Si fuera pájaro...

Tubigú

Un pájaro lanza el excremento a las buenas o a las malas..., pero al ir volando, nunca sabe donde cae “la cosa”. Yo, si fuera un pájaro, sabría exactamente (y disculpen lo escatológico de la expresión), donde me cagaría. Cuestión de puntería amigo...es como cuando uno sale a la calle de “punta en blanco” y la paloma de turno te hace el regalo.

Estoy seguro de que una buena bandada de Serinus canaria (nuestros canarios de toda la vida), estaría más que dispuesta a volar por encima de varios Ministerios en Madrid, y dejar un recuerdo imborrable cerca de los despachos de sus Señorías. Habría que avisarles que, ojo con los trajes, que igual los paga el erario público y ya se sabe que el “chorrete” de pájaro tiene mal lavar...

El Pinzón Azul suele tener una “metralla” más distinguida, y es que, hasta para deponer, siempre hubo clases. Al Pinzón lo mandaba yo a hacer sus cosas por la Delegación del Gobierno en Canarias, o al Congreso de los Diputados, lugares donde últimamente no huele a rosas frescas. Puestos a aumentar la fragancia, al menos que sea con estilo y elegancia, como un “Pinzón”.

Si fuera pájaro, hablaría con mis colegas las palomas. Ésas son como los bombarderos B-29 de la Segunda Guerra Mundial, que de una andanada lo barrían todo. Una descarga “bomba-caca” de unas palomas Rabiche, estarían buenas para los “papa fritas” que se esconden detrás de perfiles falsos en las Redes Sociales. Si yo fuera pájaro, no me lo pensaría...verdad, verdadera.

Pensando en política, los pájaros no suelen excrementar. En determinados andurriales, viran pico y trasero. El pájaro es listo y antes de “soltar la carga” huele lo que atufa a alcantarilla, para no echar más. ¡Ah! y si fuera pájaro, más que cagarme, estaría cagado de miedo, pensado en el “pájaro moroco” que tenemos al lado y que ya va reclamando Ceuta y Melilla. Ojo con esa ave rapaz, que desde siempre, nos ha tenido acechados. Ésos, les prometo, sí que saben donde están apuntando.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...