Si no quieres caldo…

… toma dos tazas”. El refranero español es sabio. Y el Tenerife lo vivió en primera persona en la Copa del Generalísimo de la temporada 64-65. Ese curso, el conjunto blanquiazul disputó ocho partidos y un par de prórrogas del torneo del KO antes de ser apeado de una competición en la que entonces sólo participaban los 16 equipos de Primera División y los 32 conjuntos que estaban repartidos en los dos grupos de Segunda División. Con esos antecedentes, la disputa de un total de ocho partidos y un par de prórrogas, cabe preguntarse hasta dónde llegó el Tenerife en la Copa del Generalísimo.

¿Llegó el Tenerife hasta los cuartos de final? ¿Disputó las semifinales?... Pues no. La realidad es que fue apeado en segunda ronda. Antes, eso sí, disputó una eliminatoria interminable ante el Badalona que sólo se resolvió (favorablemente) en el cuarto partido. Y otra quizás no tan interminable pero sí más agotadora frente a la Las Palmas que también necesitó cuatro partidos para su resolución (esta vez adversa), de los que los dos últimos se disputaron en menos de 24 horas, ambos en el Insular. Lo dicho, si no querías Copa –o caldo– toma dos tazas. Y todo empezó con una eliminatoria ante el Badalona que duró cinco meses.  

En esa época, la primera ronda la disputaban los 32 equipos de Segunda División en 16 eliminatorias en las que se cruzaban los conjuntos del grupo Norte con los del grupo Sur. De ahí salían los 16 rivales de los equipos que militaban en la élite. Y los partidos de esta ronda previa se jugaban en domingo, durante los parón ligueros en Primera División provocados por la selección española. En el partido de ida, en noviembre de 1964 y en el Heliodoro, el Tenerife entonces dirigido por Satur Grech sólo pudo empatar (2-2) gracias a dos goles de José Juan, lo que hacía prever una breve presencia blanquiazul en la Copa del Generalísimo.

Sin embargo, en marzo de 1965, ya con Santiago Villar en el banquillo, los blanquiazules igualaron (0-0) en Badalona con el extremo Paquillo de líbero y el portero Gómez como gran figura. El primer desempate en Vallecas (Madrid), que incluyó una prórroga de media hora, acabó en tablas (2-2) y con goles de José Juan y Lorenzo para los blanquiazules, quienes no aprovecharon su superioridad numérica tras la expulsión del catalán Julio en la primera mitad por agredir al portero Gómez. Cinco días después y con una jornada liguera en medio, el 6 de abril de 1965, Tenerife y Badalona volvían a verse en Vallecas en el cuarto partido de la eliminatoria. 

Image

Formación del CD Tenerife ante el Badalona, temporada 64-65

 Esta cita se interpretaba como una continuación del anterior partido de desempate, por lo que los catalanes salieron al césped con sólo diez jugadores al haber sufrido una expulsión. Villar alineó esta tarde a: Gómez; Felipe, Martínez, Álvaro; Martín Marrero, Borredá; Paquillo, Justo Gilberto, Erasto, José Juan y Lorenzo. El Tenerife no pudo marcar hasta casi la hora de juego, pero en cuanto lo hizo se hundió el Badalona y, tras 390 minutos de juego, la eliminatoria quedó resuelta con un contundente 4-0 y goles de Erasto (2), Lorenzo y Paquillo. Tres semanas después, ya acabada la Liga, el Tenerife iniciaría otra eliminatoria de Copa, esta vez ante Las Palmas. 

También se resolvería tras cuatro partidos y una prórroga. Si no quieres caldo…