Ámate lanza una campaña de ayuda para poder continuar con los servicios esenciales

El Covid-19 ha arrasado con todo: el empleo y vidas humanas. Ahora además los efectos de la crisis sanitaria ocasionan grandes perjuicios a las ONGs. La Asociación de Cáncer de Mama de Tenerife (ÁMATE) sufre la falta de los recursos económicos que conseguían a través de la celebración de eventos en los que recaudaban fondos. Un dinero que iba destinado a soportar los gastos de los servicios que ofrecen a las mujeres que sufren cáncer. No lo han dudado y se han puesto manos a la obra con una campaña de crowfunding denominada 'Ayúdanos a seguir ayudando'. El medio digital de Canarias AtlánticoHoy hace un llamamiento a los lectores a que se sumen a esta iniciativa de donaciones.

"A nosotros los eventos nos suplen para seguir pagando a los trabajadores y cubrir las necesidades de atención de las usuarias que acuden a Ámate. Este año, con respecto a los desfiles y actos que organizamos, no vamos a contar con nada hasta final de año. Solo con los 36 euros al año de los socios que pagan esa cuota. Estamos llevando a las casas cojines, pelucas, prótesis, guantes y las cremas para la piel afectada por la quimioterapia. Llevamos de todo, pero lo cierto es que estamos bajo cero de recursos económicos", comparte con preocupación a AtlánticoHoy la presidenta de Ámate, María del Carmen Bonfante.

En estos momentos, todos los trabajadores de Ámate están en un ERTE y advierte que "el día que vuelvan a trabajar no tendrán material para hacerlo". Por eso, pide a la sociedad colaboración, aunque sean donaciones mínimas de cinco euros para entre todos sumar lo que necesitan. "Los pacientes de oncología que estaban bien hasta ahora volverán a estar mal en los cuidados de estética o de fisioterapia, porque en el proceso de la enfermedad requieren atención continuada", asevera la presidenta que critica la falta de subvenciones. "No nos ha llegado ni una", recalca a AtlánticoHoy.
A esto se suma la preocupación por la pandemia, son población de riesgo. "Tenemos mucho miedo a que nos pase algo porque somos pacientes de alto riesgo al contagio. Yo tengo que ir al hospital porque recibo quimioterapia. Por ahora, quienes han sufrido Covid-19 de nuestro colectivo han sido casos leves. Afortunadamente. Pese a todo tenemos la necesidad de salir a la calle a prestar asistencia a nuestras mujeres con cáncer de mama que necesitan atenciones especiales", comparte Bonfante.
La presidenta de Ámate recuerda además que la pandemia no puede tapar las otras realidades, la de otras enfermedades graves. Muestran su preocupación por las necesidades médicas que requieren los pacientes de cáncer. "Seguimos estando aquí, pasándolo muy mal. Todo el mundo habla solamente del coronavirus y lo cierto es que cada 90 minutos muere una mujer con cáncer de mama en España", concluye.
amate