Pedro Mengíbar: "El carnaval debería entrar en el ámbito escolar, para avivar la llama cultural de la fiesta entre los pequeños"

AdminsitradoresFincasSC

Pedro Mengíbar, comenzó el carnaval en el año 1978 en la murga Los Lengüines, tras esta primera etapa tuvo un paréntesis murguero en el que se dedicó a las comparsas, militando en Tamanacos durante tres años. En 1984 vuelve a las murgas a Los Triqui-Traques, fundó Trasnochados en 1987, regresando a Triquis en 1995 y a partir de este momento siempre ha estado en colaboración con la murga, hasta su retirada.

Aunque durante tres o cuatro años alternó su colaboración con Triqui-Traques junto con la Ni Fú-Ni Fá codirigiendo con D. Enrique González. A nivel personal se ha dedicado a muchas cosas, pero lo que prácticamente ha copado su vida laboral ha sido la banca, durante 32 años, hasta el pasado año. Anterior a la banca ha sido camarero, animador turístico, vendedor de bisutería, administrativo,... Además de haber sido gerente del OAFAR (Organismo Autónomo de Fiestas y Actividades Recreativas) desde junio del 2009 hasta julio del 2011, es el actual presidente del Aula de cultura del carnaval de Santa Cruz de Tenerife.

¿Considera acertado el suspender el carnaval 2021?
Tristemente tal y como está la pandemia con la evolución que llevamos ahora mismo y con los datos que se prevén a corto plazo me parece lo más lógico, lo más prudente y lo más conveniente. Preparar un carnaval, no es preparar una fiesta cualquiera; no se hace en un mes. Ya que, no solo pensemos en los grupos del carnaval, sino también en la organización propiamente dicha. Los pliegos públicos, en base a los cuales se contrata todo lo que hace falta para el carnaval, desde el escenario, sillas, gradas, vallas, luz, sonido,... se saca a concurso público y eso lleva su trámite administrativo, normalmente estos procedimientos son bastante lentos.
Por otro lado también están los ensayos de los grupos, que ahora mismo son inviables totalmente. Si no ensayan temas nuevos, fantasías nuevas,... tampoco tiene mucho sentido que vivamos un carnaval descafeinado o más bien una copia del carnaval del año pasado. La mejor opción era suspenderlo, como han hecho otros grandes fiestas en España, como son Los Sanfermines, Las Fallas, la Feria de Sevilla,... y esperemos que esto tenga una solución pronta y en 2022 se pueda celebrar un carnaval lo más acorde posible al carnaval que todos conocemos.

Pedro Mengíbar | CEDIDA

¿Cómo debemos mantener los chicharreros viva la llama del carnaval el próximo 2021?
Qué duda cabe que hay un peligro que va a estar, unido a la celebración de cualquier acto que hagas, que es algo que lleva el carnaval 'in situ', que es la espontaneidad de la gente.
Porque tu podrás hacer actos con todas las normas sanitarias y con todos los protocolos que marque la legislación vigente, pero lo que no se va a poder parar es la espontaneidad de la gente. Te pongo un ejemplo: El año pasado el sábado de carnaval se suspendió por las alertas de fuertes vientos y hubo gente que salió a la calle, sin haber música, ni chiringuitos, ni nada de nada.
Cosas se podrían hacer, me consta que la organización está barajando algunas opciones, hay otras entidades como el premio criticón que también ha anunciado una edición virtual casi del premio. Cosas se podrían hacer a pequeña escala, donde la técnica va a tener especial protagonismo. Pero insisto en que el peligro va a estar ahí de que la gente baje en masa a 'divertirse', pero si la situación está como hoy en día espero que no ocurra.

Pedro Mengíbar en la presentación de su libro "Cantina ilegal" | CEDIDA

Desde su punto de vista, este parón del próximo año ¿cómo puede afectar a los grupos del carnaval ( se comenta la desaparición de muchos,…)?
Una de las grandes preocupaciones de los grupos del carnaval es que cueste mantener a la gente en contacto durante todo este parón. Efectivamente se oyen rumores de grupos que se están planteando que la 'bajada de persianas' sea definitiva. De todas formas en el carnaval se genera algo que es muy importante como es la ilusión, yo creo, que muchas de esas murgas que puedan no salir en 2022, les será más difícil volver en 2023. Yo estimo que una desaparición definitiva no tendrá un incremento más allá de la que estamos acostumbrados cada año, donde desaparecen unos pocos grupos y aparecen otros nuevos. La totalidad de los grupos del carnaval son asociaciones culturales y recreativas sin ánimo de lucro y ellas hacen otro tipo de actividades durante el año, no sólo carnaval, quizás a través de estas actividades logren conseguir mantener unido al grupo, para que cuando llegue la hora de enfundarse el disfraz sigan todos unidos.

¿Carnaval como motor de la economía o como riqueza cultural?
Como todo. El carnaval es economía, el carnaval es arraigo cultural, el carnaval es historia, tradición, innovación, es ilusión, fantasía,... el carnaval lo es todo. Yo estoy descubriendo ahora una faceta del carnaval muy interesante que es la cultural y dentro de ella la vertiente histórica, gastronómica y luego está la vertiente que todos conocemos. El carnaval no es una fiesta de borrachera, es una industria que funciona durante todo el año, de la cual comen muchas familias: artesanos, costureras, empresas de textiles, diseñadores, directores, tocadores, coreógrafos,...

Pedro Mengíbar junto a Luis Hormiga "Suspi", en el Teatro Falla de Cádiz | CEDIDA

¿Cuál es el objetivo del aula de cultura durante su presidencia?
Hay un objetivo que tenemos todos claro, que lo podemos subdividir en dos objetivos que pueden ser: sentimental y práctico. El objetivo sentimental del Aula de cultura es mantener una asociación que ideó y fundó Luis Hormiga "Suspi". A todos los gustaría que el legado que "Suspi" nos dejó antes de fallecer, permanezca vivo y activo. El objetivo práctico es potenciar todas aquellas acciones de ámbito cultural que podamos, para dar a conocer esa vertiente que nosotros entendemos que es la más desconocida del carnaval, que es la cultural.

Ahora mismo estamos inmersos en la edición del libro con la biografía de Manolo Monzón, porque entendemos que es una figura que debe quedar escrita para la historia. Como también se hará en su día, si los fondos lo permiten la de Pedro Gómez Cuenca "Charlot", que es otra de las iniciativas que hemos barajado en varias ocasiones. Después múltiples acciones formativas como talleres, exposiciones,... Nos hemos planteado realizar un taller para lograr recuperar la gastronomía perdida del carnaval. Antiguamente el carnaval tenía sus recetas propias de carnaval como torrijas, tortas,... intentar recuperarlas aunque con la evolución de la fiesta no se implanten de nuevo. Pero si sería interesante conocer que en una época hubo unos productos típicos que sólo se comían durante el carnaval.

Nos gustaría que el carnaval se adentre dentro de los colegios, pero ahí deberíamos ir de la mano de algún organismo público, para hacer charlas o conferencias, sin llegar a la utopía de convertirla en una asignatura, pero que si tenga constancia dentro del currículum escolar. De ahí encenderíamos la llama de amor al carnaval a muchos niños, que verían la fiesta con otros ojos.

¿Murguero o carnavalero?
Fui murguero hasta que llegué a gerente de Fiestas, después he sido carnavalero. Descubrí que lo que a mí me gustaban: las comparsas, no me habían dejado de gustar. Me entretengo bastante escuchando agrupaciones musicales y luego tuve mi 'gran descubrimiento' que fueron las rondallas. El primer concurso de rondallas coincide con mi primer año en la gerencia de fiestas, al que asistí por razones laborales, y descubrí un mundo apasionante, elegante, sentimental,... que me encanta y que desde ese momento no me he perdido ningún año.

hospiten1350oct2020

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...