Un nuevo tratamiento aumenta en casi dos años la supervivencia de los pacientes de cáncer renal

Un nuevo tratamiento contra el cáncer renal metastásico, que se vende desde este mes en España tras ser autorizado por el Ministerio de Sanidad, consigue reducir el riesgo de progresión de la enfermedad o muerte en un 42 % y aumenta la supervivencia de los pacientes hasta 21,4 meses de media, ha explicado a Efe la oncóloga del Hospital Vall d'Hebron, Cristina Suárez. 

El medicamento Cabozantinib, que ha superado la fase III del estudio clínico, en la que se comprueba su eficacia con respecto a los tratamientos ya existentes, ha demostrado beneficios sin precedentes en el tratamiento del cáncer renal, según el oncólogo del Hospital San Carlos de Madrid, Javier Puente.

El resultado de las pruebas ha sido publicado en las revistas "The New England Journal of Medicine" y "Lancet Oncology",

Este nuevo fármaco supone un avance en los tratamientos para el cáncer de riñón, pues "Cabozantinib actúa directamente sobre los receptores MET, AXL y VEGFR, responsables de procesos fisiológicos como la metástasis o la resistencia farmacológica", según los oncólogos.

Algunos de los principales beneficios que se han demostrado en el estudio clínico son la reducción en poco tiempo y de manera significativa del tamaño del tumor, además de permitir evitar la quimioterapia intravenosa, pues se trata de un medicamento administrado en vía oral, en comprimidos, una vez al día.

Cristina Suárez ha señalado a Efe que Cabozantinib es un medicamento de "segunda línea", pues está dirigido específicamente a pacientes en los que ha fallado el tratamiento estándar.

Este nuevo tratamiento no solo mejora de forma global la supervivencia de los pacientes, sino que también "aumenta las segundas oportunidades para sobrevivir", lo que supone una ventaja, pues "los tumores, a la larga, a pesar de haber sido operados, pueden volver a generar metástasis", ha explicado Suárez.

La especialista del servicio oncológico de Vall d'Hebron ha destacado que la incidencia del cáncer ha aumentado un 5 % en los últimos años, pero sobre todo en el cáncer renal, del que cada año se diagnostican en España 5.579 nuevos casos y hay alrededor de 2.000 muertes, según la Red Española de Registros de Cáncer.

El problema, según Suárez, es que se trata de un tipo de cáncer muy difícil de detectar, pues "en general es indoloro" y "aunque existen síntomas, como el dolor en la espalda, palpación de masa en el abdomen y sangrado en la orina, la realidad es que pocas veces se dan estos síntomas y normalmente se detecta cuando ya se ha desarrollado".

Suárez ha señalado que alrededor de un 30 % de los tumores se diagnostican ya en estado de metástasis, aunque cada vez son más los que se diagnostican de forma más precoz, debido a que las personas "se hacen pruebas de imagen por otros motivos y entonces se dan hallazgos incidentales de tumores en el riñón".

El cáncer de riñón es una enfermedad más común en hombres que en mujeres y en la mayoría de los casos se da en personas mayores de 55 años, pues, según Suárez, "se trata de una enfermedad que va con la edad, de gente envejecida, que aumenta su probabilidad a medida que aumentan los años".

A pesar de esto, Suárez ha destacado que no están del todo claras las causas de esta enfermedad, aunque se considera que es una patología más común en los países industrializados y se relaciona, generalmente, con ciertos hábitos de vida, como la obesidad, el tabaquismo y la hipertensión.

En el 95 % de los casos los tumores surgen de manera espontánea y sólo un 5 % se atribuye a síndromes hereditarios como la esclerosis tuberculosa o la enfermedad Von Hippel Lindau, según los oncólogos.

Es por esto que, como ha señalado Suárez, ante la dificultad de una detección prematura, "Cabozantinib supone una verdadera mejora en las posibilidades de supervivencia de los pacientes".