Isabel Ramos: "Hay una explosión de solidaridad de personas, de vecinos que se ayudan entre sí"

Este jueves, AtlánticoHoy, junto al Colegio de Administradores de Fincas de Santa Cruz de Tenerife abre una ventana de debate para tratar de profundizar en las consecuencias del confinamiento a distintos niveles, pero haciendo especial hincapié en la convivencia de las comunidades de vecinos. Cómo actuar, las ayudas vecinales o a qué nos enfrentamos en el futuro son alguna de las dudas que nos planteamos día a día y que en el foro 'Covid-19. Aquí SI hay quien viva' trataremos de encontrarle salida.

Una de las tres profesionales que participarán será la psicóloga general sanitaria Isabel Ramos Alonso, que dará su visión y compartirá sus conocimientos sobre las formas de afrontar como individuos esta situación histórica a nivel global que estamos viviendo. No cabe duda que el confinamiento pone a prueba la cabeza de los ciudadanos y tomaremos sus consejos como una guía para poder transitar durante los próximos meses de la mejor manera posible,

Antes de la cita de este jueves, a las 16.30, hemos hablado con Isabel Ramos para que nos cuente alguna de las claves de los comportamientos humanos ante la situación actual y nos dé algunas pistas sobre cómo podrá ser el desconfinamiento.

¿Cómo afronta un ciudadano la entrada en estado de alarma y cómo evoluciona en el confinamiento?

“Obviamente, cuando te dicen esa noticia de quedarnos en casa para casi todos es un shock. Yo creo que un comentario generalizado es que esto parecía una película o una serie apocalíptica. Esto corresponde un poco con las fases que se pasan cuando vivimos un duelo por la muerte de un ser querido. Primero tenemos ese momentito de impacto, de shock, y luego el de negación de la realidad, en el que todo parece como de mentira y no te crees lo que está pasando. La sensación que yo he tenido conmigo misma, mi familia y con todos los que he hablado estas semanas es que hemos ido transitando esas fases. Ahora, estas semanas estamos empezando a acusar un poco el desgate y empiezo a escuchar a la gente con cierto cansancio y cierto agotamiento y vamos como transitando una serie de fases que la vamos haciendo de una forma muy grupal. Cada uno a su manera, pero bastante uniforme.

¿Dónde hay que enfocar los pensamientos?

Lo primero es aceptar que las emociones negativas en estas situaciones son normales, porque a veces la gente se preocupa por estar subsistiendo un poco ansiosos, un poco tristes o un poco desanimados y es absolutamente normal. Lo raro sería no sentirnos así. Entonces, aceptas eso y que es normal y que lo podemos pasar y transitar ayuda a relajar la tensión. No tenemos que estar contentísimos ni súper alegres porque la situación no es para eso. Ayuda mucho entender por qué estamos haciendo esto, luchando como comunidad por el bien común, por algo más grande que nosotros y ayuda el enfocarnos en lo que sí podemos controlar. Hay muchas cosas que escapan de nuestro control, como lo que está ocurriendo, si salimos o no, si nos dejan o no… Y pensar en eso es un desgaste y no nos lleva a ninguna parte. Pensar en aquellas cosas que sí podemos controlar ayuda mucho a sentirse mejor, a enfocarnos de una manera más positiva. Puedo elegir si me mantengo activo o no, puedo elegir la rutina que hago, saludable o no… Retomar ese control nos hace sentirnos mucho mejor.

"Obviamente, cuando te dicen esa noticia de quedarnos en casa para casi todos es un shock. Yo creo que un comentario generalizado es que esto parecía una película o una serie apocalíptica. Esto corresponde un poco con las fases que se pasan cuando vivimos un duelo por la muerte de un ser querido."

¿Se va a volver a la normalidad en la mentalidad de la sociedad?

Yo creo que vamos a ver impactos a nivel de la salud mental, tenemos el precedente de cómo lo están llevando en China y está habiendo un repunte de ansiedad, estrés postraumático, en algunos casos miedo muy intensos o fobias de salir a la calle… Sí que vamos a ver que la salida a la calle para muchas personas va a ser con cierto recelo y miedo. Hasta cierto punto es lógico, nos tenemos que adaptar a una nueva realidad en la que nos tenemos que proteger de manera en la que antes no lo teníamos que hacer y para algunas personas probablemente va a generar un cierto miedo.

¿Qué podemos hacer como ciudadanos para prevenir estas situaciones?

Es importante trabajar con la anticipación de ir cuidándonos ahora para que no tengan problemas de salud mental cuando salgamos de esta situación. Todos, en mayor o menor medida, vamos a vivir un impacto, todos podemos pasar un poco de ansiedad las primeras veces que salgamos a la calle, pero lo importante es que no vaya a más. Si va a más, tendríamos que consultarlo con un profesional o tendríamos que tratarnos de alguna manera

 ¿Cómo se debe afrontar en las comunidades de vecinos?

Creo que estamos viendo lo importante que es la comunidad y la vecindad. Yo, por ejemplo, estoy conociendo a mis vecinos muchos de ellos por primera vez y llevo diez años viviendo en mi casa. Entonces, creo que nos estamos dando cuenta de lo importante que es la relación con las personas que tenemos más cercanas. Es una buena oportunidad para fomentar esos lazos que quizá hace años teníamos mucho más. La de conocer al vecino e ir a su casa.

¿Qué valoración hace de los casos que han salido sobre carteles invitando a irse de sus casas a los profesionales que se están jugando sus vidas para proteger y curar al resto?

Por desgracias, sí que ha traído algunas situaciones que creo que son minoritarias, quiero pensar eso de gente que rechaza a los sanitarios o a la gente que trabaja en los supermercados y les piden que se vayan… Pero creo que lo que más estamos viendo, y en lo que se debe enfocar es como una especie de explosión de solidaridad de personas. De vecinos que se ofrecen a ayudarse entre sí, gente que se plantea ir a hacerle la compra a la señora mayor del piso de abajo, gente que se echa la mano en cualquier otra cosa. Creo que es la manera en la que debemos gestionarlo y en la que la mayoría de la personas la está gestionando… Creo que la vida de comunidad se volverá más importante si cabe