Sentimientos encontrados en el día que Las Chumberas comienza a ver su futuro

Tubigú

Los vecinos de Las Chumberas han asistido este lunes al inicio del derribo de los edificios afectados por aluminosis con "sentimientos encontrados" de tristeza, por ver la desaparición de sus pisos, y de alegría por poder tener, dentro de dos años y medio, un hogar mejor, seguro y adaptado al siglo XXI.

Estas son las palabras con las que el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha calificado las emociones suscitadas entre los vecinos este lunes, cuando la grúa comenzó a derribar el bloque 16, uno de los diez que se van a derruir después de que en 2009 se detectase que esta urbanización, edificada en la década de los 60 del siglo XX, presentaba problemas de aluminosis, lo que obligó a desalojar a parte de los vecinos hace dos años.

Los bloques cuya demolición ha comenzado este lunes tienen una altura de 5 plantas y constan de 160 viviendas, y serán sustituidos por dos de 9 plantas, con 118 viviendas uno y 79 el otro, que también contarán con locales en la planta baja. La previsión es que los trabajos duren 28 meses, y los primeros ocho serán para demolición y después se simultanearán los trabajos de urbanización y edificación. El coste de esta primera fase asciende a 25.246.320 euros, de los que el Ministerio de Fomento ha aportado el 50% (12.623.160 euros), el Gobierno de Canarias el 35% (8.836.212 euros), el Cabildo de Tenerife el 10% (2.524.632 euros) y el Ayuntamiento de La Laguna, el 5% restante (1.262.316 euros).

El presidente Ángel Víctor Torres ha asegurado en declaraciones a los periodistas que doce años después de detectar el problema y tras las vicisitudes de cuatro convenios para la reposición de las viviendas, hoy "es un día histórico" que plasma lo acordado en el Consejo de Ministros del 19 de octubre de 2019, cuando se acordó conceder una prórroga de cuatro años para poder llevar a cabo los trabajos. "Hoy hemos visto a vecinos llorando con un sentimiento encontrado porque van a tener una casa mejor, pero también un poco tristes porque ahí han vivido durante décadas", afirmó Torres.

Una de ellas es Francisca, con la que departió el presidente, y que tras 40 años residiendo en el bloque 5 de Las Chumberas, se vio desalojada hace dos años y siente "una pelota en el estómago" cada vez que pasa por delante de la que fuera su vivienda. Ha habido "mucha lucha" para salir adelante siempre con la esperanza de que llegara este día, "y cuando regresemos será como una rosa que se abre, de alegría", manifestó.

Ángel Víctor Torres continuó explicando las emociones de las personas con las que tuvo la oportunidad de hablar, con un sentimiento "agridulce" de haberse hecho adultos en esas viviendas, tener hijos y nietos y "con los que teníamos una deuda que cumplir", la de darles "esperanza habitacional". "Hoy es un día feliz" para el presidente, que reafirmó su compromiso de que puedan realizarse las fases segunda y tercera de la reposición de bloques, bien a través del Plan de Vivienda de Canarias bien a través de los fondos europeos. Los recursos estarán garantizados pero hay que readaptar los proyectos a las nuevas normativas y lo ideal es que se continúe con la misma fórmula, mediante convenio entre las cuatro administraciones implicadas, continuó Torres.

Pedro Martín, presidente del Cabildo de Tenerife, consideró que en una época en que la política sufre de "descrédito" hoy se habla "de una realidad" que, no obstante, debe motivar a unir los esfuerzos de las instituciones para buscar la financiación necesaria para conseguir recuperar "por fin" todas las viviendas de Las Chumberas. De hecho, aseguró, la implicación de las cuatro administraciones ha funcionado tan bien que quieren repetir la experiencia para culminar Las Chumberas y otros proyectos en Tenerife para los que esta urbanización puede servir "como modelo de éxito de cómo se pueden hacer las cosas cuando en lugar de discutir nos ponemos manos a la obra".

El alcalde de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez, aseveró que hoy ha sido el día más importante en su experiencia de un año y ocho meses como regidor al ver cómo para los vecinos comienza a ser realidad lo que hasta ahora ha sido "una pesadilla de doce años que no tenía fin". Ahora, continuó, queda trabajar en silencio y con tranquilidad "pero con pasos firmes" para que en 2023 estén solucionadas las fases segunda y tercera e incluso se desea que ambas se unifiquen para que los vecinos puedan ver su entorno recuperado lo antes posible.

Ricardo González, portavoz de la comisión de seguimiento de la aluminosis en la urbanización, resumió el parecer de los afectados tras parar al presidente canario para ofrecerle su colaboración "en esta lucha": por primera vez Las Chumberas va a tener suerte.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...