Fotografía sobre la depresión / PIXABAY

Señales a las que atender en la prevención del suicidio

Tubigú

Cada diez de septiembre un tema de fundamental importancia ocupa numerosas publicaciones en medios de comunicación y blogs. Es la fecha que celebra el Día Internacional para la Prevención del Suicidio, un momento para poner el foco en una cuestión que hasta hace unos años era tabú en la prensa por miedo al efecto llamada.

Sin embargo, ese silencio informativo quizás nunca debió existir, ya que los medios de comunicación pueden ser de gran ayuda a la hora de publicar informaciones que ayuden a la prevención del suicidio. Hay que recordar que esta es la cuarta causa de muerte en personas de 15 a 29 años en el mundo, según la OMS.

Datos de España

La cifra en España es sobrecogedora. En 2019, 3.671 personas se quitaron la vida, lo que equivale a una media de diez suicidios al día. Esto lo coloca como la principal causa de muerte externa en el país y la tercera causa de muerte en el grupo de edad de entre los 15 a los 29 años. Si se pone el foco en Canarias, las cifras también son alarmantes. 197 personas se suicidaron en las islas en 2019, lo que sitúa a Canarias como la cuarta comunidad con más casos por habitante.

La realidad es que detrás de estas cifras hay decenas de historias de personas que sufrían y que no consiguieron tratar su dolor. Los mensajes que se dan día a día en los medios de comunicación, los entornos laborales, o en los ámbitos sociales o educativos, pueden afectar tanto negativamente como positivamente, por ello es crucial prestarles atención.

Falsos mitos sobre el suicidio

Según recoge una publicación de la Conferencia de Salud Mental de España, hay una gran cantidad de falsos mitos que rodean al suicidio y que normalmente suelen perjudicar a las víctimas. Entre ellos destacan las frases “quien quiere matarse no lo dice”, “quien lo expresa no lo hace”, “el suicida desea morir”, “todo el que suicida es un enfermo mental” o “el que intenta el suicidio es un cobarde”.

Son frases que recomiendan no interiorizar ya que corresponden a falsas creencias. Por ejemplo, según recogen, “de cada diez personas que se suicidan, nueve manifestaron claramente sus propósitos y la otra dejó entrever sus intenciones de acabar con su vida”, por lo que la idea de que no lo expresan es errónea. Y es que hay que entender que ante la idea de “el suicida desea morir” se esconde otra verdad y es que el suicida desea morir si su vida continúa igual, mientras que no lo desearía si se produjeran pequeños cambios en ella.

Señales que nos llaman a actuar

Por estas razones atender a los comentarios que expresan la idea del suicidio o la autolesión es de fundamental importancia. La Conferencia de Salud Mental de España recoge algunas conductas que hay tener presente:

  • Amenazar con dañarse o suicidarse.
  • Hablar o escribir sobre la muerte, morir o el suicidio.
  • Expresar sentimientos de desesperanza o de sentirse atrapado sin ver una salida.
  • Desprenderse de sus posesiones o despedirse de sus conocidos.
  • Involucrarse en conductas que conllevan un riesgo innecesario.
  • Mostrar cambios dramáticos de humor.
  • Perder el interés en las actividades que realizaba.
  • Decir que no hay razones para vivir.

¿Qué hacer ante estos pensamientos?

Ante estos pensamientos siempre hay una salida y el apoyo de allegados ayuda en muchas ocasiones a sobrellevarlas. Por ello es fundamental que:

  • Hable con la persona haciéndole entender que comprende la situación delicada por la que está pasando, que hay ayuda disponible y que con esa ayuda puede manejar sus problemas y sentirse mejor en un futuro, ya que no siempre se sentirá mal.
  • Valore el riesgo de suicidio. Para ello hay que atender a dos cuestiones claves: ¿Tiene un plan para suicidarse? ¿Tiene los medios para llevarlo a acabo? En caso afirmativo habrá que buscar ayuda inmediatamente llamando al 061 o el 112.
  • Elimine el acceso a cualquier método que pueda usar para suicidarse y no dejar a la persona sola.
  • Estar atento y conservar la calma. Si conoce a alguien que muestra algunas o todas las señales de alerta es importante actuar inmediatamente y, sobre todo, no actuar de manera exagerada.

Contactos

En el caso de que tú o algún conocido tenga pensamientos suicidas siempre puedes ponerte en contacto con:

  • Teléfono de la Esperanza: 717 003 717. Canarias 928 / 922 33 40 50
  • Teléfono de atención al suicidio: 911 385 385

 

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...