Afrontar embarazo y parto durante la pandemia

La pandemia del Coronavirus ha generado una enorme preocupación y ansiedad a todos los ciudadanos. En las mujeres embarazadas, el miedo es aún mayor, puesto que no temen solo por su vida, sino también por la de su bebé. Ante el miedo a sufrir una infección, muchas gestantes optan por una consulta médica online en lugar de acudir a una cita presencial.

Como la infección por el virus COVID-19 es reciente, todavía se están estudiando los efectos que tiene sobre la población. Por eso, es posible que la información que nos proporcionan los expertos en estos momentos cambie a medida que avanzan las investigaciones.

¿Qué riesgos supone el COVID-19 para las embarazadas?

Todavía se desconocen los riesgos que puede suponer una infección por coronavirus durante el embarazo o si afecta a la salud del bebé tras el parto.

Recientemente, el Hospital Vall d’Hebron de Barcelona detectó que el coronavirus puede causar en las mujeres embarazadas un síndrome parecido a la preeclampsia.

La preeclampsia tiene lugar a partir de la semana 20 de gestación y puede suponer un riesgo para la vida tanto de la madre como del bebé. Si se detecta este cuadro, es necesario provocar una cesárea.

Los síntomas de este síndrome son: presión arterial alta, una disminución de las plaquetas y la presencia de proteína en la orina.

Este cuadro clínico es similar al provocado por el COVID-19. Ya que en un inicio, se había detectado un aumento de preeclampsia en pacientes con coronavirus.

El hecho de que ambos cuadros sean similares hace más complicado el diagnóstico.

¿Cómo protegerse?

Por ahora, no existe ninguna vacuna para el coronavirus, por lo que las mujeres embarazadas deberán tomar las mismas precauciones que los demás para no contagiarse:

  • Evitar el contacto con personas que presentan síntomas o que hayan dado positivo en una prueba PCR.
  • Mantener la distancia de seguridad.
  • Usar mascarillas al salir a la calle.
  • Lavarse las manos con agua y jabón con frecuencia. También es recomendable utilizar soluciones hidroalcohólicas.
  • No tocarse la cara, los ojos o la nariz si has salido a la calle y no has higienizado tus manos.
  • Quedarse en casa, siempre que sea posible. Quedarse en casa, es la mejor solución para evitar el contacto con personas que puedan estar contagiadas.


¿Qué pasa si contraigo el virus?

Existen muchos casos de mujeres embarazadas que se han infectado por el virus. En estos casos, el parto debe realizarse siguiendo algunas normas de seguridad.

Lo primero que debes saber es que, si contraes la enfermedad, eso no implica que tengas que pasar por una cesárea. Es posible tener un parto normal aún estando infectada.

Durante el parto, deberás llevar mascarilla en todo momento. Podrás estar acompañada por una persona que debe seguir todas las normas de seguridad y prevención.

Tras el parto, las mujeres que no presenten síntomas o si estos son muy leves, podrán tener contacto piel con piel con el bebé y darle el pecho. Las madres con más síntomas no podrán realizar contacto piel con piel, aunque sí podrán alimentar al bebé con la leche extraída mediante un sacaleches.