Sin goles, pero con fútbol

Image

Un apagón que retrasó durante media hora el inicio, una masiva exhibición de la prohibida bandera canaria con siete estrellas verdes por parte del Frente Blanquiazul, mucho público en las gradas, seis canteranos en el once inicial del Tenerife... y además, un buen partido de fútbol en el que el grupo de Martí compitió con un rival de Primera División y firmó un 0-0 que deja la eliminatoria abierta de cara al partido de vuelta.

El Tenerife compite con un primerdivisionario como el Espanyol y deja la eliminatoria abierta

Lo anecdótico no debe ocultar lo futbolístico. La cita ante un equipo de Primera División como el Espanyol, que reservó algunos titulares pero no alineó a ningún jugador del filial, permitió ver a un Tenerife competitivo con su segunda unidad, pues no se prevé que más de tres o cuatro de los elementos que actuaron de inicio ante los periquitos lo hagan el domingo, ya en Liga, frente a Osasuna.

De inicio, ya se ha dicho: ocho años esperando por un partido de Copa en el Heliodoro... y hubo que esperar media hora añadida por un apagón. Paradojas del fútbol. Una vez que se hizo la luz, el Tenerife, con Aitor Sanz a la izquierda en un 4-4-2 algo forzado, no le perdió la cara al partido. Y como el plan A no convenció a Martí, cambió a un 4-2-3-1 con Brian a la izquierda y Aitor como mediapunta.

Eso sí, las ocasiones tardaron en llegar, pues el Espanyol buscó antes el control que ganar el partido. Los visitantes no asustaron a Carlos, pero minimizaron riesgos ante un Tenerife que le cedió el balón y buscó las contras con escasa convicción. Y cuando el equipo de Martí intentó jugar, la presión de los periquitos les obligó a jugar en largo. En ese contexto, las opciones de gol sólo podían llegar a balón parado.

Un remate a la media vuelta de David López (28') tras un córner provocó la primera intervención de Carlos. Y una chilena de Malbasic (35'), tras otros saque de esquina, hizo estrenarse a Diego López. A partir de ahí, el Tenerife fue superior. Un cabezazo de Jorge (41') desviado y dos tiros de Malbasic (39') y Acosta (42') que detuvo Diego López fueron las mejores opciones de un Tenerife liderado por Aitor Sanz en la presión y el último pase.

Martí movió pieza en el descanso. Introdujo a Juan Carlos por Aitor Sanz para jugar como mediapunta y el gallego tardó menos de tres minutos en hacerse notar: un pase profundo suyo tras robo de Acosta dejó a Brian Martín en un mano a mano ante Diego López, solo y con tiempo para pensar. Mal asunto. Llegado el momento, disparó al cuerpo del portero. No marcó el Tenerife, pero mostró sus intenciones.

Y también durante la segunda mitad fue Diego López el mejor jugador del Espanyol con varias intervenciones de mérito, mientras los visitantes sólo exigieron a Carlos en un remate centrado de Melendo (52') y no mejoraron con Gerard Moreno en punta. Mientras, el Tenerife hasta pudo marcar un gol de antología tras una imponente carrera de Malbasic que Casadesús (73') remató de manera inocente a las manos de Diego López.

Sólo en los minutos finales, cuando la cita se convirtió en una ida y vuelta, fue mejor el Espanyol. Es verdad que el Tenerife tuvo espacios, pero los catalanes dieron sensación de más peligro. Y ni siquiera con la salida de Longo encontró oxígeno el grupo de Martí, que antes rozó el gol en un cabezazo centrado de Casadesús (77') y luego en un remate lejano de Acosta (90') que Diego López atajó con apuros.

Mientras, Carlos tuvo tiempo para demostrar que es una garantía en la portería local. Y una alternativa muy válida a Dani.

TENERIFE 0 (0) ESPANYOL 0 (0)

TENERIFE Carlos Abad; Luis Pérez, Jorge, Aveldaño, Nahuel; Alberto, Aitor Sanz (Juan Carlos, 46’), Bryan Acosta, Suso; Malbasic (Longo, 78’) y Brian Martín (Casadesús, 65’).

ESPANYOL Diego López; Sergio Sánchez, David López, Naldo, Dídac Vila; Hernán Pérez (Gerard Moreno, 67’), Diop, Roca, Granero (Aarón, 59’); Sergio García (Melendo, 49’) y Álvaro Vázquez.

ÁRBITRO José Luis González, castellano leonés. Amonestó al visitante.

GOLES No hubo.

INCIDENCIAS Heliodoro Rodríguez López. Ante 13.925 espectadores. El encuentro comenzó con 30 minutos de retraso por un apagón.