Objetivo: suprimir los aforamientos antes de las elecciones de 2019

La supresión de los aforamientos de los diputados está pendiente en todas las autonomías, aunque Murcia, Cantabria y Canarias tienen avanzado el proceso para poder eliminar o limitar antes de las elecciones de 2019 esta prerrogativa que supone que los parlamentarios no sean juzgados por los tribunales ordinarios, sino por los superiores.

Los principales partidos -PP, PSOE, Ciudadanos y Unidos Podemos- no rechazan, o directamente apoyan, que los diputados autonómicos dejen de ser aforados e, incluso, suprimir esta situación jurídica para otros altos cargos, pero poco se ha avanzado en esta legislatura autonómica a la que le queda un año para terminar.

En la práctica, son Ciudadanos y Unidos Podemos los que han planteado iniciativas en este sentido, a las que el PSOE ha votado a favor, mientras que el PP las apoya en los parlamentos regionales y se abstiene en las Cortes Generales.

Este ha sido el caso de la reforma del Estatuto de Autonomía de Cantabria, que ha iniciado esta semana su tramitación en el Congreso con el voto favorable de todos los grupos y la abstención del PP. En el texto a debate se suprime el aforamiento no solo para los diputados de la asamblea regional sino también para los miembros del Ejecutivo autonómico.

En la reforma del Estatuto canario, cuyos trámites en el Congreso se encuentran avanzados, el aforamiento se limita sin eliminarlo, ya que se mantiene que corresponderá al Tribunal Superior de Justicia canario juzgar a los diputados por hechos cometidos en el ejercicio de las funciones parlamentarias.

La propuesta murciana, que está al igual que la de Canarias en el proceso de dictamen en comisión, fue la primera aprobada para suprimir los aforamientos, una exigencia que Ciudadanos puso como condición para apoyar la investidura del presidente regional, Fernando López Miras.

La Asamblea de Murcia tiene 45 diputados, mientras que en Canarias son 60 y en Cantabria 35; en total, 140 parlamentarios que podrían perder su aforamiento totalmente o en parte antes de que termine la actual legislatura.

En el resto de autonomías hay distintas iniciativas en marcha para hacer cambios también en este sentido, como la del Gobierno de Madrid para reformar el Estatuto y eliminar el aforamiento de diputados y miembros del Ejecutivo, limitar los mandatos y reducir el número de 129 diputados actuales.
Una reforma que ha iniciado a principios de marzo su tramitación en la Asamblea madrileña, por lo que aún falta para que llegue al Congreso.

También han iniciado su andadura reformas estatutarias en este sentido en La Rioja, Baleares o el País Vasco. En la mayoría de los casos, se incluyen otras medidas de regeneración democrática que, de seguir a este ritmo, tendrán que esperar a la próxima legislatura.

El PP insta a realizar una "reflexión más amplia" sobre la supresión de aforamientos porque si no habrá una disparidad entre las diferentes comunidades que "no es defendible", según su portavoz en la Comisión Constitucional, Francisco Martínez, quien insiste en que el ser aforado "no es un privilegio".
Se trata de una "protección de la función representativa" que tienen los diputados frente a denuncias "espurias", ha explicado a Efe, por lo que ha reclamado que no se adopten medidas "frívolas" en este ámbito solo para conseguir el aplauso de la ciudadanía.

En la reforma del Estatuto canario, cuyos trámites en el Congreso se encuentran avanzados, el aforamiento se limita sin eliminarlo, ya que se mantiene que corresponderá al Tribunal Superior de Justicia canario juzgar a los diputados por hechos cometidos en el ejercicio de las funciones parlamentarias

Por su parte, el PSOE, aunque en su programa electoral figura "promover que las comunidades supriman los aforamientos en los Estatutos de Autonomía", en algunos lugares, como Andalucía, ha abogado por abordar esta cuestión "a nivel estatal", tal y como ha manifestado hace unos días el secretario de Organización del PSOE andaluz, Juan Cornejo.

Para Ciudadanos, la del PP es "una excusa" porque prefiere mantener unos "privilegios anacrónicos", asegura su secretario de Acción Institucional, José María Espejo, quien reprocha a los populares falta de "voluntad política" para poner en marcha una medida que figura en el pacto de investidura firmado entre los dos partidos.

Espejo también considera que el PSOE debe aclarar su posición a este respecto y dejar de "decir una cosa en cada sitio".

Ciudadanos ha presentado iniciativas para suprimir los aforamientos en todas las comunidades en las que cuenta con representación parlamentaria y, de hecho, propuestas suyas están detrás de la reforma del Estatuto murciano y del cántabro.

Podemos también es proactivo en esta supresión de lo que considera un privilegio para los diputados y critica que se utilice la reclamación de "grandes consensos" estatales para paralizar la iniciativa de los parlamentos autonómicos sobre esta cuestión.

La secretaria de Acción Institucional de este partido, Gloria Elizo, critica la "poca valentía" de PP y PSOE para solucionar una situación que "no tiene lógica jurídica ni política", como son los aforamientos, y aboga por ir más allá y abordar además las supresión de la inmunidad parlamentaria para los delitos comunes que no tengan que ver con la actividad política.