Cómo mantener la salud mental y la calma durante la cuarentena

La crisis sanitaria que está experimentando España y un gran número de naciones a nivel mundial debido a la propagación del Covid-19, unida a las restrictivas medidas impuestas por el Gobierno para paliar la situación, puede dar lugar a sentimientos como el estrés y la ansiedad. 

El estado de alarma decretado oficialmente por el Gobierno de España el día 16 de marzo, ha llevado implícito estrictas medidas de confinamiento, mediante las cuales los ciudadanos deben permanecer en sus domicilios la mayor parte del tiempo posible, a no ser que necesiten adquirir productos de primera necesidad, atender a algún familiar que así lo requiera, desplazarse a sus puestos de trabajo en caso de que no puedan desempeñar sus funciones mediante el teletrabajo, etc.
Toda esta situación realmente restrictiva, unida a la realidad de que el ser humano es un ser social por naturaleza y que necesita su vida social para ser feliz, ha desencadenado, en muchas personas, sentimientos de estrés, ansiedad, incertidumbre, angustia, impotencia y frustración, entre otros.
Afortunadamente, en medio del caos y de los sentimientos negativos, hemos conseguido experimentar con fuerza diversos sentimientos positivos como es el caso del sentimiento de orgullo y admiración hacia todos los profesionales que luchan sin descanso para erradicar esta crisis (sanitarios, cuerpos policiales, personal de los supermercados etc.), los sentimientos de unidad y de solidaridad, entre otros muchos otros.
Con el objetivo de ayudarte a sobrellevar mejor esta situación, en la que la sociedad no cuenta con precedentes, exponemos una serie de pautas y recomendaciones a continuación:
https://atlanticohoy.com/wp-content/uploads/migrate/posts/standard/2020/3/25/14/J0PL7CE84GV2T5SJ8M7XXKL3JU4F6UUY/7M03XD3B0VL3SYQF.PNG
Agua del mar | PIXABAY


Pautas orientativas para sobrellevar la situación

Después de poco más de una semana de confinamiento en España, hemos podido experimentar diferentes tipos de sentimientos y sensaciones. Para sobrellevarlos y asimilar la situación lo más rápido posible, exponemos las siguientes pautas:
  • Identificar y comprender nuestros sentimientos: desde que se decretó el estado de alarma, uno de los sentimientos más comunes que la mayor parte de las personas han experimentado es el miedo. Lejos de ser un sentimiento negativo, es un sentimiento natural que experimenta el ser humano muchas veces a lo largo de su vida y que, como decía Nelson Mandela, “la persona valiente no es aquella que no siente miedo, sino aquella que conquista el miedo”. Por tanto, la clave del éxito en este tipo de situaciones, no reside en no sentir emociones negativas, sino en identificarlas y descubrir su origen para poderlas procesar.
  • Darnos permiso para sentir nuestras emociones: en el caso del ejemplo expuesto anteriormente, si sentimos miedo, no se trata de culparnos a nosotros mismos y de inhibir nuestros sentimientos, se trata de ver qué se esconde detrás de ese miedo para procesarlo y dejarlo ir. Lo mismo debemos hacer con el resto de emociones negativas que sintamos (estrés, ansiedad, frustración, etc.).
  • Aceptar la situación: una vez nos damos permiso para sentir todas las emociones que nos invaden durante estos días, otro paso fundamental sería realizar un ejercicio de aceptación de la situación, ya que la resistencia a la misma desencadenará otro conjunto de emociones negativas. Por tanto, cuanto antes aceptemos la realidad que estamos viviendo ahora, antes aprenderemos a llevarla lo mejor posible.
Centrarnos en el presente es nuestra salvación

Lo único que tenemos seguro en la vida es el presente. El pasado ya pasó y el futuro, por más que lo planeemos en muchas ocasiones, no deja de ser incierto e impredecible. Por ello, debemos centrarnos en el presente y en crear, en la medida de lo posible, una realidad que nos guste y que nos haga sentir seguros y a salvo. Para ello, exponemos una serie de consejos y recomendaciones que pueden resultar útiles para tal fin:
  • Ser agradecidos: una de las herramientas que ayudan a enfocar la mente en el momento presente, es elaborar diariamente una lista de todas aquellas razones por las que estamos agradecidos ahora. Podemos mostrarnos agradecidos por tener una casa acogedora, por tener acceso a productos de primera necesidad diariamente, por la solidaridad humana, por nuestra familia, etc. Al poner nuestro foco en cosas positivas, generamos sentimientos de gratitud, paz y serenidad y nos daremos cuenta de que, a pesar del caos, seguimos teniendo motivos para dar las gracias diariamente.
  • Hacer una relajación: silenciar la mente y conectarnos con el momento presente, durante al menos diez minutos al día, nos ayuda a serenar nuestra mente y a liberar, por consiguiente, la ansiedad y el estrés. Si no estás familiarizado con la relajación, puedes descargarte apps de meditación guiada o simplemente puedes sentarte, cerrar tus ojos y centrarte en tu respiración y en ser consciente de los sonidos de tu alrededor durante diez minutos al día. A medida que vayas cogiendo práctica, puedes ir incrementando dicho tiempo.
  • Enfócate en lo importante: invertir nuestra energía en cosas esenciales en momentos de estrés, resulta esencial para no desgastarnos. Elaborar una lista de prioridades sobre los asuntos que requieren nuestra atención ahora, nos ayuda a liberarnos de esa necesidad de control que tenemos muchas veces. 
Otras recomendaciones para serenar nuestra mente
A continuación, se expone otra serie de recomendaciones que contribuirán a serenar nuestra mente:
  • Cuidado con la sobreinformación: nuestro deber como ciudadanos es estar informados de la realidad de la situación, con el fin de actuar conforme a nuestro deber y ser lo más útiles posibles. No obstante, es preciso diferenciar entre estar informados de la realidad y el caer en una situación de sobreinformación, que nos puede producir ansiedad y estrés. Por ello, es recomendable ser selectivos con la información que consumimos para mantener nuestra salud mental lo más íntegra posible.
  • Fomentar la risa: fomentar el humor y la risa, nos ayudan a generar sentimientos positivos que crean sensaciones positivas en nuestro interior y nos generan bienestar.
  • Hacer ejercicio: es esencial mantenernos activos, pues está demostrado científicamente que la realización de ejercicio físico nos ayuda a liberar endorfinas, las cuales son comúnmente conocidas como la hormona de la felicidad.
  • Hacer actividades que disfrutemos: es el momento perfecto para hacer aquellas actividades que siempre hemos querido hacer, pero que hemos dejado a un lado por falta de tiempo, ya sea cocinar, leer, aprender un idioma, tocar un instrumento, escribir, etc.
Para concluir, cabe mencionar que no se trata de hacer las cosas perfectas ni de añadir peso a la situación con nuestras auto exigencias, se trata de hacer las cosas lo mejor que podamos en cada momento, dándonos la oportunidad de sentir las emociones negativas que nos invadan para poder así procesarlas mejor, entenderlas y liberarnos de ellas. Asimismo, se trata de centrar nuestra mente en el momento presente, ser agradecidos con lo que tenemos ahora y de crear, en medio del caos externo, situaciones de bienestar interno que nos sirvan de base para situaciones adversas futuras.