Redundando, que no es de burros

Hacía no sé cuánto tiempo que no se veía un 4-0 en un partido de liga del CD Tenerife. El resultado del pasado domingo contra el Alcorcón reafirma la teoría optimista, la cual sostengo, sobre el inicio de temporada del equipo más representativo de la Isla. Redundo en lo dicho.

Hay que reconocer que el Tenerife se ha mostrado desconcertante en algunos encuentros, sobre todo en la Península, donde hizo pésimos encuentros ante Valladolid y Córdoba, por ejemplo. Sin embargo, cuando le da por jugar bien se muestra contundente hasta en el tanteador. Eso es un buen síntoma.

Hay que reconocer que el Tenerife se ha mostrado desconcertante en algunos encuentros, sobre todo en la Península

Yo, que soy un viejo o jubilado muy joven -como me dijo una compañera el otro día en el almuerzo de Atlánticohoy-, me pongo a pensar y me voy tan atrás que recuerdo un Tenerife, 4; Barcelona, 0 de los años 90, cuando el Tenerife era grande de envoltorio y pequeño de fiabilidad económica, tal como se demostró posteriormente. En aquel partido, al que desgraciadamente no pude acudir porque estaba en cama con gripe, el serbio Slavisa Jokanovic, que jugaba muy sobrado y era tan serio que daba miedo, marcó tres goles. Y de verdad digo, sin mirar la hemeroteca, que el otro gol lo metió el argentino Diego Latorre, que era menos serio y daba menos miedo que Jokanovic. Igual me equivoco y no marcó él, pero al menos lo recuerdo porque jugaba bien al fútbol cuando quería, que no era siempre.

De regreso al futuro. O sea, hace un rato, el Tenerife 2017 me sigue gustando. Ese grupito de buenos jugadores bajo la tutela de Martí, a quien también conocí personalmente en su etapa como jugador blanquiazul, me hacen pensar en un equipo capaz de estar arriba buena parte del año y, quién sabe, de optar al ascenso de categoría. Y hablando de Martí, me gusta el look que luce en los partidos. No va de chándal (algo que no he entendido nunca) ni con traje y corbata, que no es la indumentaria adecuada teniendo en cuenta que un entrenador de fútbol se puede resbalar y darse un taponazo. Un taponazo en traje siempre humilla más que un taponazo con un look casual. Eso sí, duelen similar, supongo.

Y hablando de ropa, para redundar en lo que quiero expresar, el Tenerife parece bien "vestido" en la parte inicial del campeonato, que es más importante de lo que parece por igualada que sea esta categoría hasta el final. Ni siquiera se echa en falta a jugadores teóricamente importantes como Suso, al que expulsaron por una niñería reconocida por él y que no se debe repetir, salvo que quiera comparar sus niñerías (que no la cuenta corriente) con las de Cristiano Ronaldo.