Carlos Alonso defiende una sanción "equilibrada" a Oramas

El presidente de CC-PNC en el Cabildo de Tenerife y expresidente de la corporación, Carlos Alonso, se ha mostrado contrario a la expulsión de Ana Oramas por desobedecer al partido en su voto en la sesión de investidura y ha defendido en cambio una "sanción equilibrada".

Alonso recordó que los diputados del PSOE que desobedecieron a su partido en la investidura de Mariano Rajoy en 2016 fueron sancionados con 600 euros de multa y sugirió que esa podría ser una fórmula en este caso.
"Por ahí puede ir el tono", apuntó en referencia a Ana Oramas, quien votó en contra de la investidura de Pedro Sánchez cuando su partido había decidido por unanimidad una abstención.

El hipotético caso de que Ana Oramas fuera expulsada de Coalición Canaria, "obviamente" debería renunciar a su escaño en el Congreso

De todos modos, Alonso consideró que en el hipotético caso de que Ana Oramas fuera expulsada de Coalición Canaria, "obviamente" debería renunciar a su escaño en el Congreso.
El comité permanente de Coalición Canaria tiene previsto tratar este asunto este viernes tras la presentación de un informe del secretario general, José Miguel Barragán, y a partir de ahí, tras escuchar a la diputada se debe resolver el asunto "de manera equilibrada", según el portavoz en el Cabildo tinerfeño.

Consideró que una "sanción equilibrada" será suficiente para salvaguardar la autoridad del partido

Consideró que una "sanción equilibrada" será suficiente para salvaguardar la autoridad del partido, y añadió que buscar una solución que no pase por la expulsión es el sentimiento de la militancia de Tenerife y de otras islas.
"No debe enmendarse un error con otro error", porque Ana Oramas "es un activo muy importante, tiene que seguir siendo nuestro referente en Madrid y en Coalición Canaria", defendió, y recordó que "ella misma ha reconocido que se equivocó" a la hora de comunicar su voto a la dirección del partido.
Alonso afirmó que este caso no es un motivo de crisis en Coalición Canaria, donde prevalece "un sentimiento muy potente de unidad", y señaló que el caso de Ana Oramas debe debatirse internamente pero con transparencia, de manera abierta y "sin ocultar voces".
Para el representante de CC en el Cabildo, el caso de Ana Oramas es diferente al de los consejeros de Ciudadanos en la corporación, a los que tachó de tránsfugas cuando votaron a favor de la moción de censura contra él en contra del criterio de su partido.
A esos dos consejeros, Ciudadanos les abrió un expediente de expulsión y por eso podían ser considerados tránsfugas, lo cual no es el caso de Ana Oramas, aclaró.