Las obras que afectan a más de 60 comercios del centro acabarán en octubre

Los problemas encontrados en el subsuelo durante las obras de remodelación en la zona centro de la ciudad han ocasionado numerosos inconvenientes y pérdidas económicas a los empresarios de la zona centro del Puerto de la Cruz desde el pasado mes de septiembre. Los responsables calculan que los trabajos podrían estar finalizados para el próximo 15 de octubre, siempre y cuando “no surjan nuevas complicaciones”.

El alcalde de Puerto de la Cruz, Marco González, y el concejal de Ciudad Sostenible y Planificación, David Hernández, junto a técnicos de la corporación, del Cabildo de Tenerife y de la empresa que ejecuta los trabajos de mejora en la Calle San Juan se han reunido con los representantes de los empresarios afectados por las obras que se realizan en el centro de la ciudad turística.

En esta reunión también ha estado presente el responsable del gabinete jurídico José Luis Langa, quien agradeció “la sensibilidad del
nuevo grupo de gobierno ante esta situación,
aunque asegura que “continuará en su empeño por que los afectados sean compensados económicamente por esta situación”. Por ello ha insistido en que presentarán tantas reclamaciones como personas afectadas de responsabilidad patrimonial ante los organismos competentes. De esta forma, exigirán la compensación de los beneficios que estos comerciantes han dejado de obtener durante casi un año.

Por su parte, el máximo mandatario de la ciudad turística manifista que es “totalmente comprensible” la preocupación de los afectados. “Pedimos disculpas en nombre de la corporación por los problemas ocasionados por este tipo de obra“, señaló. No obstante, desde el Ayuntamiento se quiere subrayar que esos mismos comerciantes serán los primeros beneficiados de un esfuerzo inversor que impulsará “la calle que siempre hemos conocido en el Puerto como ‘la calle de las tiendas’ en cuanto se abra al público”.

También el responsable del área de Ciudad Sostenible y Planificación, David Hernández, expresó “la máxima predisposición del nuevo grupo de gobierno a atender las demandas de los afectados”. Asimismo, reconoció “que existen inconvenientes debido a problemas que se han ido localizando en el subsuelo y que eran, a priori, imposibles de prever”. Tanto los técnicos del Ayuntamiento como del Cabildo señalaron que este tipo de dificultades son inevitables, “debido a que es una obra muy compleja”. Así, detallaron que se han encontrado con varios inconvenientes, entre ellos, las canalizaciones eléctricas y algunos depósitos de gasoil de edificios colindantes, de los que “no se tenía constancia”.