Los perros tendrán que esperar para darse un baño

Aunque los amantes de los animales en la capital tinerfeña llevan mucho tiempo solicitando una zona para mascotas en la playa de Las Teresitas, todavía tendrán que esperar un poco más.

Pese a que inicialmente el Ayuntamiento de la capital esperaba poder tener listo este espacio este mismo veranoaquellos que deseen compartir toalla y baño con su amigo peludo sin temor a una multa deberán aguardar hasta este otoño. 
El principal motivo: evitar que las obras coincidan con uno de los periodos de máxima afluencia de usuarios.

Asimismo, aunque los preparativos municipales avanzan a buen ritmo en este sentido, por el momento ni Las Teresitas ni la cercana Las Gaviotas han visto culminado a tiempo los estudios previos que determinan el método más adecuado para permitir que ciudadanos y mascotas convivan en armonía sin causar molestias a los demás usuarios. 
El concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, Carlos Correa, explica a AtlánticoHoy que "para evitar molestias a los ciudadanos no vamos a iniciar esas obras de cara al verano, pero tenemos previsto que, una vez finalice este periodo, podamos contar ya con ese espacio para mascotas”, asegura.
El edil se muestra optimista en que esta iniciativa "no se retrase mucho más" pues se trata de dos medidas que "no requieren mucha obra"."Lo que estamos solicitando es que adecuar estos espacios para mascotas implique la mínima obra posible", resalta, consciente de que se trata de un lugar muy frecuentado.

Image
Algunos perros disfrutando de entornos playeros donde su presencia está permitida en la Isla | AH

El responsable destaca que el Consistorio se encuentra trabajando intensamente en esta iniciativa y que esta misma semana los técnicos han estado inmersos en la fase de licitar la redacción de los proyectos para acometer las obras.

Como resultado, el Ayuntamiento ya cuenta con la valoración de Las Teresitas y Las Gaviotas, por lo que "vamos a intentar determinar si podemos tener listas las dos o solamente en una, aunque tenemos las dos opciones", matiza. Sea cual sea la decisión, lo único seguro es que el proyecto "lo sacaremos adelante una vez finalizado el periodo estival", confirma.





Espacio sin determinar
Aceptar perros o no en la playa está regulado tanto por las ordenanzas municipales de cada ayuntamiento como por la Ley de Costas (Ley 22/1988, de 28 de julio). En este sentido, lo que ha decidido el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife es permitir su presencia en estas playas en concreto "siempre y cuando permanezcan en la zona en la que vayan a estar acotados los perros".
Pese a que inicialmente se anunció que el final de la playa de Las Teresitas estaría reservada como área canina, lo cierto es que aún falta por determinar cuántos metros cuadrados serán reservados a ese uso y dónde estará ubicado definitivamente el área para mascotas. "Lo tendrá que decidir el redactor del proyecto. Para ello, se le han dado varias ubicaciones y, en base a la información que él maneje, tendrá que definir una zona ya concreta", expone. 
Lo que se tiene claro desde la corporación insular es que "no queremos echar mano de ningún tipo de obra o infraestructura engorrosa". Por lo tanto, se intentará que este espacio de convivencia no implique trabajos importantes en la playa ni molestias a los bañistas, aparte de las mínimas indispensables.
Asimismo, Carlos Correa recuerda que Costas "tampoco te permite hacer ningún tipo de obra en la playa, con lo cual tenemos que adaptarnos a lo que nos marca".



Diferentes posibilidades de uso
En un principio, se barajó la idea de colocar postes de madera en los que se atase a los canes mientras permaneciesen en la playa, junto a los que debían permanecer mientras no estuviesen en el agua con sus dueños. Una vez en el mar, la idea planteada por el Ayuntamiento era balizar la zona en la que las mascotas sí pudiesen entrar.

"Lo que está claro es que la zona va a estar claramente delimitada y los perros que acudan ahí deben ser, como dice la ordenanza, debidamente identificados y cumplir con la normativa sanitaria sin lugar a dudas", subraya.

Asimismo, los propietarios de las mascotas deberán cumplir con "todos y cada uno de los puntos que marcan las ordenanzas municipales. "Eso no es un espacio libre que puedan hacer lo que les de la gana. Evidentemente tendrán que cumplir y acatar las normas municipales", insiste el responsable.

Una petición popular 

En julio de 2016 una petición de Change.org para solicitar al Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife que la playa de Las Teresitas cuente con un espacio para las mascotas inició lo que está a punto de convertirse en un cambio permanente en este enclave del litoral capitalino. 1.554 firmas respaldaron que Las Teresitas tuviera una zona para mascotas y este 2018 parece que esta demanda se hará realidad.

La solicitud defendía que, tan solo aprovechando un mínimo espacio de la playa, los vecinos chicharreros podrían disfrutar con sus mascotas, ya que hasta la fecha Santa Cruz no cuenta con ninguna playa con permiso para llevar a los animales.

El Ayuntamiento de Santa Cruz decidió poco después someter a consulta popular las propuestas elaboradas por el área de Medio Ambiente para habilitar una zona para perros en una de las playas del municipio, para lo que inició una ronda de reuniones con los vecinos.

Inicialmente se barajaron cuatro alternativas: Las Teresitas, Las Gaviotas, Almáciga y Roque de Las Bodegas. Finalmente, las dos primeras serán las que probablemente comiencen a funcionar como playas que permitan la presencia de mascotas en determinadas zonas a partir de este otoño.