Segundas partes sí son buenas

El Tenerife 17-18 es un equipo veterano, que intenta jugar a un ritmo alto y que habitualmente tiene menos posesión que el rival, lo que le obliga a hacer un esfuerzo añadido de intensidad en la recuperación del balón. Y que, en lo que ha sido su 'once-tipo' en lo que va de curso, cuenta con casi una decena de futbolistas que hace tiempo superaron la barrera de los treinta años. Así, por ahí aparecen Dani, Cámara, Aveldaño, Carlos Ruiz, Camille, Vitolo, Aitor Sanz, Suso, Casadesús...

El equipo blanquiazul ha recuperado siete puntos en los últimos treinta minutos

 
Con esos argumentos, la lógica invita a pensar que el Tenerife debe ser un equipo que se cae en las segundas partes y, en especial, en la recta final de los partidos. Sin embargo, los números dicen lo contrario y el equipo blanquiazul presenta este curso un balance goleador muy favorable tras el descanso: ha marcado 23 goles en las segundas partes y sólo ha recibido once. Y la diferencia es especialmente notable en la última media hora, con 19 goles a favor y siete en contra. 

Estas cifras contrastan con el balance realizador desfavorable de las primeras partes, cuando el Tenerife ha recibido 21 goles y sólo ha anotado trece. Curiosamente, con las piernas más frescas y la capacidad física intacta, los resultados han sido peores. Y aún más adversa para los intereses blanquiazules ha sido la media hora final de este período, una etapa en la que el balance es de seis goles a favor y 14 en contra, cifras impropias de un aspirante al ascenso de categoría. 

El Tenerife presenta un balance goleador muy positivo tras el descanso (23-11) y, en especial, en la media hora final (19-7)

 
El balance goleador favorable de la recta final de los encuentros no sólo se queda en unos números que desmienten la previsible caída del equipo con el paso de los minutos, sino que también se ha traducido en puntos. Así, el Tenerife 17-18 ha 'ganado' diez puntos en la última media hora y sólo ha 'perdido' tres, lo que arroja un balance de siete créditos a favor de los intereses blanquiazules. O lo que es lo mismo: sin su capacidad de reacción y esos puntos, estaría en zona de descenso. 

Un análisis de la media hora final de los partidos detecta que el Tenerife ganó un punto ante Granada, Rayo y Cádiz en el Heliodoro, al empatar partidos que llevaba perdidos a falta de media hora. Y lo mismo hizo en Oviedo y Lorca. Además, obtuvo dos 'puntos extra' ante el Nástic al imponerse (2-0) en un partido igualado y tres en Albacete, tras remontar (1-2) un marcador adverso. Por contra, en los treinta últimos minutos se dejó un punto en Córdoba y dos con el Sevilla Atlético.

Image