“Preferí ser técnico de sonido que músico mercenario”

Manuel Lorente es uno de los grandes conocedores de la escena musical canaria. Además de músico, es técnico de sonido. Ha trabajado con casi la totalidad de grupos de Tenerife y además participa en las producciones de grandes festivales como el Canarias Jazz Heineken o el reciente y exitoso Canarias Baila. En la actualidad, también, es el bajista del proyecto Monkey Faces...

- ¿Cómo fue su aproximación al mundo de la música desde un punto de vista activo? ¿Fue primero músico antes que técnico de sonido?

- Fui músico desde el principio, y lo sigo siendo, lo de técnico de sonido fue una más de las cosas que tiene que aprender uno para poder sobrevivir en este mundo sin tener que dar muchas concesiones; preferí ser técnico que músico mercenario; que también lo fui. Así ademas de no tener que ensayar ni aprenderme las canciones, no tenía tampoco que estar dando la cara con artistas que ni me van ni me vienen sino todo lo contrario, consiguiendo así mantener mi imagen limpia a lo largo de los años; aunque todavía circulan algunos videos míos tocando con los Chichos, Chiquetete o Marta Sánchez, por ejemplo. Gracias a Dios no había móviles entonces.

-¿Por qué eligió el bajo? ¿Qué tiene de especial este instrumento?
- Mi padre se empeñó en que aprendiera a tocar la guitarra flamenca, pues tenía un colega que tocaba en el Tablao Martiánez del Puerto de la Cruz; empecé a tomar clases con él un poco a regañadientes. Luego, con el tiempo descubrí el bajo eléctrico gracias a Agustín Carló y Jaco Pastorius, por ese orden, y apliqué la técnica de la guitarra flamenca, con los dedos, al bajo, y me fue genial. Luego un día mi padre me rompió la guitarra en la espalda, pero esa es otra historia.

"La escena musical en Canarias está totalmente vendida a la chabacanería, al amiguismo y el pan y circo para la peña..."

- ¿Qué recuerda de la época de la Cebolla Jazz Band? Lo que hoy en día sería una súper banda…
- Pues que era genial pues no teníamos competencia alguna en ese estilo; a pesar de ser todos muy jóvenes, 15 o 16 años, todos estudiábamos música; Polo Ortí, Kike Perdomo, Morgan Hernández, Ruskin Herman y Jaume David Rubio. Se hacían conciertos en los que tocábamos Cebolla Jazz Band, Escorbuto Crónico (Guerrilla Urbana) y el Eructo del Bisonte (palmera) y llenábamos el Parque San Francisco tranquilamente; o el Teatro Leal en el que se hacían incluso dos pases. La gente iba a Buenavista o donde fuera cada vez que había un concierto y tocaban grupos de todos los estilos sin problema alguno.

- ¿Cómo valora usted el estado de le escena musical en Canarias?
- Está totalmente vendida a la chabacanería, al amiguismo y el pan y circo para la peña... que vienen las elecciones.

- ¿Qué le falta? ¿Qué le sobra?

- Le sobran las subvenciones a la 'folklorada' y el 'aborregamiento' de las masas. los músicos canarios siempre triunfan fuera antes que aquí y sin ayuda de nadie; ya está bien de 'gastrofiestas';  estaría bien un poquito de ayuda al rock que parece que los que están en el poder nunca fueron jóvenes o cuando lo fueron solo iban a verbenas; también deben dejen de traer grupos prehistóricos que consumen el presupuesto de un año en cultura en un solo día cuando los billetes para ir a verlos a donde sea salen baratísimobaratísimos; ya me dirás qué hace Maná en La Palma, ¿es que no salen aviones de La Palma para Madrid o qué?
- ¿Por qué cree usted que hay tan pocos grupos que triunfen fuera de las Islas?
- Eso no es cierto; hay muchos que triunfan fuera de las Islas pero desde luego no desde aquí. Tuvieron que irse fuera; y músicos canarios hay miles reconocidos fuera de aquí: Pedro Guerra, Rosana, Fuel Fandango, This Drama, Bejo, Kike Perdomo o Polo Ortí, por ejemplo, que aquí apenas le dejaban dar clases en el Conservatorio y en Valencia es director de Bekerley School of Music.

- ¿Qué es lo mejor de estar sobre un escenario?
- Eso depende del escenario; si está en condiciones y te permiten expresar todo tu potencial, es maravilloso, sentir como el publico vibra con lo que tú haces...

- ¿Cómo influye en un estudio de grabación como Arena Digital la revolución tecnológica que permite a muchos grupos y artistas producir con sus propios medios su música?

- No influye para nada; quiero decir que cuando vas a un estudio de verdad te das cuenta de que todo lo que tienes en tu casa es de juguete. Con todos mis respetos, los estudios caseros están para componer y crear e incluso poder trabajar sobre bases para luego ir a un estudio de verdad y grabarlo todo rápidamente y con las ideas mas claras. Cada vez tenemos más clientes así; también hay cierto tipo de música, el rock, en el que el uso de un estudio profesional se hace imprescindible si quieres tener un mínimo de nivel; Guerrilla Urbana acaba de terminar su último disco con nosotros y te aseguro que dará que hablar y bien, sobre todo por su sonido.

- ¿Cómo sobrevivieron además a la reciente época de crisis?
- ¿Crisis? No sé de qué crisis me hablas; los músicos siempre hemos estado así, puede que incluso ahora estemos peor todavía.

- ¿Los grupos llegan con la mentalidad necesaria para hacer un buen trabajo en un estudio de grabación?

- Los profesionales sí; yo sólo trato con músicos con las ideas claras, no aceptamos trabajos en el estudio de artistas que no se saben las letras de sus propias canciones por ejemplo; normalmente nos reunimos primero y son ellos los más interesados en que las cosas salgan bien a la primera; en el estudio cobramos por horas, como en los parkings, así que tú veras lo que haces.

- Háblenos del proyecto Monkey Faces, su nuevo proyecto musical...
- Bueno, es en lo que estoy metido a tope ahora además del estudio; he dejado de lado de hacer sonidos en directo salvo a las grandes producciones como el Arona Summer Festival, Heinekken Jazz Festival, Gala de elección de la Reina de La Verdellada etc,etc...

Me gustaría añadir una cosa en esta entrevista, si se me permite, en estos tiempos de recuperación de las tradiciones y del respeto a lo canario en las romerías, lo de que todos vayan vestidos correctamente etc, etc... por el amor de Dios, que los grupos de folclore vuelvan a actuar a pelo, sin micrófonos, como debe ser; es increíble que vayas a sonorizar unas fiestas en un pueblo y te monten una mesa con 48 canales y 48 micrófonos para una parranda de la tercera edad porque te lo piden en un rider; mientras, para un grupo de rock no son capaces de poner un par de tarimas y tiene que tocar en el piso.