Pablo Afonso: "El Criticón no es un premio de consolación, sino más bien un premio justiciero"

AdminsitradoresFincasSC

Pablo Afonso comienza su relación con el carnaval por los medios de comunicación, ya que desde el año 1973 comenzó como reportero gráfico en el periódico El Día. Por la cercanía del carnaval, se iban visitando los diferentes locales y allí iba conociendo la fiesta desde dentro y las personas que formaban los grupos.

Con el comienzo del concurso de murgas allá por los años 80, los que cubríamos los concursos de murgas para los diferentes medios percibimos que, desde nuestro punto de vista, el veredicto del jurado no era coherente con la interpretación de las murgas. Viendo esa injusticia se crea el premio Criticón. Decidimos elegir un tema que tuviera crítica, humor, ironía, doble intención... y darle un reconocimiento a esa murga. Ese primer año le tocó a Los Mamelucos con una letra de Manolo Peña, y se decidió dar continuidad al premio hasta la fecha de hoy. Solo se dejó de entregar una vez por el año 1993 por encontrarme hospitalizado.

Pablo Afonso, en un aspecto más personal, tiene una empresa dedicada a la organización de eventos, en donde ha organizado infinidad de actos en donde ha estado presente el carnaval: galas y fiestas en diferentes municipios,...
 
¿Has pertenecido a algún grupo de carnaval?
Yo nunca, no tengo el espíritu de sacrificio que necesita la fiesta para estar ensayando todas las semanas hasta altas horas de la madrugada. Quizás sea porque mi trabajo durante muchos años en el periódico ha sido hasta las tantas de la noche y era incompatible con ello. Sé que la gente que hace eso, le encanta y está enamorado de lo que hace; a mí me gusta, lo que no sé si hasta tal punto de meterme en algún grupo. Además, no me decido por ninguno de ellos: las murgas, las comparsas, grupos coreográficos, rondallas,... he trabajado con todos ellos, pero no me veo dentro de ellos. Asimismo, mi vinculación con el premio Criticón no me dejaría estar dentro de alguna de las murgas (no sería lógico). Tengo amigos en todas, pero no me quiero vincular con ninguna de ellas.

Pablo Afonso, entregando un diploma como jurado del premio criticón a José Miguel Castilla | CEDIDA

¿Cómo ves el panorama murguero en la actualidad?
Todos los años critico a las murgas porque cada vez les cuesta más hacer algo interesante o atractivo para el espectador, siempre van a lo comercial, a lo facilón, apoyados con cuatro fases "levantaplazas". Las murgas deberían ser grupos críticos. Vamos a basarnos en lo que era la Fufa, que por las circunstancias de la censura utilizaron mucho las letras con doble sentido y de ahí surgieron unas ideas brillantísimas que nos hacían reír. Hoy las murgas te critican, pero no te hacen reír; y si te hacen reír no es por una crítica. Es un poco difícil entender la idea de la murga "madre" como era la Ni Fú-N Fá, como las de ahora que van al espectáculo, y ganarse al público de forma fácil, con algunas excepciones, en las que trabajan mucho las letras.
A las murgas en las actualidad no las veo mal, pero no es lo que me gustaría ver. Me gustaría ver más crítica, más humor dentro de ellas,.. no sólo una crítica ácida o malsonante.
¿Se puede ganar un Criticón haciendo reír?
Claro, muchas letras han ganado el premio Criticón con golpes de humor. Las bases lo recogen, tiene que haber doble sentido, ironía, humor, critica, ... y están prohibidas totalmente las palabras malsonantes. Si una letra contiene un insulto, esa letra está descalificada, porque un letrista tiene que tener la suficiente inteligencia para decir eso sin tener que utilizar esa palabra.
Una murga no es un grupo guerrillero a matar, es un grupo amateur que critica lo que tiene que criticar con humor y los letristas están para eso. Pero si los letristas lo que hacen es leer el periódico y plasmarlo en una letra para que un grupo de 80 tíos la canten, con insultos,... eso no se puede aceptar.

"Si yo me enterara que un miembro del jurado, conscientemente no vota a una murga merecedora de ganar por manía o por falta de afinidad, esa persona se va del jurado"

El pasado carnaval la murga Zeta Zetas, se quejó al jurado del Criticón, que sus temas no tenían letras ¿Qué le faltaría a Zeta Zetas para hacerse con un premio Criticón?
Como le dije a su director un día que coincidimos en una emisora de radio, "haz una buena letra y ganarás un Criticón". Todo está basado en una buena letra. Esta tiene que contener lo que el jurado valore y que la murga lo interprete y la defienda bien. A pesar de que algunos piensen o digan que algunas murgas están 'vetadas', te puedo garantizar por lo más sagrado que no hay ni una sola murga que esté vetada. Si yo me enterara que un miembro del jurado, conscientemente, no vota a una murga merecedora de ganar por manía o por falta de afinidad, esa persona se va del jurado. Porque tiene que haber objetividad total y absoluta en la valoración del jurado; no puede haber intereses de ninguna murga.

Pablo Afonso | CEDIDA

Si tuviera que elegir un tema de la historia del premio, ¿con cuál se quedaría?
Uff, tendría que revisarlas... ¿Sabes lo que pasa? Que son épocas. No es lo mismo en el año 1985, el sentimiento social que había en ese momento, que hoy en el 2020.
Han cambiado los conceptos, ha cambiado la forma de pensar, la política... Elegir una letra de un premio criticón de hace 30 años, hoy en día, no tendría sentido. Porque las cosas son diferentes. Para cada uno sí habrá un tema específico que le habrá marcado en la historia del premio. Yo te podría decir unos cuantos, pero prefiero no decirlos.
El premio Criticón en algunos años se ha considerado el premio el consolación ¿Los jurados son justos en sus veredictos?
El amigo Ramón Guimerá, en un momento dado, lo llamó el "Premio justiciero", y acertó plenamente. Jamás el premio Criticón se ha dado como un premio de consolación, jamás. La murga puede ganar, pero no se lo lleva con alguna letra de la final, sino de la fase.

"Para el 2021 hay un proyecto, que en caso de que no haya concurso, en el que estoy trabajando"

Sin concurso en el 2021 ¿habrá premio Criticón?
Hay un proyecto, en caso de que no haya concurso, en el que estoy trabajando. Si vemos que no hay concurso, se pondrá ese proyecto en marcha para que el Criticón siga funcionando. Todo dependerá la situación sanitaria, cómo vaya evolucionando. Hay un plan B por si acaso no hay concurso y no podamos entregar el premio Criticón.
¿Cree que debería haber carnaval el próximo año?
Si la cuestión sanitaria mejora y se soluciona, claro que sí. Pero está claro que lo primero es la salud de todo el mundo, y si no hay carnaval, no hay carnaval. Sé que el carnaval es una industria en la que se mueve mucho dinero y de la que depende la economía de mucha gente; pero llevamos casi un año cancelando todas las fiestas
El duende del fuego