Patronal hotelera dice es "ridícula" la partida destinada al sector turístico

La Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) ha considerado este viernes que el Gobierno español "no ha entendido" la magnitud de la crisis económica que está generando el COVID-19, y ha criticado por "ridícula" la partida destinada al sector turístico.

En un comunicado, la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos manifiesta su malestar por el paquete de medidas aprobado en el Consejo de Ministros extraordinario y publicado en el Real Decreto Ley 7/2020 para paliar los efectos de la crisis económica que provoca el COVID-19.

El presidente de la CEHAT, Jorge Marichal, reclama con urgencia que se habiliten de forma "inmediata" medidas de carácter financiero, laboral y fiscal que, señala, esta organización consensuó con el Ministerio de Turismo.

“Creemos que el presidente Pedro Sánchez debe tomar cartas en el asunto y que el Ministerio de Hacienda, que dirige María Jesús Montero, dé orden inmediata para la puesta en marcha de esas propuestas si queremos evitar el colapso de la actividad turística en nuestro país”, añade el dirigente empresarial.

Jorge Marichal insiste en que los 400 millones habilitados a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO) para las empresas turísticas “es el chocolate del loro”, pues esa partida “es ridícula para hacer frente a la magnitud de la crisis que ya tenemos encima”.

"El Gobierno del Estado no ha entendido la magnitud de la crisis económica que está generando ya la afección del coronavirus COVID-19” https://t.co/NNQrtQFDJ2

Dice que hay que proteger a las empresas, "porque de esa forma protegeremos el empleo, una vez que superemos, que lo haremos, este episodio excepcional; los empleos volverán, pero es mucho más difícil que lo hagan las empresas abocadas al cierre”.

Según Marichal, las medidas del Gobierno central se han centrado solo en pymes y autónomos y han dejado fuera a las grandes empresas, "que son las que deberán hacer frente a mayores problemas en materia de financiación y empleo".

Asimismo, insta a la ministra de Turismo, Reyes Maroto, a que haga valer en el Consejo de Ministros el peso del departamento al que representa, "pues se trata de una actividad estratégica para la economía del país, que aporta el 15% del PIB y es el segundo sector que más contribuye al empleo, después del comercio, con 2,4 millones de trabajadores afiliados a la Seguridad Social".

También considera necesario abordar, en materia financiera, una situación de contingencia derivada de los gastos de prolongación de estancia en hoteles de clientes que tienen que regresar a sus países, pero que por diversos motivos tienen que aplazarlos.

A su juicio sería importante el diseño de un instrumento que permita cubrir, por quien corresponda, esta situación, y pregunta "¿dónde están las medidas claras para responder a la repatriación de los turistas que se están quedando en España por el cierre de fronteras de algunos países?”.

Asimismo, pide que se concierte con las entidades financieras un periodo de carencia de seis meses en las bajas de capital de las hipotecas que afecten a instalaciones hoteleras.

En materia fiscal, el aplazamiento de deudas tributarias hasta el 30 de mayo se considera igualmente insuficiente, pues la recuperación del sector "no se espera que se inicie hasta superadas esas fechas".

Según Marichal, las medidas del Gobierno central se han centrado solo en pymes y autónomos y han dejado fuera a las grandes empresas, "que son las que deberán hacer frente a mayores problemas en materia de financiación y empleo"

Por tanto, si no hay actividad turística o es muy limitada, la exigencia de pagos tributarios supondrá un duro golpe para las empresas hoteleras por las tensiones de liquidez que se producirán, añade.

En el documento enviado a la ministra de Turismo se plantean medidas en el ámbito laboral como el aplazamiento de los pagos de las cuotas a la Seguridad Social por 3 meses, ampliable según la evolución de la situación, sin recargos, y establecer bonificaciones al mantenimiento del empleo de las cotizaciones de los trabajadores fijos discontinuos.

También se propone agilizar y reducir los trámites administrativos para la suspensión de contratos de trabajo y reducción de jornadas por causas objetivas, así como flexibilización de medidas para el cómputo de vacaciones y festivos, entre otras medidas.

En el ámbito financiero se pide asegurar y reforzar la capacidad de liquidez de las empresas mediante la garantía de concesión de crédito de las entidades financieras, y un concierto con las entidades financieras para establecer un periodo de carencia de 6 meses en el pago de las hipotecas relacionadas con instalaciones hoteleras.

También plantea una línea de financiación a través del ICO sin intereses y medidas en el ámbito fiscal como el aplazamiento por un período de 3 meses, sin recargo, de las cuotas de IVA y del adelanto del Impuesto de Sociedades, y la reducción en un 50% del Impuesto de Sociedades para el sector hotelero de aquellas zonas especialmente afectadas.