¿Una receta más? La neurocientífica Raquel Marín sugiere una óptima para el cerebro

Raquel Marín es neurocientífica y desde 2015 acreditada a catedrática de Fisiología en la Universidad de La Laguna, donde coordina el grupo de investigación de “Señalización celular en enfermedades neurodegenerativas”, de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud, en la que también da clases.

Es autora de un podcast en sinradio.es tras aceptar la invitación que, con excelente visión, le ofreció el periodista Enrique Hernández. Realmente es una gran divulgadora con años de investigación en Quebec (Canadá) o Nueva York.
https://atlanticohoy.com/wp-content/uploads/migrate/posts/standard/2020/3/10/16/GX7UJD7DYOO1962OUNFYBYQKC3QW2ERO/8WL0YTEE2ZHUN083.jpg
La alcachofa es un súper alimento para el cerebro. Contiene ácido abscísico (para reponer el tejido neural y evitar la inflamación), calcio, zinc, potasio y fenilalanina para la comunicación neuronal y prebióticos y fibra para el intestino.
Para que las alcachofas queden crujientes, primero se cuecen en agua y se terminan en el horno.
Alcachofas crujientes horneadas con crema de pimientos del piquillo, anchoas y fresas.
Ingredientes (para 2 personas).
– 6 alcachofas (quitar las hojas sobrantes y cortar los corazones en 2 mitades).
– 70 gramos de anchoas del Cantábrico conservadas en aceite.
– 2 cucharadas soperas de aceite de oliva tipo Arbequina.
– 8 fresas de tamaño medio.
– 6 pimientos del piquillo conservados en su jugo.
– 1 cucharada sopera de perejil fresco troceado.
– 1 cucharada sopera de cebolla troceada finamente y macerada en zumo de limón unos minutos (para eliminar el toque azufrado).
– ½ cucharada de café de granos de matalahúga.
Preparación.
– Precalentar el horno a 160ºC.
– Limpiar las alcachofas dejando los corazones y un poco de tallo en 2 mitades iguales.
– Preservar en agua con limón para que no ennegrezcan.
– En una cacerola grande, poner los corazones de alcachofa a cocer en agua hirviendo con limón durante 15 minutos.
– Escurrir el agua, secar las alcachofas con papel secante y colocar sobre una bandeja de horno con la parte cortada hacia arriba.
– Con un pincel de cocina, colocar una fina capa de aceite Arbequina.
– Hornear durante 30-40 minutos, hasta que la capa superior quede crujiente.
Mientras tanto, preparar la crema de piquillos, anchoas y fresas.
– Eliminar el aceite de conserva de las anchoas y el jugo de conservación de los pimientos de piquillo.
– Macerar la cebolla finamente troceada en zumo de limón durante unos minutos.
– En un robot culinario, colocar los ingredientes: anchoas, fresas, pimientos del piquillo, perejil, granos de matalahúga, la cebolla (sin el limón) y una cucharada de aceite de oliva Arbequina.
– Mezclar hasta que quede una crema y reservar a fuego bajo para que esté tibia.
Para emplatar, colocar los corazones de alcachofa y servir con la crema de anchoas, piquillos y fresas.