Rechazada la moción de censura de Iglesias contra Rajoy por 82 votos a favor, 170 en contra y 97 abstenciones

El pleno del Congreso de los Diputados ha rechazado hoy por 82 votos a favor, 170 en contra y 97 abstenciones la moción de censura que había presentado el grupo parlamentario de Unidos Podemos contra Mariano Rajoy y a la que optaba como candidato a la Presidencia del Gobierno Pablo Iglesias.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha subrayado que el fracaso de la moción de censura contra él presentada por Unidos Podemos muestra el rechazo a "radicales, extremistas y personas con comportamientos bastante poco saludables para el tiempo que vivimos".
En unas breves declaraciones al abandonar el hemiciclo del Congreso tras la votación de la moción, Rajoy ha admitido estar satisfecho por el resultado, con el que la "inmensa mayoría" de la Cámara ha rechazado la iniciativa de Podemos, y sobre todo "animado" para continuar con su labor, que "no es fácil pero que cada vez da mejores resultados".

El resultado de hoy, ha dicho, implica que su Gobierno va a poder seguir trabajando, porque con motivo de este debate han estado en el Congreso dos días pero "la vida, como es lógico y por fortuna, continúa" y en este tiempo se han conocido nuevos datos económicos "buenos".

Ha insistido en este contexto en su tesis, defendida en este debate, de que la estabilidad política es necesaria para que la recuperación continúe, y ha recordado el último pronóstico del Banco de España.

Ha celebrado así que el organismo regulador haya elevado al 3,1 por ciento la previsión de crecimiento para este año, lo que supone que España va a crecer cuatro años seguidos y tres de ellos por encima del 3.

Mariano Rajoy ha recordado asimismo que el objetivo de su Gobierno es alcanzar en 2020 los veinte millones de ocupados, y si eso se consigue aumentarán los recursos para destinar a partidas en sanidad, educación y otras áreas, que es "lo que quiere la gente".

En definitiva, el jefe del Ejecutivo considera que ha habido en este debate un mensaje claro, y es el de que el Gobierno siga dedicado a los intereses de los ciudadanos.

Y ha insistido en que lo que se ha visto hoy es un "rechazo" que ha calificado de "muy importante", porque se ha dado ya en otros países, a los "radicales, extremistas" y personas con "comportamientos bastante poco saludables para la época que estamos viviendo".

Y ha acabado estas declaraciones con la afirmación de que está animado para seguir trabajando en una tarea que, ha insistido, no es fácil, pero que da "cada vez mejores resultados".