Rarezas gastronómicas de España: Curiosidades gastronómicas

Tuvigú

Quien más o quien menos se ha encontrado o se encontrará en alguna ocasión con un producto o plato que le impactará o “echará para atrás”, por sus elementos no tan convencionales, a menudo fuertemente vinculados a las raíces históricas y culturales de un lugar.

Teniendo en cuenta particularidades que puedan sorprender tanto a nacionales como a los extranjeros que visitan España y revisando información de nuestros archivos, en Hule y Mantel hemos confeccionado este listado, para refrescar dichas rarezas que desvelamos a continuación:

1. Lamprea a la bordelesa: Muy valorada en Galicia, esta especie “monstruosa” que se prepara principalmente hervida en su propia sangre y acompañada con arroz blanco.

2. Sesos rebozados: En realidad, como afirmaba Cristino Álvarez, este tipo de plato cayó “en capa caída” y no son precisamente mayoría a los que encanta esta especialidad tan poco frecuente como causante de rechazo, tal y como ocurre con unos riñones, la lengua de vaca y otras vísceras.

3. Manitas y orejas de cerdo: Emparentados de cierta forma con los anteriores, el animal del que se aprovechan hasta lo andares ofrece alternativas que no todos admiten como es ese preparado de la oreja, cartílago puro, o las manitas, cocina tradicional ante la que veremos huir a más de uno.

4. Filloas de sangre: Se trata de una fórmula repostera, aunque puede ser salada, de tierras gallegas y asturianas basada en ingredientes básicos como son la harina, agua, caldo o leche, y opcionalmente sangre, huevos, azúcar o miel.

5. Crestas de gallo: Muy de la cocina manchega, aporta una textura gelatinosa que no a todos convence, pero el sabor es intenso y reafirma a los adeptos con salsas potentes en la que suele haber almendra.

6. Percebes: Aunque el icono entre los mariscos lo veamos con toda la naturalidad en España, los foráneos se suelen quedar pasmados ante esa “pezuña” tan gustosa y recuerdo al mar bravo. Cuando les cuentan cómo se “recoge” ya es que ni se lo pueden creer.

7. Los calçots: Aquellos que lo ven por primera vez quedan sorprendidos ante las unidades de estas cebollas dulces en las brasas y la manera de comerlas junto a la salsa romesco, que en Cataluña es sólida tradición gastronómica y equivale a encuentro y buenos momentos.

8. Ortiguilla de mar: Anemonia sulcata es su nombre científico y se le vincula de algún modo al marisco sin serlo, como es obvio. También se puede llegar a confundir con un alga marina y tiene distintas formas de preparación según la zona de España. Generalmente son muy apreciadas en frituras pero también en composiciones marineras o arroces.

9. Madejas o zarajos: Muy peculiar casquería de cordero elaborada con los intestinos que se enrollan alrededor de un entresijo y un tallo de ajo verde, se cuecen y fríen en aceite fuerte y se sirven sin ornamentación. De La Rioja, Navarra, norte de Castilla y León y en especial de Aragón.

10. Espardeña o “pepino de mar”: Para finalizar, esta rareza se suele consumir en Cataluña, Baleares y Valencia. En su origen fue usada por los marineros y como opción de aprovechamiento en platos con arroz o guisos variados. Actualmente tiene protagonismo propio en la alta cocina.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Banner-Campaña-1300x200