Principales propiedades y beneficios de los arándanos

Los arándanos son una baya azul oscuro con sabor dulce y un característico toque ácido originaria de Norteamérica, así como de los países nórdicos europeos. En la península Ibérica, concretamente, se puede encontrar en los paseos veraniegos por la montaña, pues nace de forma silvestre en los márgenes de los caminos.

De entre las principales variedades de esta baya, destacan los arándanos negros o americanos, los arándanos rojos o agrios, los arándanos rojos pequeños y los arándanos rojos americanos. En líneas generales, las estaciones propias para el consumo de los mismos en su punto más óptimo de maduración son el verano y el otoño. No obstante, se pueden consumir durante casi todo el año, gracias a los cultivos de invernadero.
Se trata de una fruta que destaca por poseer múltiples propiedades nutricionales, entre las que se pueden destacar las siguientes: propiedades cicatrizantes, propiedades antiinflamatorias, propiedades alcalinizantes, mejoran el funcionamiento del aparato circulatorio y son diuréticos.
https://atlanticohoy.com/wp-content/uploads/migrate/posts/standard/2020/3/4/13/9TO3SH7JQHU5SBXG5WKD0NBRSRIQ13EB/4SEG2GMTPE3Y01SJ.PNG
Desayuno con arándanos | PIXABAY
A lo largo del presente artículo y haciendo referencia al estudio realizado por la revista de salud integral Cuerpomente, se explicarán las principales propiedades y beneficios de los arándanos de manera más detallada.
Muy ricos en antioxidantes
Gracias a diversos estudios científicos realizados a lo largo de los últimos años sobre esta baya, se ha llegado a la conclusión de que es una de las frutas con mayor poder antioxidante del mundo. Concretamente, de acuerdo a un estudio realizado por la Universidad Clemson y por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, los arándanos constituyen el alimento de mayor poder antioxidante de entre los cuarenta vegetales analizados con el método ORAC (en español, “capacidad de absorción de radicales libres”).
Gracias a dichas propiedades antioxidantes, los arándanos neutralizan los radicales libres, ayudan a fortalecer el colágeno, combaten las inflamaciones del organismo y contribuyen en la creación de un PH de la sangre más alcalino.

Rico en vitamina C

Los arándanos se caracterizan por proporcionar una gran cantidad de vitaminas entre las que destacan, principalmente, la vitamina C y las vitaminas del grupo B. Asimismo, proporciona un alto contenido en minerales, entre los que sobresale el manganeso, pues 100 gramos de arándanos proporcionan el 20% de la cantidad diaria de este mineral que el organismo necesita.
Por consiguiente, gracias a su alto contenido en vitaminas y minerales, principalmente gracias a su alto contenido en vitamina C, los arándanos constituyen una fruta esencial a la hora de prevenir gripes y resfriados, pues contribuyen en la mejora del sistema inmunológico.
Favorecen el buen funcionamiento del cerebro

Gracias a su alto contenido en nutrientes, los arándanos favorecen el buen funcionamiento del cerebro y ralentizan el declive cognitivo asociado a enfermedades neurodegenerativas como es el caso del Alzheimer.

Previenen las infecciones de orina

Uno de los usos más tradicionales de los arándanos es para tratar las comunes infecciones urinarias. Ya incluso los indígenas americanos los usaban con esta finalidad.
Por un lado, la abundancia de ácidos orgánicos aumentan la acidez de la orina e impide la proliferación de bacterias, mientras que, por otro lado, los flavonoides desinflaman las paredes venosas e impiden que los microorganismos se adhieran y se multipliquen.
Asimismo, es conveniente resaltar que los arándanos también actúan contra las infecciones digestivas, pues varios estudios han afirmado que impiden que numerosas bacterias se fijen a las paredes del estómago y causen úlcera e incluso cáncer.

Favorecen la circulación

Los arándanos se caracterizan por ser una fruta con un alto contenido en fibra y agua y un porcentaje de grasa prácticamente inexistente, por lo que son realmente eficaces a la hora de controlar la hipertensión, reducir los triglicéridos en sangre, aumentar el colesterol “bueno” y prevenir la oxidación del “malo”. Estos efectos, por lo tanto, ayudan a prevenir todo tipo de enfermedades circulatorias y del corazón. 
Gracias a las propiedades de los arándanos expuestas en el presente artículo, se puede llegar a la conclusión de que su consumo frecuente resulta realmente beneficioso para el organismo en su conjunto.
Finalmente, cabe destacar que se pueden consumir en numerosas preparaciones, ya sea en batidos, en zumos, en ensaladas, con yogur, al horno en preparaciones dulces, en mermeladas etc., siendo preferible su consumo de manera natural para conservar al máximo sus propiedades nutricionales.