Más responsabilidad en el cuidado animal y del entorno urbano

Santa Cruz de Tenerife ha celebrado este sábado la octava edición del Día de los Animales, una iniciativa lúdica destinada a sensibilizar a la ciudadanía sobre el cuidado y la importancia de los animales en el entorno urbano. El Ayuntamiento, a través de la Fundación Santa Cruz Sostenible, programó en la plaza de la Candelaria, numerosas actividades relacionadas con el mundo de las mascotas y su función en la sociedad.

El alcalde de la ciudad, José Manuel Bermúdez, no ocultó su satisfacción por celebrar esta nueva edición y reiteró que Santa Cruz “es una ciudad amiga de los animales que, este año, estrena nueva ordenanza respecto a su tenencia. Hacernos con un animal significa hacerlo con responsabilidad. Hay que cuidarlos, alimentarlos, estar con ellos cuando están enfermos y procurar que convivan en armonía con el resto del vecindario y la ciudadanía”.

Image

El alcalde de la capital tinerfeña, con uno de los perros participantes I CEDIDA

“Hay que tenerlos –prosiguió Bermúdez –pero siempre con responsabilidad y siendo conscientes de que son seres vivos y en ningún caso un juguete. El Ayuntamiento de Santa Cruz, a través de las nuevas ordenanzas, tiene muy claro que su apuesta es de tolerancia cero hacia el maltrato animal. Todo caso que detectemos o que se denuncie será perseguido y castigado con las máximas penas y sanciones que establezcan la ordenanza municipal, por un lado, y la propia ley, por el otro”.

En el acto también estuvieron presentes el concejal de Medio Ambiente, Carlos Correa; el sexto teniente de alcalde y concejal de Infraestructuras, José Alberto Díaz-Estébanez; la concejala de Viviendas, Carmen Delia Alberto, el gerente de la Fundación Santa Cruz Sostenible, Pedro Millán; la presidenta de la Asociación Nacional en Defensa de los Animales (ANDA) en Canarias, Ana María San Juan; el director de la Fundación Loro Parque, Javier Almunia, y la presidenta del Colegio de Veterinarios de Santa Cruz de Tenerife, María Luisa Fernández.


“El Ayuntamiento de Santa Cruz, a través de las nuevas ordenanzas, tiene muy claro que su apuesta es de tolerancia cero hacia el maltrato animal. Todo caso que detectemos o que se denuncie será perseguido y castigado con las máximas penas y sanciones que establezca la ordenanza municipal"

Los asistentes a la jornada disfrutaron de una completa programación en la que, por ejemplo, Loro Parque desarrolló talleres infantiles educativos vinculados a la conservación de la biodiversidad. También, de manera específica, el público encontró mostradores informativos sobre cuidados, adopción, atención y peluquería de mascotas, así como de fotografía profesional orientada a este campo de manera específica.

Hubo una exhibición de perros por parte de las Agrupaciones de Voluntarios de Protección Civil de Santa Cruz de Tenerife y La Laguna, la tradicional bendición de mascotas y una demostración de perros policía a cargo de la Unidad de Intervención de la Policía Local (UNIPOL).

Del mismo modo, se celebraron distintas charlas sobre adiestramiento y educación de animales y se realizó un desfile de mascotas. También se habilitaron espacios solidarios para la donación de alimentos, mantas, toallas y otros enseres para el cuidado de los animales que se encuentran en refugios y protectoras.

Los colectivos que participaron en la octava edición del Día de los Animales fueron la Asociación de Defensa y Protectora de Animales de Canarias (ADEPAC), la Asociación Protectora de Animales del Noroeste de Tenerife (APANOT), la Asociación de Amigos de los Animales de Arico (AAAA), la Asociación para la Defensa de los Animales ANDA Canarias, la Asociación Multidisciplinar para la Promoción del Burro en Actividades de Recreo y Terapia (AMBAR), Carlinos Canarias, El Club de la Huella, Federación Canaria de Asociaciones Protectoras de Animales y Plantas (FECAPAP), Los [email protected] ADV, Refugio Acción de Sol, Sano y a Salvo, SOS Felina y Albergue Comarcal Valle Colino.

Una jueza dicta una orden de alejamiento para proteger a una perra maltratada

Como muestra del cada vez mayor respeto existente hacia los animales, la titular del juzgado de instrucción número 1 de Lugo, Pilar de Lara, ha dictado un auto en el que prohíbe a los dueños de una perra gravemente herida tras caer al vacío desde un piso, acercarse al can a menos de 500 metros, les quita la guarda y custodia de la misma, y les imputa un delito de maltrato animal. "El que maltrata a un animal también despliega su instinto agresivo contra una mujer, hijos, ancianos o personas que considere inferiores", sostiene la jueza en el auto.

La pareja imputada, a la que se ha informado de las medidas judiciales, ha asegurado que la caída de la perra se produjo de forma accidental, cuando no estaban en casa, y ha defendido que tratan a sus animales como los "hijos" que no tienen, hasta el punto de que se dirigían a la perra, que se llama Catalina, con el apellido de la familia.

El abogado de oficio que se ha hecho cargo de la defensa de la mujer, Juan Carlos Fernández López-Abad, ha reconocido que todavía no ha tenido tiempo de estudiar el proceso en profundidad, pero ha confirmado que el auto judicial de casi treinta páginas está "muy bien fundamentado".

Ha añadido que la decisión de la magistrada es en cierta medida "pionera", porque si bien "en otras comunidades" puede haber órdenes de alejamiento de animales domésticos, en Galicia seguramente es la primera en este ámbito. López-Abad ha asegurado que el cariño de la familia hacia la perra es evidente, porque su clienta se "puso a llorar" cuando le notificaron la orden de alejamiento, de modo que "lo que es notorio no necesita prueba".

En este caso, ha dicho, "la jueza actuó de oficio, dentro de sus competencias", pero ahora la defensa estudiará la posibilidad de presentar recurso de apelación contra la decisión de la magistrada ante la Audiencia Provincial. Aunque la investigación está todavía en una etapa muy inicial, ha precisado que "hay una testigo en el procedimiento, una vecina que vio "que ellos salían de casa, que la perra se cayó y luego los vio llegar" de nuevo.

El animal fue llevado al hospital veterinario Rof Codina, pero no fue operada de las lesiones porque su propietaria, según ha dicho su abogado, no podía asumir el coste de las intervenciones quirúrgicas. "No hablamos de un derecho a la sanidad pública y universal como sucede con las personas", ha concluido el letrado.