Los locales de restauración en Santa Cruz podrán pedir ampliar la terraza

Los locales de restauración de Santa Cruz de Tenerife podrán solicitar al Ayuntamiento capitalino la ampliación de la superficie destinada a terraza siempre que cumplan con la distancia de seguridad requeridas.

Según explica el Consistorio, esta autorización estará condicionada al espacio físico disponible de la ubicación de la terraza, garantizándose las normas de tránsito de los peatones, informa una nota municipal, con motivo de la apertura desde este lunes de los locales de restauración.
De acuerdo con las medidas actualmente vigentes, se permite un máximo de 10 personas por mesa o agrupaciones de mesas, respetándose la distancia mínima de seguridad interpersonal y han de garantizarse las adecuadas medidas de higiene y prevención. 

Los establecimientos deberán proceder a la limpieza y desinfección del equipamiento entre un cliente y otro

Los establecimientos deberán proceder a la limpieza y desinfección del equipamiento entre un cliente y otro, las mantelerías serán de un solo uso si es posible, y si no lo es deberá evitarse su uso con distintos clientes. 
Igualmente, se evitará el uso de cartas de uso común, optando por el uso de dispositivos electrónicos propios, pizarras, carteles u otros medios similares.

El Ayuntamiento recuerda que deberá ponerse a disposición del público dispensadores de geles hidroalcohólicos o desinfectantes con actividad virucida en la entrada del establecimiento o local 

El Ayuntamiento recuerda que deberá ponerse a disposición del público dispensadores de geles hidroalcohólicos o desinfectantes con actividad virucida en la entrada del establecimiento o local y la ocupación máxima de los aseos por los clientes será de una persona, salvo supuestos de personas que precisen asistencia, en cuyo caso también se permitirá el uso por su acompañante. 
Además, habrá que limpiar y desinfectar los referidos aseos, como mínimo, seis veces al día. Finalmente, se indica que se eliminarán productos de autoservicio como servilleteros, palilleros, vinagreras, aceiteras u otros utensilios similares y que los elementos auxiliares del servicio, como la vajilla, cristalería, cubertería o mantelería, entre otros, se almacenarán en recintos cerrados y, si esto no fuera posible, lejos de zonas de paso de clientes y trabajadores.