Vinito en Agaete y conexión de ideas acerca del autoabastecimiento

Participaba en el panel de catadores para el Concurso Agrocanarias de Quesos 2020 cuando, cayendo la tarde, nos trasladaron al grupo a la Finca Las Lajas, en Agaete. Efectivamente el enclave, de la Familia Lugo, fue la localización de uno de los programas de Masterchef de esta temporada.

Víctor Lugo fue el anfitrión y recorrió con nosotros los cafetales, la bodega y distintos rincones que, desde luego y dentro del entorno de naturaleza monumental del Valle, se convierten necesariamente en planos de documental por tan enorme impacto visual de sabor ancestral.
En el corazón de la Finca se dispuso una mesa agasajadora y, como mandan los cánones, en la que se respetaba la distancia de seguridad entre comensales. Charla animada, temperatura fantástica y he aquí que, con la coordinación del jefe de cocina Davidoff Lugo, fue pasando la secuencia en la que pudimos disfrutar de productos de cercanía: hortalizas, frutas, el pescado de aquellas costas,... y el café, célebre y cuyo cultivo se remonta en la zona hasta 200 años atrás.
https://atlanticohoy.com/wp-content/uploads/migrate/posts/standard/2020/7/28/17/P69U77S2FIU7Y8YMCQS0ZHG07OM9B1L2/C2NMUFW9COPCO203.jpg
Verán. Rebuscando en documentos por otros motivos me encontré un artículo personal titulado "Rodrigo Pacheco, trazos de la cosmovisión culinaria". Fechado en 2017, abordaba una ponencia que el cocinero ecuatoriano desarrolló en la edición correspondiente de Madrid Fusión. Recuerdo que aquella exposición me fascinó por cuanto el contenido explicaba el uso de materia prima insólita de tres ecosistemas: bosque (seco y humedo), manglar y costa. Cactáceas, sábila, zapotillo, caimito, guineo morado, muyuya, concha negra del manglar, amaranto negro, tagua,,.
“Nosotros rara vez acopiamos productos en el mercado, pues somos cosechadores y recolectores” de esos entornos, me afirmó Pacheco que en aquella intervención mostró productos tremendamente curisosos en nuestras latitudes como el de la imagen de portada, la tagua. 
https://atlanticohoy.com/wp-content/uploads/migrate/posts/standard/2020/7/28/17/P69U77S2FIU7Y8YMCQS0ZHG07OM9B1L2/628JESBS25GIX2XM.jpg

Rodrigo Pacheco en el escenario polivalente de Madrid Fusión (2017) | FB

De verdad que, en cierto modo, lo vivido en la Finca Las Lajas. ¿No parece este modelo prácticamente preparado para un sistema de aprovechamiento de sus propios recursos y de la comarca casi al cien por cien? Indiscutiblemente. Está listo para asegurar la sostenibilidad, la frescura y autosuficiencia de materia prima que propone el lugar, tan visitado, para el agasajo gastronómico.
"Ahora se denomina concepto lo que antaño era una forma de vida -exclamaba el cocinero-. Ese cambio debe entrar en la mente de las personas y quisiera aseverar que es imparable y que la humanidad irá reaccionando positivamente y valorando, cada vez más, las prácticas ancestrales-sostenibles". Premonitorio y aclarador. 
https://atlanticohoy.com/wp-content/uploads/migrate/posts/standard/2020/7/28/17/P69U77S2FIU7Y8YMCQS0ZHG07OM9B1L2/WZLMW1DYEPSJ03SF.jpg

Papas con mojo | Francisco Belín

Les transmito, pues, la sensación y el apunte. Creo que en enclaves de Canarias esto no sería una utopía.