Rogue One: Una historia de Star Wars

Por lo general, un producto audiovisual, ya sea una película o una serie de televisión, tiene una vida corta. La mayor parte de los filmes aspiran a poder ser rodados, en primer lugar, y luego a ser vistos por la mayor cantidad de público posible. Son pocas las cintas que llegan a conseguir una visibilidad que destaque por encima de las demás y, tristemente, muchas de ellas están destinadas a caer en el olvido con el tiempo; solo los expertos o los grandes cinéfilos las recordarán, pero el grueso del público cada vez se deja seducir más por la novedad, lo cual resulta perfectamente comprensible. 

En la historia del cine, son pocas la películas que sobreviven al paso del tiempo. Sagas como Harry Potter o El Señor de los anillos (con la trilogía de El Hobbit que funciona a modo de precuela) han llegado a conseguir un éxito abrumador al estrenar una película detrás de otra. 
Sin embargo, solo una saga en la historia del cine puede presumir del privilegio de haberse convertido en un fenómeno generacional sin precedentes. Las películas de la saga Star Wars parecen ser tan eternas, casi tanto como el mismo universo que recrean en cada una de sus historias. 
Todo empezó en el año 1977 cuando se estrenó Star Wars: Episodio IV – Una Nueva esperanza (La Guerra de las Galaxias, como se tituló en España), dirigida por George Lucas (que además de director y productor, es el creador de la saga), y que contaba el comienzo de las aventuras del joven Luke Skywalker junto a su maestro Ben Kenobi. Al éxito revolucionario de la primera entrega, que le valió una nominación al Oscar a la Mejor Película para ese año, le siguieron dos películas que completaron esta primera trilogía: Star Wars: Episodio V – El Imperio Contraataca (1980), dirigida por Irvin Kershner; y Star Wars: Episodio VI – El Retorno del Jedi (1983), dirigida por Richard Marquand. 
La primera trilogía hablaba no solamente del conocido personaje de Luke, sino de su padre, el villano Darth Vader, y fue un éxito de taquilla y de crítica. 
Esta fue la trilogía original, pero su creador, George Lucas, visualizaba desde el principio la historia como tres trilogías (un total de nueve películas), por lo que se dispuso a crear una nueva serie de precuelas para contar el principio de esta historia galáctica, que se convirtió en un hito de la cultura popular. 
Por lo tanto, se estrenó en el año 1999 la película Star Wars: Episodio I – La Amenaza Fantasma (dirigida por George Lucas). Al primer episodio le siguieron Star Wars: Episodio II – El Ataque de los Clones (2002) y Star Wars: Episodio III – La Venganza de los Sith (2005), ambas dirigidas por Lucas. 
Estas precuelas contaban la historia del joven Anakin Skywalker, el padre de Luke, convertido posteriormente en Darth Vader, y su camino para convertirse en un jedi, su madurez y, por último, los motivos por los que se convirtió al “lado oscuro de la Fuerza”. 
Esta segunda trilogía no estuvo exenta de algunas críticas: por un lado, hacia personajes como Jar Jar Binks, un alienígena de raza “gungan” exiliado por su torpeza, que no acabó de convencer al público; y, por otra parte, también se puso en tela de juicio el tono infantil y cómico con el que se llevaron a cabo determinados momentos de estas tres nuevas películas. 
Después del éxito comercial de la segunda entrega, Star Wars no volvió a ocupar el protagonismo en los medios hasta el año 2012, cuando Lucasfilm fue vendida a Disney, con la intención de llevar a cabo una tercera trilogía y una serie de spin-off. El 30 de octubre de este mismo año, The Walt Disney Company compró Lucasfilm por cuatro mil millones de dólares.
La tercera entrega de películas comenzó con Star Wars: Episodio VII – El Despertar de la Fuerza, estrenada en el año 2015 y dirigida por J. J. Abrams, retomando la historia de la trilogía original, por medio del personaje de Rey. Todavía quedan dos películas por estrenar: el Episodio VIII (titulado El Último Jedi), que se estrenará este mismo año 2017, y el Episodio IX, cuyo estreno está previsto para el año 2019. 
El lanzamiento de los spin-off de la saga ha comenzado con Rogue One: Una historia de Star Wars, dirigida por Gareth Edwards, en la que se narra la gran aventura que supuso robar los planos de la Estrella de la Muerte por parte de los rebeldes, antes del Episodio IV, para que luego Luke fuera capaz de destruirla en Una Nueva Esperanza

Mientras que la brillante película El Despertar de la Fuerza dejaba muchas incógnitas, pendientes de resolución en las dos entregas que todavía quedan por estrenar, Rogue One resuelve de una forma realmente eficiente una historia compleja, con personajes memorables. El director de la cinta partía con una dificultad añadida: al ser una precuela, el final ya se sabía, evidentemente, pero gracias al buen desarrollo de los personajes y de las tramas, la historia consigue tener un final apasionante y mantener el suspense a lo largo del mismo. 

Image


Diego Luna, como el capitán Cassian, junto a K-2SO. Fotograma de la película | Lucasfilm

Este primer spin-off (también quedan pendientes de estrenar el spin-off sobre el icónico personaje de Han Solo y otro cuya historia todavía queda por confirmar) está protagonizado por la actriz británica Felicity Jones, en el papel de Jyn Erso, la hija rebelde del arquitecto que ha diseñado la Estrella de la Muerte. Jones ha sido nominada al Globo de Oro y al Oscar a la Mejor Actriz por la película La teoría del todo
El actor mexicano Diego Luna interpreta a otro de los personajes principales: el capitán Cassian, un rebelde que ha dedicado su vida a la rebelión contra el malvado Imperio Galáctico. Luna fue nominado al Goya al Mejor Actor Protagonista en el año 2008 por la película Solo quiero caminar, además de recibir una nominación a los Premios del Sindicato de Actores por su papel en Mi nombre es Harvey Milk
Los efectos especiales de Rogue One son uno de sus puntos fuertes y la cinta es un auténtico espectáculo visual. Además, la música ya no la lleva a cabo el mítico compositor John Williams, sino Michael Giacchino (un compositor estadounidense ganador del Oscar a la Mejor Banda Sonora Original por Up), lo que supone una renovación, que en este caso es positiva y dota a esta saga eterna de un toque diferente y, por otro lado, necesario. 
A lo largo de las décadas, estas películas se han convertido en un icono popular y han sido capaces de transmitir una filosofía propia que habla del bien y del mal y de cómo las emociones, principalmente, el miedo y la ira, son los causantes de los errores más humanos y, al mismo tiempo, de los actos más atroces que cometen los personajes a lo largo de esta historia intergaláctica.