Otro libro de fútbol

Tubigú

Quisiera ser Enrique Ballester (Castelló, 1983) pero soy Víctor Yanes (Tenerife, 1974) y no pasa nada. Ocurre que en ocasiones leo a un escritor que escribe eso que yo tenía en mi cabeza o en mi corazón, o en ambos lugares que también pueden llegar a resultarme remotos, y tampoco pasa nada. No pasa nada por no ser o dejar de ser. Puede incluso que Enrique Ballester se canse de ser Enrique Ballester, no lo sé. Todo es posible cuando una persona, en este caso un periodista y escritor, se abre en canal y practica ese malabarismo con los pies llamado yoismo sin ego.

Enrique Ballester huye del sudor pringoso del sentimentalismo, es una especie de mago que escribe para desdramatizar pero con la intención de rescatarse a sí mismo, lo cual, podría ser una forma de permanencia en el drama pero tan matizada y original que resulta divertida. El castellonense escribe sobre fútbol, sobre un fútbol de todos y que está profundamente arraigado en nuestra existencia diaria y doméstica.
Otro libro de fútbol, (Libros Del K.O. 2020) es un delicioso compendio de 93 artículos publicados originalmente en Levante-EMV y en El Periódico entre agosto de 2018 y agosto de 2020. Leyendo Otro libro de fútbol, descubrimos narraciones breves de algo que no sabemos qué es pero que es algo nuestro: el fútbol. Otro libro de fútbol es un enorme nosotros compuesto por textos alejados de las crónicas post partido y de las agrias y marrulleras trifulcas televisivas que se hacen pasar por debates. Otro libro de fútbol tiene que ver con el frío de la grada, con la soledad de la derrota, con un play off de ascenso y otras catástrofes deportivas de goles en el tiempo de descuento y que fundan una nueva derrota en la memoria. Enrique escribe artículos haciendo uso de un lenguaje infrecuente, en un momento de abundancia pontificadora dentro del periodismo de la prisa y de la vida en general. La urgencia de la noticia crea irreflexión y Otro libro de fútbol nos ofrece un paraíso soñado en el que todo significa naturalidad. Nada de sermones de la moral ni irresistibles tentaciones de afirmar categóricamente qué es el fútbol. No hay análisis maduro de nada, hay un hombre de treinta y tantos años, un asalariado del periodismo que escribe, eso es todo, eso es mucho. Un periodista escritor intuitivo que escribe de tantas cosas que no son fútbol pero en las que el fútbol está presente. Es un libro de fútbol porque en él hay fútbol y a la vez no lo hay. Enrique Ballester no es un columnista más, Enrique Ballester trata como adultos a los lectores, los hace disfrutar y no les dice lo que tienen que pensar.

Todo lo que cuenta Enrique Ballester en Otro libro de fútbol nos pasa a todos, y para un lector-ojeador de revelaciones agradables como yo, leer a Enrique fortalece mi ánimo, porque su escritura no necesita ser verdad. Quitarle toda la gravedad a un deporte fascinante como el fútbol es quitarle angustiosa trascendencia a cualquier otra situación de nuestras vidas. Admiro las palabras que escribe Enrique Ballester (sufridor impeninente del Club Deportivo Castellón). Disfruto Otro libro de fútbol por su fatalismo irónico y por su humor de trazo nihilista que nos ayudará, una vez más, a no morir sepultados por los acontecimientos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

ÚLTIMAS NOTICIAS