Panamá marca un nuevo récord y llega a 25.222 casos y 493 muertos por COVID-19

Las autoridades sanitarias de Panamá reportaron este sábado la cifra récord de 948 nuevos casos de la COVID-19, además de 8 muertes, que llevaron el acumulado hasta los 25.222 contagios confirmados y 493 fallecidos por la enfermedad en 104 días de pandemia.


Actualmente, se registran 640 pacientes hospitalizados, 121 en unidades de cuidados intensivos (UCI) y 519 en salas, mientras que 9.730 están en aislamiento domiciliario, de ellos 722 en hoteles que funcionan como hospitales.
En las últimas 24 horas se realizaron 2.767 pruebas para detectar la enfermedad, el mayor número desde que el 9 de marzo pasado se reportó el primer caso de COVID-19, lo que llevó el acumulado hasta 105.470. El 26,5% han resultado positivas. 
Este sábado y, por segundo día consecutivo, se reportaron más de 900 nuevos casos de COVID-19 en Panamá, un país de poco más de 4 millones de habitantes que vive desde hace unas semanas una escalada de la enfermedad, con focos identificados en las provincias de Panamá, donde está la capital, y la contigua de Panamá Oeste. 
En la última semana, se han reportado un total de 4.536 nuevos contagios y 56 muertes, con picos de fallecimientos el miércoles (13) y lunes (11), las cifras más altas tras los 16 decesos registrados el 6 de junio pasado. 
El asesor del Ministerio de Salud, el pediatra-infectólogo Xavier Saenz-Llorens, escribió este sábado en sus redes sociales que "gran parte" de las pruebas se están realizando en los focos de la enfermedad, de allí que es "más fácil detectar infectados". 
"El coronavirus se introdujo con fuerza en los barrios pobres y hacinados, donde está la gente que más incumple con las medidas de protección debido a hambre, informalidad laboral, menor escolaridad, falta de mascarillas/geles, problemas con el agua, viviendas pequeñas donde viven muchas personas, etc. (...) Es una pandemia que desnuda la lacerante desigualdad del país", añadió. 
Las 8 muertes reportadas este sábado corresponden a personas mayores de 60 años y con padecimientos crónicos, que son las que acumulan la mayoría de las muertes por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 en Panamá, donde la COVID-19 registra una tasa de letalidad del 2 %. 
Un comunicado el Ministerio de Salud indicó que "el 95 % de los pacientes hipertensos, diabéticos y con otras enfermedades crónicas afectados por la COVID-19 fallecen, y el 13 % del total de casos acumulados en Panamá padecen de enfermedades crónicas". 
El sábado la ministra de Salud, Rosario Turner, alertó que la "capacidad instalada de los cuidados intensivos en el sistema" sanitario público de Panamá se encuentra ya en un nivel crítico". 
Panamá llevada adelante una lenta reactivación de actividades económicas aunque el comercio no esencial, la educación y los eventos culturales y deportivos siguen cerrados.

En el país rige un toque de queda nocturno con la excepción de la capital y la provincia contigua de Panamá Oeste, donde está restringida la movilidad por género y a dos horas diarias de acuerdo con el número de identidad personal por la alta incidencia de la enfermedad.