Salvador Díez: "Saber cuándo y cómo vamos a salir de esta situación aportaría mucho"

Los efectos del coronavirus en las comunidades de vecinos han generado impacto por el confinamiento durante tantas semanas. Quienes han trabajando durante este tiempo, y de manera incansable, para garantizar el buen funcionamiento de los edificios y de sus servicios, como por ejemplo, limpieza, accesibilidad, suministros comunitarios o telecomunicaciones, han sido los administradores de fincas. Hablamos en esta ocasión con el presidente del Consejo General de Colegios de Administradores de Fincas de España, Salvador Díez, que estará como ponente en el evento online ‘Covid-19. Aquí Sí hay quien viva’ del próximo 23 de abril a las 16:30 horas.  
En AtlánticoHoy queremos dar una visión realista y positiva de la salud y la psicología en las comunidades de vecinos y cómo nos enfrentaremos a esa nueva etapa que se abre post confinamiento. A continuación, dibujamos un mapa de la situación en las comunidades de vecinos con las aportaciones que nos adelanta Díez antes del debate online. 
confinamiento

Edificio de Santa Cruz de Tenerife| FER PALAREA/ATLÁNTICOHOY


Ahora, desde una labor telemática, ¿cómo están viviendo los administradores de fincas este confinamiento?

La verdad es que confluyen dos cosas: el número de incidencias está siendo menor de lo que esperábamos, porque al estar todas las personas en sus viviendas pensábamos que tendríamos otra situación. Sin embargo, afortunadamente no está siendo así. Pero la otra cosa es que determinadas incidencias tienen una mayor complejidad atenderlas, porque las posibilidades de encontrar a un profesional disponible son cortas. Y luego, desde el punto de vista administrativo, nos ha servido para dar el salto a acostumbrarnos a trabajar en remoto.  
¿Qué respuesta están teniendo de los propietarios de viviendas sobre lo que está sucediendo? ¿Qué les comparten?
El contacto es muy escaso. Se reduce a llamadas telefónicas muy específicas y muy concretas. El resto es comunicación a través del correo electrónico. Pero se aprecia una mayor sensibilidad ya que todo el mundo pregunta: ¿Cómo estáis todos? ¿Qué tal estáis? Confiemos en que en el futuro entre los propios vecinos se mantengan estas relaciones de buena vecindad que tanto hemos echado de menos, porque hasta ahora cada uno se mete en el ascensor y va a su casa directo y, en estos momentos, esos aplausos en el balcón están además contribuyendo a saludar al vecino de enfrente, lo mismo saludarle cuando te lo encuentras en el supermercado y, al fin y al cabo, es saber quiénes somos cada uno. 
"Se aprecia una mayor sensibilidad ya que todo el mundo pregunta: ¿Cómo estáis todos? ¿Qué tal estáis? Confiemos en que en el futuro entre los propios vecinos se mantengan estas relaciones"

¿Qué cree que ha sido lo más difícil de encajar por parte de los vecinos en esta situación para el buen funcionamiento de los servicios y normativas? 
Esto es una cuestión personal, porque efectivamente estar encerrado en casa, en nuestra cultura, es un choque brutal realmente. Y en relación a lo que son las normativas para el buen funcionamiento de los edificios no tenemos registrados incidentes relevantes. Realmente una vez te funciona todo en tu casa (luz, televisión, internet) y aspectos como que el ascensor también te funciona, pues es el hecho de estar encerrados más bien.
¿Qué retos hay por delante?
Saber cuándo y cómo vamos a salir de esta situación, ya que teniendo esta información aportaría mucho para poder adelantarnos a decisiones. Y luego acostumbrarnos a la normalidad, sobre la cual tenemos bastantes dudas si va a ser como antes de que estallara toda esta situación tan crítica que estamos viviendo, o no. La verdad es que la mayoría de nosotros deseamos volver a lo que antes teníamos y nos preocupa que estos cambios en la vida diaria cambie nuestra forma de ser, nuestra forma de convivir que es tan personal. 
Abogan por conseguir que los plazos para afrontar las obligaciones en las comunidades en la desescalada sean de un año. ¿Por qué es importante esto para el colectivo de profesionales? 
No sabemos exactamente qué tiempo vamos a necesitar en todos los casos, pero lo que sí creemos es que un año da margen suficiente como para ir haciendo ese ajuste de una forma tranquila. No sabemos, por ejemplo, las reuniones de comunidades de propietarios cuándo se van a autorizar, porque se juntan en muchas ocasiones más de 20 personas. Y si es en octubre no tiene sentido hacer una reunión de la comunidad cuando en febrero hay que hacer otra, porque ya llevamos el retraso de esos meses. Por eso, lo que decimos es que no es que sea necesario, sino que eso da un margen para que, en cada caso, en función de las necesidades, puedan hacerse los ajustes. Habrá algunos que lo hagan de manera más periódica por temas económicos, averías importantes o por lo que sea. Entonces, ese margen nos permite hacer una jerarquía en las necesidades y abordar las reuniones para tomar decisiones.

"No sabemos exactamente qué tiempo vamos a necesitar en todos los casos, pero lo que sí creemos es que un año da margen suficiente como para ir haciendo ese ajuste de una forma tranquila"

El evento online 'Covid -19 Aquí SÍ hay quien viva', ¿qué oportunidad tendrán quienes se conecten a la videoconferencia?
Pues poner sobre la mesa, en este caso sobre el ordenador, la realidad que estamos viviendo. A mí me gusta ser optimista y saber, sean como sean las circunstancias, que seguro que vamos a salir airosos y reforzarnos de esta situación. Entonces, me gustaría que la persona que se conecte pues que, a continuación del debate online, cuando se siente a ver la televisión, o hacer ejercicio físico o leer lo haga sabiendo que hay luz en el túnel que en estos momentos estamos atravesando.