Restaurantes blanquiazules de Primera

El Club Deportivo Tenerife ya está en playoffs y AtlánticoHoy sigue manteniendo la confianza en el ascenso a la máxima categoría del fútbol español. Por ello, continuamos con nuestro serial #QuieroVivirlo sobre cómo afectaría a Santa Cruz de Tenerife que el club más representativo de la isla logre el gran objetivo.

Hoy nos centramos en la temática de los restaurantes. Donde transcurren las previas en los días de partido en el Heliodoro Rodríguez López, o donde los propios futbolistas del club blanquiazul encuentran su remanso de paz gastronómico. Restaurantes que, de una u otra manera, se ligan al éxito del Tenerife.

Empezamos con El Aguarde, regentado y cocinado por Javier González-Haba, el alma y corazón de este local situado en la calle Costa y Grijalba. Localizado estratégicamente cerca de las ramblas santacruceras, su propietario asocia al ascenso del Tenerife una trascendencia general más que de El Aguarde propiamente.

“Repercutirá en la afluencia de gente que venga a la isla. Ese extra de más, personalmente, el restaurante lo notaría en los días que el Tenerife jugase los sábados, porque los domingos estamos cerrados. De manera general, lo notará toda la ciudad”, señala.

Image

Entrada del Restaurante El Aguarde | ATLÁNTICOHOY

Además, Javier cree que la clientela sería muy parecida en días de los hipotéticos partidos en la Liga Santander (Primera División). “Lo que pueda aportar de más está por decidir, pero en la medida en la que viene más gente, como en los Carnavales o la grabación de una película”, reconoce Javier.

En la calle Juan Pablo II nos encontramos con uno de esos restaurantes con solera de la capital tinerfeña. Fundado en 1992, La Frasca ha marcado su propio territorio y es punto de visita obligado en días de partido. “Por experiencia de otros años que estuvo en Primera, sería interesante que pudiera ascender”. Habla Tomás Arroyo, fundador y propietario.

Image

El propietario de La Frasca, Tomás Arroyo, atiende a AtlánticoHoy| ATLÁNTICOHOY

“Los días de partido se nota mucho. Si al estadio fuesen siempre 20.000 personas, pues evidentemente si cae un 2% en el restaurante, o dos o tres mesas más de las habituales, es suficiente”, resalta Tomás.

Pero a La Frasca no sólo van los aficionados del Club Deportivo Tenerife, A menudo tiene una clientela algo más especial y eso nos lo confiesa Tomás. “Últimamente está viniendo mucho Gaku Shibasaki, como dos o tres veces a la semana”, reconoce. “Ha mejorado bastante el tema del idioma. La primera vez que vino lo hizo en compañía de un par de amigos, supongo que japoneses y algún traductor, pero ahora viene bien y nos entendemos perfectamente a la hora de pedir los platos de la carta”. Nadie se acuerda ya de sus problemas de adaptación a la Isla.

Image

La Frasca es un clásico de Santa Cruz de Tenerife | ATLÁNTICOHOY

Pero no solo el nipón es el único representante del club que se acerca a menudo. “Suele venir el presidente una vez por semana”, añade el propietario del restaurante.

Sagrario Pablos es la propietaria del local que lleva su nombre: Restaurante Sagrario. Su localización en la calle Doctor Guigou, junto al comúnmente conocido Hotel Contemporáneo, le permite recibir visitas añadidas a las habituales. “El sábado estuvieron aquí comiendo los chicos del Nástic de Tarragona y decían 'déjenos que ganemos que el Tenerife con otro punto les es suficiente y nosotros si no ganamos, descendemos'”, recuerda Sagrario a modo de premonición del partido disputado el pasado domingo (0-1).

“Indudablemente, que el Tenerife esté en Primera o en Segunda se nota mucho. Ha habido muchísima y mejor gente”, indica la fundadora del restaurante. Además, cuando el ‘Tete’ juega en casa “la clientela es distinta a los de un día habitual”.

Image

Sagrario Pablos nos abrió las puertas de su restaurante | ATLÁNTICOHOY

El Restaurante Sagrario es uno de esos locales también recurrentes para los jugadores del Tenerife. “El jueves estuvieron cuatro comiendo y vienen bastante. En general todos”, apunta Sagrario, que también guarda “muy buenos recuerdos” de la última plantilla que logró el ascenso a Primera División.

“La verdad es que fue una época muy bonita del Tenerife cuando estaba José Luis Oltra. Yo recuerdo a los chicos con mucha gratitud y es que eran estupendos. Fue fantástico porque era cuando estaba Nino, que me encantaba, pero todos eran una maravillosa familia: Cristo, Óscar Pérez, Luna, entre otros”.

Por último, nos acercamos hasta casi la Plaza de España de Santa Cruz de Tenerife, concretamente al Paseo Milicias de Garachico. Allí hablamos con Alexis Curbelo, camarero del único restaurante de la ciudad con una estrella Michelin, el Kazan.

Local de comida japonesa, no hace falta ser detective para adivinar quién es -de nuevo- su visitante estrella. “Gaku es el más que viene, como dos o tres veces por semana. Se siente como en casa”, señala Curbelo. “Le encanta la sopa de miso, el yakitori de pollo, la ensalada de langostinos…”, termina Alexis antes de continuar con los muchos gustos del jugador del Tenerife en el establecimiento. Pero no solo el japonés va al restaurante de comida nipona. “Otros futbolistas vienen también a menudo, sobre todo los días de fines de semana que no tienen partido”.

Image

Alexis Curbelo en la puerta de Kazan, restaurante con estrella Michelin | ATLÁNTICOHOY

Al encontrarse lejos del estadio y fuera de ruta hacia el mismo, el Kazan no diferencia entre jornadas habituales y días de partido y, si bien el restaurante no se vería influido directamente por el ascenso del club, Alexis sí que hace un análisis más global del significado del cercano éxito deportivo.

“Sobre todo a nivel nacional. Una vez que sube, el equipo jugaría fuera en campos más importantes. En Madrid, en Barcelona... Y quieras o no, Tenerife es un referente en Primera División para darse a conocer fuera y que nos conozcan a nosotros. Sería una buena imagen para Tenerife", puntualiza.

Un ascenso del Tenerife es algo más que una ilusión deportiva. Es algo más que un sueño para el aficionado. Un ascenso del Tenerife abarca todos los sectores de la isla con mismo nombre. Una bandera que representaría la ciudad por todas las televisiones del mundo.