Nueva York da un paso al frente en la lucha contra el cambio climático

Nueva York dio un paso al frente en la lucha contra el cambio climático al aprobar un paquete de ambiciosas medidas, la principal de ellas la que obliga a ciertos edificios comerciales y residenciales en la ciudad a reducir sus emisiones de carbono.

    
"Hoy es un día histórico", se escuchó una y otra vez en la conferencia de prensa en las escalinatas del Ayuntamiento, donde una amplia coalición de organizaciones ambientales, comunitarias, sindicatos y políticos se convocaron en apoyo a las medidas ecológicas, en un ambiente festivo.
"Queremos justicia ambiental ahora", gritaban los activistas, que portaban carteles con mensajes como "Es una emergencia, actúen", "Justicia" o "100 por 100 renovable para el 2030".
    
El Concejo municipal dio luz verde por amplio margen a La Ley de Movilización Climática, que se compone en total de seis medidas.
    

La principal de ellas exigirá que todos los edificios de más de 25.000 pies cuadrados (2.322 metros cuadrados), incluyendo las Torres Trump, por ejemplo, sean modernizados con nuevas ventanas y aislamiento térmico, entre otras medidas, para ser más eficientes energéticamente.

    
Se estima que unos 50.000 edificios comerciales y residenciales, responsables del 30 % de la contaminación del aire en la ciudad, se verán afectados por esta legislación.