimentario, compuesta por ayuda en especie y alimentos. Todos los años mandan 14 o 15 productos y normalmente siempre viene aceite, pero en esta ocasión no han mandado aceite, un producto que se usa mucho en todos los hogares", explica. 

Desde el Banco de Alimentos reparten a toda la provincia y dan alcance a  118 entidades y a 25.338 personas. "Ha bajado un poco en comparación con el año pasado, unos 1.000 o 1.200 beneficiarios menos, aunque hay ciertos núcleos que se quedan un poco estancados o se incrementan otros como las familias con trabajo pero que no llegan a fin de mes". 

Image

África Fuentes junto a un camión de reparto y algunos voluntarios | CEDIDA

"La solidaridad con los desprotegidos es muy grande"

"Asombrada, emocionada. Tengo comida para para todos. Nadie se va a quedar sin ella". Las palabras de agradecimiento pertenecen a África Fuentes, la responsable del almacén de alimentos de la asociación de vecinos de García Escámez, en Santa Cruz de Tenerife, que atiende cada mes a más de 800 personas gracias a su grupo de colaboradores.

Aunque justo antes de las fiestas llegó a plantearse reducir un poco la comida que entregaba a cada uno "para que todos salieran con algo, pero mira, emocionada estoy porque fue tanto, tanto lo recibido que hemos podido entregar con generosidad porque daba para todos", afirma.

Fuentes destaca las donaciones de Agatesa, con dos camiones de carne, "sin yo saberlo ni esperarlo. Me parecía imposible. Pensé que el Señor había hecho algún milagro", subraya emocionada.  También recibió grandes partidas de comida procedentes del Banco de Alimentos, como un camión de naranjas y otro de manzanas. Asimismo, unos vecinos de Radazul a los que no conocía se pusieron en contacto con ella porque realizaron una recolecta y tenían muchísima comida.

"Lo que te diga es poco. No podíamos pasar por al sociedad con la cantidad de gente que colaboró sin yo esperármelo ni conocerlos, fue tal la impresión que cogí. Todo el mundo tiene estas semanas su pollo, sus turrón, de todo. No faltó nada".  

Ahora África Fuentes está volcada con la recolecta de juguetes. "Hemos recibido un camión completo de juguetes que me dejó el corazón no sé ni cómo. Y el alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, me trajo cien balones. Lo que te pueda decir es poco. Yo estoy asombrada. La gente es maravillosa", recalca esta mujer todoterreno que posee la amistad y el respeto de la mismísima Reina Letizia.  

Juguetes para todos
La cantidad de juguetes que está recibiendo es algo "apoteósico". "La gente es solidaria, es buena. ¿Sabes lo que tiene la gente? Que si tú no sales a la calle a pedirlo, ignoran muchas cosas. Al decírselo, ha sido un éxito rotundo en juguetes, comida, en todo. No puedo quejarme en nada. La solidaridad con los desprotegidos es muy grande. Estoy asombrada y contenta", subraya.

Para que nunca falte de nada a sus vecinos, esta solidaria mujer insiste en que "hace falta otra África que empuje, porque a la gente a veces le da vergüenza, no quiere molestar. Pero si tú ves que es para aquellos que lo necesitan, los más desprotegidos, eso te da la fuerza para hacer lo que sea", asegura.