Rivera pide al PSOE que tenga "visión de estado" para no paralizar los presupuestos

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha pedido hoy al PSOE "visión de Estado" para no paralizar la aprobación de los Presupuestos de 2018 y ha insistido en que debe sentarse a negociar con el Gobierno y apoyar una abstención.

"Hemos pactado bajar impuestos y todo esto está en juego. Si el PSOE no se abstiene no habrá presupuestos", ha dicho Rivera en declaraciones a los medios de comunicación en el Congreso, tras acusar al PNV de unirse a la "escalada de ERC, que está dando un golpe a la democracia".
El dirigente de Ciudadanos ha afirmado que los socialistas no deberían poner líneas rojas al resto de partidos y ha advertido de que "no está el país para pensar en escaños, ni en siglas, ni en tácticas políticas".
"Si el señor Sánchez quiere ser candidato a la presidencia del Gobierno debería sentarse a negociar", ha reiterado Rivera que ha confiado en que el pacto de 8.300 millones que ha cerrado Ciudadanos con el Gobierno para incluir en los presupuestos "no quede en un cajón por la irresponsabilidad del PSOE de no abstenerse".
Montoro ha declarado que los Presupuestos de 2018 se tramitarán este año

El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, ha asegurado hoy que los Presupuestos Generales del Estado de 2018 serán "una realidad" y que llegarán a las Cortes este año, una afirmación formulada poco después de anunciar el retraso en la aprobación de las cuentas.

Durante su intervención en la sesión de control al Gobierno en el Senado, Montoro ha subrayado que el proyecto presupuestario -que iba a aprobarse este viernes en Consejo de Ministros pero que finalmente se retrasa sin fecha- llegará al Senado "en los próximos meses, antes de final de año".

La Constitución, en su artículo 134.3, fija que el "Gobierno deberá presentar ante el Congreso de los Diputados los Presupuestos Generales del Estado al menos tres meses antes de la expiración de los del año anterior". Eso pone como fecha límite el próximo 30 de septiembre.

También añade que, si la Ley de Presupuestos no está aprobada "antes del primer día del ejercicio económico correspondiente, se considerarán automáticamente prorrogados los Presupuestos del ejercicio anterior hasta la aprobación de los nuevos".

Según explican fuentes parlamentarias, no presentar los Presupuestos en ese plazo que fija la Constitución no tiene "consecuencias jurídicas".

Y ante la decisión anunciada hoy por el Gobierno de no llevarlos este viernes al Consejo, se abren dos posibilidades.

La primera que el retraso en la presentación, y la posterior tramitación parlamentaria, lleve a estar el 1 de enero de 2018 sin los nuevos presupuestos aprobados y, por tanto, se prorroguen automáticamente las cuentas de 2017 hasta que entren en vigor los nuevos.

La segunda que, acelerando los trámites y acortando plazos, el Gobierno consiga tener aprobadas las cuentas antes del 1 de enero.

Montoro, que ha expuesto en el Senado la decisión del Gobierno de no llevar este viernes al Consejo de Ministros los Presupuestos Generales de 2018, ha insistido en la importancia de sacar adelante esas cuentas.