Objetivo: reducir a la mitad las muertes en carretera

Tubigú

Con la entrada del nuevo año resurgen las metas para conseguir cambiar todo lo malo. Pero no siempre es tan sencillo. Sin embargo, ponerse "objetivos ambiciosos" como el del director del Observatorio Nacional de Seguridad Vial, Álvaro Gómez,  para 2030 puede marcar la diferencia:  reducir a la mitad el número de muertes en carretera.

La siniestralidad vial es una pandemia. Eso sí, a diferencia de la de la covid, tiene vacuna: cumplir las normas.

 

No aceptar lo inevitable: Se pueden evitar las muertes

Para las asociaciones, la pandemia de las muertes en carretera y la de la covid tienen similitudes. "En ambas juega un papel importante la responsabilidad personal para evitar víctimas", asegura a Efe la directora de la Asociación para el Estudio de la Lesión Medular Espinal (Aesleme), Mar Cogollos.

Y, al igual que con la covid, los comportamientos inadecuados siguen siendo persistentes en determinadas personas. En las carreteras hay todavía ciudadanos que siguen sin asumir normas tan esenciales como ponerse el cinturón.

Respetar las leyes son la vacuna de la pandemia de las muertes en carretera, insiste también la responsable de STOP Accidentes, Ana Novella, para quien no existe aún el suficiente reproche social con los malos comportamientos, como tampoco una conciencia completa sobre el riesgo de la conducción.

"La vacuna existe desde hace mucho tiempo pero por desgracia no la queremos aplicar y es de sentido común: cumplir las normas", apostilla Cogollos, antes de incidir en que, como en la Covid, hay medidas que las administraciones tardan en poner en marcha y que son eficaces.

Habla, por ejemplo, del reciente paquete de medidas que el Gobierno ha aprobado tras varios años de retraso para frenar los siniestros, con más castigo para quien maneje un móvil mientras está al volante (6 puntos en lugar de 3) o la reducción de la velocidad a 30km/h en muchas calles de ciudades.

 

 

Estrategia Española de Seguridad Vial 2021-2030

El director del Observatorio Nacional de Seguridad Vial, Álvaro Gómez, insiste en que, tal y como consta en la Estrategia Española de Seguridad Vial 2021-2030,  la intención es situar la tasa de mortalidad por debajo de 20 personas fallecidas por millón de habitantes en diez años, cifra que en el año 2019 se encontraba en 37.

A pesar de que ha calificado esta iniciativa de "ambiciosa", se ha mostrado confiado en que "con el esfuerzo de todos" es posible alcanzarla.
"Debemos conseguir un nivel de seguridad mejor que el que tienen hoy los países más seguros del mundo", ha insistido.

Este programa también recoge proyectos y objetivos como la gestión en seguridad vial, donde se pretende avanzar en liderazgo, en la financiación, optimizando el uso de fondos; o la mejora de buenas prácticas.

 

Vías seguras

En materia de vías seguras, el director del Observatorio Nacional de Seguridad Vial ha explicado que se ha progresado mucho tras la identificación de tramos con mayor número de accidentes y ha defendido las estrategias para garantizar un mínimo de seguridad en la red de carreteras como los 16 gestores autonómicos y los 44 provinciales. Gómez ha recordado que las personas vulnerables fallecidas (peatones, ciclistas y motoristas) representan ya el 82% de los muertos de tráfico en las urbes. Por este motivo, se han diseñado estrategias centradas en la protección de dichos usuarios, como el límite a 30 km por hora en calles de un carril por sentido.

Por otro lado, es necesario recordar que Canarias concentra numerosos tramos de mayor riesgo para motoristas en carretera secundaria, con un 30 % del total de España.

20 tramos se encuentran en la provincia de Santa Cruz de Tenerife y 10 en Las Palmas, según ha especificado la Dirección General de Tráfico.

Otros proyectos que pretenden ser implantados para 2030 es el progreso en materia de vehículos seguros, con la implantación de sistemas de frenados de emergencia, detección de fatiga en el conductor o control de la presión de los neumáticos.

Además, una de las prioridades en este ámbito consiste en la orientación a la hora de comprar vehículos usados.

 

Formación vial

Gómez también ha abordado las estrategias en personas seguras, centradas en formación y educación como la actualización de conocimientos y la información relativa a ciclistas y repartidores o medidas de seguridad en la ruta de los colegios.

En cuanto a la atención postaccidentes, las medidas y objetivos principales para 2030 recaen sobre la monitorización y reducción de los tiempo de llegada al lugar del accidente por parte de los servicios de emergencias.

Por último, ha explicado que es importante mejorar los controles en carreteras, ya que, por ejemplo, el 1 % de los resultados dan positivo en el test de alcoholemia, sin embargo, la tasa positiva en accidentes es muy superior.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...