Semáforo británico y turismo en Canarias: ¿se repetirá lo del verano de 2020?

Tubigú

El Reino Unido pondrá en funcionamiento su semáforo de riesgo Covid por países a partir del 17 de mayo, cuando se supone que el Gobierno de Boris Johnson levantará la prohibición sobre los viajes internacionales de ocio.

Sin embargo, según informa HOSTELTUR, las dudas son muchas sobre cómo prevé el Gabinete que se desarrolle el verano, si realmente utilizará el semáforo para dar información veraz a sus ciudadanos sobre a dónde viajar sin riesgo, o si utilizará esa herramienta para intentar que los británicos se queden a pasar las vacaciones en el Reino Unido, lo que afectaría al sector turístico canario.

Por otro lado, el hecho de que el semáforo califique a los países y no a los destinos regionales preferidos por los británicos también arroja dudas sobre su efectividad y la conveniencia de ese sistema para, por ejemplo, destinos favoritos de playa como Canarias.

Un estudio realizado en el Reino Unido alerta de que para el 17 de mayo, podría haber solamente ocho países en la lista verde y ninguno de ellos es un destino turístico relevante. La mayoría de países europeos estaría en color ámbar.

Verde y ámbar

Si las previsiones de estos expertos resultan ciertas, Hosteltur matiza que solamente EEUU, Gibraltar, Israel, Islandia, Irlanda, Malta, Australia y Nueva Zelanda estarían en la lista verde para los viajes internacionales, mientras que la mayor parte de Europa estaría en color ámbar.

Ello significaría que los británicos podrían librarse de la cuarentena de regreso a su país solamente si vistan uno de esos países en verde, ya que está previsto que, para estos países "verdes" y a la hora de volver al Reino Unido:

  • El viajero deberá realizarse un test previo (no está claro si en el destino, antes de salir, o a su llegada al Reino Unido)
  • También una PCR el segundo día de su llegada a Inglaterra o antes
  • No tendrá que ponerse en cuarentena al regresar (a menos que el resultado de la prueba sea positivo) ni realizar pruebas adicionales.

 

Por el contrario, si realmente ocurre que casi toda Europa está en ámbar, esto querría decir que los viajeros que regresen al Reino Unido desde uno de los países de la lista ámbar deberán:

  • Ponerse en cuarentena durante un período de 10 días
  • Realizar una prueba previa a la salida
  • Realizar una PCR al segundo día de su llegada
  • Realizar otra PCR al octavo día. También tendrán la opción de pagar por una prueba COVID-19 privada al quinto día y si el resultado es negativo, podrán finalizar su autoaislamiento antes de tiempo.

Sea como sea, el semáforo tampoco facilita mucho las cosas, además del hecho que la obligación de realizar tantas PCR incrementa considerablemente el coste del viaje, incluso para quienes regresen de un país en la lista verde.

 

La cuarentena de junio de 2020

Si el semáforo sirve para calificar a países enteros y no se realiza una selección más acotada a regiones, los principales destinos de playa españoles podrían verse perjudicados, tal y como pasó el verano pasado. El verano pasado ocurrió algo similar, y los corredores aéreos con regiones concretas al final se vieron frustrados por la decisión del Reino Unido de imponer, el 25 de julio, una segunda cuarentena a toda España.

Un análisis posterior al impacto que significó esa cuarentena hizo pensar a muchos que en realidad la decisión tomada por el Gobierno de Boris Johnson había tenido motivaciones más políticas y estratégicas que sanitarias

Inglaterra levantó la cuarentena con España el 4 de julio, permitiendo el reinicio completo de la industria y los paquetes vacacionales. Pero esto duró poco.

Tras una breve pausa de relativa normalidad, el Gobierno británico decidió reimplantar la cuarentena, concretamente, a partir de la madrugada del domingo 26 de julio: El Gobierno británico impone de nuevo la cuarentena para España.

Esta decisión significó que los destinos donde el mercado británico es el principal, prácticamente terminaron la temporada o, como mal menor, la vieron muy acortada y limitada a mercados más sometidos a la estacionalidad de julio y agosto.

Las staycations del verano de 2020 en el Reino Unido significaron ingresos extra por valor de 8.000 millones de libras esterlinas (casi 9.000 millones de euros) en el mercado doméstico, un dinero que dejó de ser gastado en su sector emisor de viajes y en sus destinos favoritos, como España (vea: Staycations en Reino Unido: casi 9.000 M € de dinero extra en ingresos).

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...