El símbolo de una medalla

Una medalla, piensan muchos, es solamente un trozo de metal. Esos muchos, probablemente nunca han recibido una sobre su propio pecho.

Colgarse una medalla sobre tu cuello es el premio final a un esfuerzo fisico, ya sea por correr o por cualquier otra modalidad deportiva.

Según establece la Real Academia de la Lengua Española es aquella distinción honorífica o premio que suele concederse en exposiciones,certámenes, competiciones deportivas, etc. Quiero hacer especial hincapié en la parte de distinción honorífica o premio. Porque una medalla no deja de ser meramente eso: un premio, una distinción. Pero lo grande de este mundo es cómo una cosa tan simple puede convertirse en una cosa tan grande para una persona que hace una carrera (como en mi caso por ejemplo).

Image

Nunca dejéis que una persona que corra mayores carreras, menosprecie una modalidad que a lo mejor alguno de ustedes, queridos lectores, está realizando por el simple hecho de que su dureza sobre el papel es inferior. Les puedo asegurar que el verdadero corredor que lo siente, nunca lo hará.

He corrido el día 21 de enero mi tercera Media Maratón en Gran Canaria (carreras ya llevo 30) y al cruzar la meta sentí la misma sensación que como si fuera la primera (allá por Diciembre de 2012 en la San Silvestre Lagunera).

Nunca dejen de competir, nunca dejéis de correr, nunca perdáis la imagen en la cabeza de la meta, nunca perdáis el pensamiento de que esa medalla estará ahí esperándote, porque ese trozo de metal es el premio a todo el esfuerzo realizado. Y sobre todo, sobre todo nunca dejes de sonreír, porque en el deporte, hemos venido a pasarlo bien.