Abre sus puertas el único punto de encuentro familiar del sur de Tenerife

El casco del municipio de Adeje acoge, desde esta semana, el punto de encuentro familiar +Familia, un servicio gestionado por la Asociación Domitila Hernández, que pretende restablecer las relaciones de los progenitores con sus hijos en un espacio neutro y seguro en el caso de que, tras una separación o divorcio, el derecho de visitas sea de difícil o conflictivo cumplimiento. Se trata del único en el sur de Tenerife y el cuarto que se ha puesto en marcha en todo el Archipiélago.

Canarias es la segunda comunidad autónoma con mayor número de divorcios, tan sólo por detrás de Cataluña, según datos del Instituto Nacional de Estadística
de 2015. Unas 5.160 familias canarias se enfrentaron en 2015 a un
proceso de ruptura, una separación que lleva consigo cambios y estrés,
tanto para las figuras parentales como para los menores envueltos. De ellos, una gran cantidad de separaciones y divorcios resultan conflictivos.

En muchas ocasiones, debido a esa conflictividad tan intensa entre exparejas, es necesario un espacio neutro y seguro. Un Punto de Encuentro Familiar (PEF) favorece y hace posible el mantenimiento de las relaciones entre el menor y sus familias cuando el ejercicio del derecho de visitas se ve interrumpido o bien es de cumplimiento difícil o conflictivo.

"Existe una gran necesidad y demanda de puntos de encuentro familiar en municipios como Santiago del Teide, Guía de Isora, Adeje, Arona, Granadilla o Fasnia, tanto por las listas de espera existentes como por las características que deden asumir las personas que viven en el sur de la Isla", afirma la coordinadora del nuevo Punto de Encuentro Familiar, Daura Hernández, al medio digital AtlánticoHoy.

"Si una persona en un proceso de separación o divorcio va a buscar al menor a su casa, se tiene que encontrar con el
otro progenitor. Este tipo de situaciones suele desarrollar, después, una
discusión que se intenta evitar que la presencie el menor", expone
Hernández. En este sentido, remarca que, al no existir ningún otro tipo de centro de funciones similares en el sur de la Isla, muchos se ven obligados a desplazarse a Santa Cruz de Tenerife para tener "un encuentro de dos horas con su propio hijo y regresar, luego, a su casa", explica.

También son remarcables las "situaciones totalmente absurdas" de personas que no tienen vehículo propio y deben desplazarse en servicio público hasta la capital tinerfeña. Recuerda el caso de usuarios con orden de alejamiento por violencia de género que acaban coincidiendo con su víctima "en la misma guagua, deplazándose a Santa Cruz para hacer la visita a su hijo".

"Si ese menor tiene un régimen de visitas con el progenitor no custodio y su madre tiene una orden de alejamiento por ser víctima de violencia de género, ¿cómo lo hacemos? Es absolutamente necesario contar con un punto de encuentro", subraya.

Image
Miembros de la Asociación Domitila y el juez decano del juzgado de Arona, Nelson Díaz | CEDIDA

Separaciones conflictivas
Aunque dada la reciente apertura aún desconocen el número de usuarios que atenderán en +Familia, estiman que los mismos serán numerosos en función de la gran demanda actual del servicio. 

En este momento, desde el centro ya se están coordinando con los Juzgados, con el partido judicial de Arona y el de Granadilla, para que les deriven los casos. Es el  juez el que tiene que especificar en su sentencia
si para ver al progenitor no custodio se debe hacer uso de un punto de
encuentro familiar, que son "espacios seguros en los que se vela porque
todo suceda de forma tranquila", precisa.

Los jueces recurren a este servicio cuando observan que una pareja en proceso de separación tiene problemas para cumplir el régimen de visitas o lo rechaza el propio menor. De esta forma, pueden acceder al punto de encuentro familiar y contar con el asesoramiento de un psicólogo, un trabajador social y un administrativo.

Image

Equipo de trabajo del punto de encuentro familiar | CEDIDA

Daura Hernández expone que, muchísimas veces, los jueces no piden hacer uso de los puntos de encuentro en las sentencias "no porque no lo vean necesario, sino porque saben que están condenando al menor a no ver a su progenitor". "Aunque dejen constancia de que la visita debe hacerse en un punto de encuentro, la misma no se va a poder hacer a causa de la lista de espera que hay", matiza.

La coordinadora del centro explica que existen, además, otros casos en los que el nivel de conflictividad es tal que "ese encuentro entre el menor y el progenitor no custodio debe ser supervisado por personal del equipo técnico, presente en todo momento". Así, dependiendo del caso, el encuentro se efectuará de una manera o de otra, "lo que siempre viene dictaminado por un juez. En la sentencia se recoge qué tipo de visita se va a tener e, incluso, hay ocasiones en las que solamente se deja al menor en el centro y la otra persona se lo lleva".

Image

Estos centros son una ayuda en situaciones conflictivas | IMAGEN DE LA RED

Alternativas al conflicto

Un punto de encuentro familiar es, en primer lugar, una alternativa al conflicto. Se lo considera un espacio seguro porque, aparte de ser es neutro, dependiendo del caso, los progenitores pueden, si así lo desean, no verse, lo que minimiza el riego de incrementar las rencillas.

Se desarrolla como una alternativa de intervención temporal donde se produce el encuentro de los miembros de la familia en crisis, atendidos por profesionales debidamente formados, facilitando la relación paterno-filial y garantizando la seguridad y el bienestar del menor y del padre/madre vulnerable.

Es una alternativa positiva a los tradicionales sistemas de intercambio de los hijos establecidos hasta la fecha, puesto que sirve de espacio mediador en la relación entre los progenitores y favorece la interacción paterno-filial, preservando los derechos del menor y el derecho de los padres a ejercer como tales.

El Punto de Encuentro Familiar +Familia cuenta con el apoyo del Gobierno de Canarias, la Obra Social La Caixa y la Fundación CajaCanarias. Al respecto, la coordinadora del centro aclara que la Administración es "consciente de la necesidad de abrir este tipo de servicios". "Estamos apoyados por
el Gobierno de Canarias, que está totalmente
concienciado de esta necesidad, lo que pasa es que no hay
dinero para todo y hay que priorizar, pero parece ser que ahora se van a
tomar  los centros de encuentro familiar como una prioridad".

Asociación Domitila Hdez.

La Asociación Domitila Hernández desde Tacoronte por la Igualdad de
Oportunidades, se fundó en 2003, con el objetivo de promover cuantas
acciones fueran posibles con la finalidad de impulsar la igualdad entre
mujeres y hombres.

Son un grupo de personas que trabajan por la igualdad de oportunidades, promoviendo el empleo, la educación y la ecología desde una perspectiva de género y con un propósito solidario.

La asociación rinde homenaje a Domitila Hernández, una emigrante Tinerfeña a Cuba, que cuando retorna a sus islas en los años 20 del siglo XX, instala en Tacoronte, de donde proviene su familia, un taller de formación para mujeres. En honor a su ejemplo, a su compromiso y su sencillez constituyeron la Asociación.