"El cambio de mentalidad" a la hora de elegir en dónde vivir tras el COVID-19

No cabe duda de que el confinamiento lo han llevado mejor quienes viven en casas con luz, espacios abiertos y zonas donde pudieran jugar los más pequeños. La pandemia ha venido a revolucionar nuestra vida y, por tanto, a dar un golpe sobre la mesa de todos los sectores. La situación ha hecho que reconozcamos las necesidades, los errores; y ha aclarado dónde está el nuevo horizonte. Para hablar sobre el sector de la arquitectura y la construcción nos hemos puesto en contacto con el arquitecto Javier Molowny.
Los más de 40 días de confinamiento han subrayado las prioridades en las planeamientos urbanísticos y han puesto un punto y aparte a lo que venían reclamando los profesionales del sector de la construcción. Toca ahora actuar y tomar un rumbo acorde a los tiempos. A continuación el arquitecto socio en Makin Molowny Portela nos da las claves para comprender qué está pasando tras el COVID-19.
1.-¿Qué revolución está produciendo el confinamiento en el sector?
Me gustaría pensar que se está produciendo un cambio de mentalidad en las personas a la hora de buscar una vivienda que satisfaga sus necesidades.
La mayoría de las viviendas que posee el parque inmobiliario de este país tienen un modelo de organización de espacios muy rígido, heredado de tiempos pasados, que pocas veces se ha puesto en cuestión por los usuarios y que ahora la realidad del confinamiento nos ha mostrado esa problemática de frente.
Habitamos viviendas con distribuciones muy rígidas, diseñadas para estar el mínimo tiempo posible en ellas y para cubrir exclusivamente las funciones alojativas que nos brinda una residencia; alimentarnos, dormir y asearnos. En muy pocos casos han sido diseñadas para poder trabajar cómodamente en ellas, para poder hacer ejercicio saludable en su interior o para tener momentos de ocio de calidad.
Esta pandemia global y el hecho de estar mucho más tiempo en el interior de las viviendas e intentar conciliar todas las actividades que realizábamos de forma cotidiana en el interior y en el exterior, nos ha demostrado las carencias de las mismas.

2.- En los últimos años, la burbuja inmobiliaria, el precio del suelo y las limitaciones en los planes de ordenación han puesto limitaciones al colectivo de arquitectos. ¿Es necesaria una nueva transformación urbanística para sentar nuevas bases?
El precio del suelo junto con el coste, cada vez mayor, de la construcción, debido a las necesarias exigencias técnicas de los diferentes documentos normativos, ha provocado que el inversor inmobiliario intente sacar la mayor rentabilidad posible a su producto, disminuyendo metros cuadrados interiores de viviendas y suprimiendo espacios exteriores, como balcones o terrazas.
Cada vez más, los metros cuadrados de las diferentes estancias que componen una vivienda, se asemejan a lo estrictamente necesario para su correcto funcionamiento. Las viviendas, más veces de las deseadas, se ajustan a las condiciones mínimas de habitabilidad, reflejadas en documentos como el CTE Código Técnico de la Edificación.
Esta realidad de escasez de metros cuadrados, ha provocado que el usuario de las viviendas incorpore a su interior, espacios como balcones o terrazas, cerrándolos con toda clase de desafortunadas soluciones de carpinterías de aluminio, que desvirtúan las interesantes fachadas de tantos bienes inmuebles. 

"Las viviendas, más veces de las deseadas, se ajustan a las condiciones mínimas de habitabilidad, reflejadas en documentos como el CTE Código Técnico de la Edificación. Esta realidad de escasez de metros cuadrados, ha provocado que el usuario de las viviendas incorpore a su interior, espacios como balcones o terrazas, cerrándolos con toda clase de desafortunadas soluciones"

3.- ¿Cómo cree que deben ser las viviendas de nueva creación?
Desde hace mucho tiempo, grandes profesionales de la arquitectura abogan por viviendas flexibles, en la que sus espacios no solo satisfacen las necesidades actuales de sus ocupantes, sino que garantizan la adaptación de las viviendas a condiciones futuras que actualmente desconocen.
Las viviendas deben poder estar preparadas para poder trabajar en ellas con comodidad, para poder hacer algo de ejercicio en su interior o, simplemente, para poder adaptarse en un futuro si la familia crece. Un claro ejemplo de esto último son las muy premiadas viviendas en Carabanchel de Arangunen y Gallegos, en dónde su distribución flexible se adapta a diferentes realidades.
Las viviendas flexibles aportan muchas ventajas a sus ocupantes, ofreciéndoles soluciones a sus necesidades a lo largo del tiempo, adaptándose a lo nuevo. Y esto es un aspecto que los arquitectos debemos tener muy en cuenta. 
  covid19 casas

Viviendas en Carabanchel|  Eduardo Sánchez López


Viviendas covid19

Viviendas en Carabanchel| Eduardo Sánchez López

4.- ¿Espera el sector demanda de mejoras de inmuebles? 

Oportunidades
Se necesita una renovación de la vivienda de un 3% anual y en España estamos en el 0,2%. Esperemos que este porcentaje de actualización del parque de viviendas aumente y vayamos teniendo, poco a poco, alojamientos de más calidad y cualidad en cuanto a espacios interiores y exteriores, así como en requerimientos bioclimáticos y sostenibles.
Pienso que esta situación sanitaria que nos ha tocado vivir, podemos traducirla en una oportunidad para poner en crisis nuestros espacios alojativos y mejorarlos para un futuro próximo.

5.- ¿Confían los arquitectos que las normativas municipales cambiarán a favor de las construcciones saludables?
Esa es la tendencia. Cada vez más las exigencias de las normativas, tanto municipales como estatales, buscan, mediante su cumplimiento, la creación de construcciones saludables para sus ocupantes, en las que haya que utilizar menos medidas de apoyo energético que ayuden a tener unas prestaciones de confort aceptables. Si se pueden evitar las calefacciones y los aires acondicionados, para qué utilizarlos.
La correcta orientación de las viviendas, su ventilación, su iluminación, su superficie, su flexibilidad, así como las posibilidades que nos brindan para salir al exterior, a modo de balcones o terrazas, tan demandados estos días de confinamiento, son aspectos que debe valorar el posible comprador o inquilino a la hora de decidirse por una o por otra vivienda.
Todos estos aspectos, tan importantes, son los que crearán un cambio de mentalidad en la sociedad a la hora de elegir un lugar en dónde vivir.

"Las posibilidades que nos brindan para salir al exterior, a modo de balcones o terrazas, tan demandados estos días de confinamiento, son aspectos que debe valorar el posible comprador o inquilino a la hora de decidirse por una o por otra vivienda". 

6.- Por ejemplo, cito este dato: las búsquedas de vivienda con terraza o jardín han crecido el 26% desde el inicio del confinamiento, según Servihabitat. ¿El mercado inmobiliario dará un giro de 180%?

Pienso que después de la actual situación, las exigencias del usuario, a la hora de buscar una vivienda, aumentarán. Y eso provocará que la oferta inmobiliaria se vaya adecuando, poco a poco, a la demanda social, tanto en reformas como en obra nueva.
Una vivienda flexible y eficaz energéticamente, que permita usarla de diferentes maneras a lo largo del tiempo, que posibilite diferentes actividades en su interior y que se adapte a las necesidades futuras de una familia, será determinante, o al menos, aspecto a tener muy en cuenta, a la hora de su elección como hogar familiar.