Carmen Suárez: Ahora ya te dicen “mi comunidad la lleva un administrador colegiado"

¿Por qué es importante contar con un administrador de fincas colegiado? ¿Cómo ha evolucionado el sector? ¿Cuáles son las principales problemáticas a las que se enfrenta el administrador de fincas? Estas cuestiones y otras nos las explica nuestra invitada en el set de grabación de AtlánticoHoy, Carmen Suárez.
La presidenta del Colegio de Administradores de Fincas de Santa Cruz de Tenerife aborda en la siguiente vídeo entrevista la necesidad de regular las ITE, el alquiler vacacional, los problemas de accesibilidad, los proyectos de sostenibilidad y el ahorro energético en las comunidades de propietarios.
Suárez comparte lo vital que ha sido en este ejercicio pasado (2019) la formación continuada de los profesionales, uno de los pilares del Colegio. Este año además preparan una agenda completa de actividades y nuevos retos para el colectivo.
Vídeo entrevista | CARMEN SUÁREZ | ATLÁNTICOHOY VÍDEOS
¿Qué balance hace del 2019 para el Colegio de Administradores de Fincas?

Yo, como presidenta del Colegio de Administradores de Fincas, hago un balance bastante positivo. Creo que este año ha sido un año de dar información y mucha formación también para todos nuestro compañeros, a todos los administradores de fincas colegiados, que es uno de los pilares más importantes que tiene el colegio. De esa manera, vamos haciendo escuela porque así cada uno de los compañeros puede trasladar a todos sus clientes, día a día, en las Juntas de Propietarios, todo lo que ellos han aprendido. A mí me resulta bastante desagradable cuando me viene un cliente al que le lleva su comunidad una persona que no está colegiada y dice: “no, es que dice que había que hacer esto o aquello”. Y ese ejemplo está totalmente fuera de la ley, y te preocupa. Por eso, nuestra insistencia en el tema de la formación. Y es algo que estamos consiguiendo porque tenemos un grupo dentro de la Junta de Gobierno que se dedica a la formación, y la tenemos toda programada un año antes. Es decir, no nos podrán decir:”es que en mayo no sabía que había una formación”. Pues sí que lo sabíamos porque hay un calendario con toda la programación anual.     

¿Cuáles creen que son los principales retos del 2020, tanto para las comunidades de vecinos como para el rol que desarrolla el administrador de fincas?

Yo creo que lo importante es la formación porque por este camino vamos muy bien. Porque ya se escucha en la calle: “mi administrador es colegiado”. Hace escasos cinco años no se escuchaba la diferenciación, sino que mi comunidad la llevaba un administrador y ahora ya te dicen “mi comunidad lo lleva un administrador colegiado”. Nosotros hemos insistido mucho en el tema de la colegiación porque esto es importante. Creo que dejar en manos de un profesional todo lo que son las zonas comunes de su edificio es algo muy importante. Es la mayor inversión que han hecho en su vida: la vivienda. Hay que cuidarlo y, sobretodo, para hacerlos felices. Para que cuando tú llegas a casa, después de una larga jornada de trabajo, no estés preocupado de si el ascensor no funciona, de que la entrada esté sucia o que las luces no van, entre otros asuntos. Para que esté todo en perfecto orden tiene que haber gente detrás trabajando; y nosotros tratamos de profesionalizar todo ese servicio.     



En el camino de la defensa de la colegiación han tenido que superar problemas graves, como el intrusismo. ¿En qué se ha avanzado en este terreno? ¿Han notado cambios?

Sí. La sociedad va buscando un administrador de fincas colegiado. El intrusismo está ahí, igual que en el resto de las profesiones, y no podemos hacer nada; salvo la diferenciación. Dar un mejor servicio e incluso disminuir el precio. Yo creo que ahí es donde está nuestra labor. Mejorarles el servicio siempre a los ciudadanos; y si se les puede rebajar el precio, sería estupendo. Y, sobre todo, que ellos noten esa garantía. Que si su comunidad la lleva un administrador de fincas colegiado, pues vea que tiene garantías: que sepa que el próximo año no le va a llegar una multa de Hacienda, que no le van a parar el ascensor porque no ha pasado las inspecciones pertinentes y que, si ocurre un accidente dentro del garaje, que sepa que todas las medidas contra incendios funcionan. Es que detrás hay muchos servicios que a veces los propietarios ignoran.  

"El intrusismo está ahí, igual que en el resto de las profesiones, y no podemos hacer nada; salvo la diferenciación".

Hoy por hoy, ¿cuáles son los principales asuntos generadores de los problemas en las comunidades?
Yo te diría que son los conflictos vecinales. Hace unos años, con la crisis, era el tema de la morosidad; pero se ha corregido muchísimo. No es que estemos a nivel de morosidad cero. Pero sí se han bajado mucho los índices de morosidad y ahora mismo el problema más grave es de comunicación, de convivencia y civismo. Yo abogo por ahí. 
 
Qué cuestiones preocupan, o hay que ser más cautos, sobre el cumplimiento de la inspección de edificios (ITE), de obligatoriedad para las viviendas con antigüedad de 80 años ¿Cómo ve la regulación de las ITE en Tenerife?

Pues lo vemos bastante mal, pero también lo ven otros colegios profesionales, como el de arquitectos y el de aparejadores. Estamos haciendo reuniones y entrevistas en televisiones y radios porque creo que es algo que se debe modificar. No podemos esperar que un edificio tenga 80 años para pasar esa inspección técnica. Es un absurdo total. Nosotros lo que pretendemos es que la inspección técnica sea a los 25 años, o menos incluso, porque la responsabilidad civil del constructor es hasta los diez años. A partir de ahí ya compete a la comunidad ir haciendo el mantenimiento. A los quince años ya se debería hacer una primera inspección. A los veinte años ya se debería hacer una segunda inspección de obligatoriedad. Entonces, como no podemos luchar contra la Ley del Suelo, lo que intentamos es inculcar a todos los ciudadanos que no se pueda esperar a los ochenta años y que los mantenimientos hay que hacerlos de forma preventiva mucho antes. Hay que inculcar a los vecinos, año tras año, un orden de prioridades en las juntas de propietarios que ellos deben acometer.  
carmen suárez canarias fincas
Carmen Suárez en uno de los momentos de la video entrevista | AH

"No podemos esperar que un edificio tenga 80 años para pasar esa inspección técnica. Es un absurdo total"

El Ayuntamiento de la capital tinerfeña ha sacado nuevas ayudas para 2020 para que los edificios coloquen ascensores ¿Ve avances en esta materia o es un asunto en el que queda mucho por hacer?¿Cómo ven la accesibilidad?
Pues queda mucho por hacer. Solo tenemos que darnos una vuelta por Santa Cruz, en cualquier calle de la capital, y verás que no hay accesibilidad. Si nos vamos al ámbito de los edificios, hay mucho por hacer. Son obras muy costosas y ya hay subvenciones del Instituto Canario de la Vivienda, y ahora tenemos previstas las del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife. Estamos en el camino, tal como me decía el otro día una empresa, por el hecho de que hay subvenciones para los ascensores. Pero es que no es solo la maquinaria de poner el ascensor, es que eso conlleva mucha obra civil detrás para poder ejecutarlo, y eso no está subvencionado por el Ayuntamiento. Sin embargo, estamos en el camino y nos queda mucho por avanzar. No hay accesibilidad desgraciadamente. 
¿Qué medidas están potenciando los administradores de fincas por el medio ambiente y para el ahorro energético en las comunidades?
Con el tema de la formación contamos con empresas que colaboran con nosotros en las ferias que hemos hecho de comunidades de propietarios. Estas empresas son, muchas de ellas, empresas sostenibles, de eficiencia energética, y con ellas queremos trabajar para hacer este camino. Queremos hacer todo más ecológico, sostenible y más eficiente. En esa línea estamos trabajando y en lo que más es en el tema de la luz con el ahorro energético. También con empresas de pinturas que nos ayudan a ser más eficientes con las fachadas y las cubiertas de las azoteas. Dependiendo del material de la impermeabilización, los áticos o viviendas de las últimas plantas no reciben tanto calor en verano.   
El alquiler vacacional y la ocupación de viviendas ¿Detectan lagunas por aclarar y qué necesidades y problemas ven desde su colectivo?

Necesitamos urgentemente la regulación canaria, que se defina ya. Tenemos el decreto de 2015 en el cual se han derogado muchos artículos y estamos ahí en una laguna. Ahora mismo estamos con la vivienda vacacional esperando. A principios del año pasado nos reunimos con el Cabildo Insular,y nos dijeron que en el mes de septiembre iban a tener el decreto nuevo. Lo cierto es que estamos en el mes de diciembre y no hay visos de que salga. Estamos esperándolo como agua de mayo. Es verdad que hay una regulación a nivel nacional, pero necesitamos la regulación canaria.    

"Necesitamos urgentemente la regulación canaria del alquiler vacacional, que se defina ya".

¿Y hay más aceptación que rechazo por parte de los propietarios a que en su edificio exista viviendas para “la actividad de alquiler vacacional”?

Yo te diría que ahora mismo hay más rechazo. Pero como estamos en esa laguna… ¿Y qué ha fomentado no tener esa regulación pertinente? Pues que se está haciendo de forma irregular esa actividad y eso ha generado muchos problemas con los vecinos. Yo estoy totalmente segura que desde que esté totalmente regulado, y que nos podamos acoger a un decreto, eso va a fluir porque no queda otra. El alquiler vacacional existe y ha existido siempre, lo único es que hay que darle la forma legal oportuna. 


El compromiso del colegio por los asuntos candentes, como la violencia machista, es vital. Firmaron un convenio con el Instituto Canario de Igualdad para detectar casos en las comunidades. ¿Ha ido calando la iniciativa en las comunidades?

Yo espero que sí, aunque todavía no nos ha llegado ningún caso. En toda la comunicación que enviamos a nuestros colegiados, mensualmente con una revista informativa, siempre incluimos en nuestros folletos el convenio que firmamos con el Instituto Canario de Igualdad para que no nos olvidemos de que tenemos que estar ahí y de esa manera concienciar a todos nuestros clientes. Lo que queremos es que no se mire para otro lado, sino que se comunique y nosotros ponerlo en conocimiento de la policía.  

Todos los sectores han ido evolucionando, la tecnología y el estilo de vida ha incidido notablemente en todo. ¿En qué ha cambiado la labor y el papel de los Administradores de Fincas de unos años para acá en la sociedad?

Somos una de las profesiones que más avance ha tenido. Como la incorporación de la mujer en este trabajo. Hace treinta años era una profesión totalmente de hombres y ¿quién era el administrador de fincas antes? pues alguien que llevaba la contabilidad: las cuentas y poco más. En el 2020, es inconcebible llevar solo las cuentas porque es lo más básico, lo hace el propio extracto bancario. Ahora se ha convertido en un profesional que te tiene que llevar toda la gestión del edificio, y la contabilidad se ha quedado ya en el punto más bajo. Ahora se pretende que el propietario llegue a su casa y sea feliz, y no preocuparse de ningún aspecto de la comunidad. Es una profesión que recala en el aspecto económico, jurídico, técnico y conciliación entre los vecinos, porque trabajamos bastantes pilares.