Sigan ordeñando...

Tubigú

La Parlamentaria Vidina Espino, de Ciudadanos, intervino hace unos días, para hacer referencia a una de esas obviedades que todo el mundo sabe, pero que nadie asume, ni comenta, o que esconde directamente: La situación de las Pymes y los Autónomos. Espino, a la que le ha tocado “bailar sola” con una formación política en rebajas, ha sido de las pocas que ha levantado la voz.

A los Autónomos les subieron, en plena pandemia, la cuota en octubre pasado entre 6 y 24 euros, con un Gobierno que no tuvo el gesto ni la sensibilidad de aplazar esta subida a mejores tiempos de recuperación. Peor aún, la respuesta a pedir ayuda ha sido subir la cuota otra vez en diciembre, hace unos días, en plena segunda ola, haciendo bueno aquello de que “al que no quiere caldo se le dan dos tazas”.

Dos buenos estampidos a la línea de flotación de quienes están manteniendo este país, porque aquí está claro ya, que alguien tiene que pagar el despiporre de ayudas que llueven y lloverán, mientras la cabra siga dando leche y siendo ordeñada a fondo. Vidina Espino, ha reclamado al Gobierno de Canarias que utilice para ayudas directas, 400 de los 500 millones de euros del superávit de 2018 que no han incorporado al presupuesto autonómico de 2021 y así "seguir los pasos de países como Alemania para garantizar la supervivencia del tejido productivo”.

Con los negocios cerrados o las restricciones, debería ser la mínima respuesta al apoyo que piden las Pymes y Autónomos. Así todo, pongamos las cartas sobre la mesa. El sector tiene que agitar el avispero y dar ya un golpe duro en las rodillas de alguno. ¿Alguien se acuerda cuando fue la última huelga de Autónomos? yo no, me da que ustedes tampoco. Siempre jodidos, pero siempre mansos. ¿Y cómo colectivo manso y dócil esperan que esta gente no les tome como el pito del sereno? Pues nada…a quejarse en las redes sociales…y a seguir tragando.

Muy agradecidos deben estar a la Diputada Vidina, porque al final le ha puesto voz a lo que todos gritan por las esquinas, pero deberían ir buscando otros caminos que no sean el Parlamento, las reuniones patronales y las buenas caras de entendimiento y diálogo que, visto lo visto, no ayudan en nada. Mientras nada cambie, los otros seguirán ordeñando la cabra, hasta dejarla seca...

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...