Preocupación ante el fuerte viento tras entrar el fuego en el Parque Nacional del Teide

Tubigú

El viento es la principal preocupación del amplio dispositivo que lucha por controlar el incendio declarado este jueves en los altos de Arico, en Tenerife, que ha avanzado hacia la cumbre y se ha adentrado en el Parque Nacional del Teide.

En todo caso, lo ha hecho en una zona de retama sin masa boscosa, por lo que se prevé que en esa parte no haya grandes problemas para controlarlo, según ha destacado el presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín.

Asimismo, el director-conservador del Parque Nacional del Teide, Manuel Durbán, ha dictado una resolución por la que se cierran los diferentes senderos que discurren por dicho Parque Nacional.

El incendio no está cerca de zonas habitadas, así que no ha habido que proceder al desalojo de viviendas, solamente pedir a personas que estaban en zonas de uso tradicional agrícola que por precaución salieran de esa área.

El presidente canario, Ángel Víctor Torres, ha advertido de que lo más preocupante es el viento, con previsiones en Canarias de rachas de hasta 70 kilómetros por hora.

Preocupación por los fuertes vientos

De hecho, la Dirección General de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del Interior, de acuerdo con las predicciones de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), ha alertado de fuertes vientos, superiores a los 70 kilómetros por hora y hasta los 80 en algunos puntos, además de fuerte oleaje en las islas Canarias.

En cambio, está previsto que en las próximas horas haya un descenso de las temperaturas y un ascenso de la humedad, de manera que si todo sale bien podría ser "un incendio de dos días", según calcula Torres, aunque, ha admitido, "nunca se sabe".

El incendio, que es de suelo y no es tan virulento como los de copas, pero que sí está generando en todo caso mucho humo, tiene un perímetro de unos 16 kilómetros y una superficie de 1.600 hectáreas; su cabeza se dirige hacia el barranco del Río y tiene dos flancos bien definidos.

El director técnico de Seguridad y Emergencia del Gobierno de Canarias, Jorge Parra, ha concretado que el flanco derecho avanza hacia la cumbre y "se ha abandonado" por la virulencia del viento y la gran humareda.

Los trabajos de extinción se centran por tanto en el flanco izquierdo, para evitar que el fuego avance hacia zonas de medianías y núcleos de población. Preocupa también que se pueda extender hacia el municipio de Granadilla.

La pista de Contador, que es la carretera que conduce a la cumbre, es la "línea de defensa" en ese flanco izquierdo y donde los equipos de extinción confían en poder controlar las llamas.

La idea es que a partir de esta noche, cuando se espera que bajen las temperaturas y suba la humedad, se pueda retomar el trabajo en el flanco derecho en condiciones de mayor seguridad para los equipos de extinción.

Efectivos

En el operativo participan unos 250 efectivos terrestres de la lucha contra incendios del Cabildo de Tenerife, del Consorcio de Bomberos y los equipos EIRIF del Gobierno de Canarias con base en La Palma, El Hierro y La Gomera, UME, Brigadas Forestales BRIF con base en la Palma y efectivos del Cabildo de Gran Canaria han intervenido desde ayer.

Asimismo, entre los efectivos desplazados se encuentran recursos de seguridad de la Policía Local, Guardia Civil y Cuerpo General de la Policía Canaria en labores de control de accesos y Cruz Roja, como apoyo logístico.

Además, son siete los medios aéreos movilizados cuatro helicópteros del Grupo de Emergencias y Salvamento del Gobierno de Canarias (GES), uno del Cabildo de Tenerife, un hidroavión del Ejército del Aire y un helicóptero de la Guardia Civil en tareas de coordinación aérea, que vienen actuando desde ayer a pesar de la gran cantidad de humo que dificulta las labores de estos medios en la cabeza del incendio.

A lo largo de hoy viernes se incorporarán a las tareas de extinción desde el aire dos nuevos hidroaviones solicitados al Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico.

Por motivos de seguridad, el Cabildo de Tenerife ha cerrado el acceso a la zona forestal de Fasnia, Arico, Granadilla y Vilaflor con la idea de facilitar las labores de los equipos de extinción.

Además, el director-conservador del Parque Nacional del Teide, Manuel Durbán, ha dictado una resolución por la que se cierran los diferentes senderos que discurren por el mismo hasta que finalicen las labores de control y extinción del incendio.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Tags:
, ,