Narcos (tercera temporada)

Nadie se imaginaba que una tercera temporada de Narcos pudiera tener el éxito de las anteriores entregas después de cómo acabó la segunda parte, en la que por fin se acabó con el negocio multimillonario de Pablo Escobar, de la misma forma que se acabó con uno de los hombres más buscados del planeta. 
Sin embargo, lo cierto es que esta tercera parte, que narra el auge que vive el cártel de Cali en el negocio de la cocaína a nivel internacional, tiene suficientes atractivos para seguir enganchando al público. 
La factura de esta serie de Netflix es sobresaliente y recuerda mucho a la forma en que se enfocaron las anteriores temporadas, en las que los guiones, la voz en off y las imágenes de archivo situaban al espectador en el epicentro de la complicada trama del tráfico de cocaína en América y en parte de Europa. 
Image
Los "caballeros de Cali" son los hombres que heredaron el negocio de Pablo Escobar tras su caída | Fotograma del tráiler de la serie: Netflix
Hay caras nuevas en el amplio elenco de actores, que forman una parte fundamental de algunas de las tramas. Dos de ellos son españoles, como el papel de Javier Cámara como Palomari, el contable del cártel, o el de Miguel Ángel Silvestre, en el papel de Franklin Jurado, encargado de blanquear todos los millones de dólares que son fruto del tráfico de cocaína. 
El actor Alberto Ammann en el papel de Pacho Herrera ha tomado un protagonismo del que no disponía en las anteriores temporadas y lo cierto es que el actor argentino, que ha aparecido en muchas producciones de nacionalidad española, consigue un resultado sobresaliente al mostrar los matices y el lado humano de uno de los personajes más despiadados de la tercera temporada. 
Pedro Pascal, que interpretó al personaje de Juego de Tronos Oberyn Martell (papel que lo catapultó a la fama internacional), vuelve a ponerse en la piel de Javier Peña, el agente de la DEA que vuelve a Colombia para capturar a los nuevos reyes del narcotráfico. 
Image
Una de las escenas más impactantes de la serie tiene lugar en una peluquería de Nueva York | Fotograma del tráiler de la serie: Netflix
Ya no estamos hablando de una serie que se centra en un único personaje, como ocurrió con Pablo Escobar, sino que ahora explora las vidas de muchos más personajes, de una forma más repartida y equilibrada. De esta manera, se convierte en thriller político, más que en una historia de acción en la que el único objetivo es capturar al villano (algo que se hizo de forma brillante en las temporadas uno y dos).
Netflix vuelve a demostrar la fuerza que está cogiendo en el mercado televisivo y lo está haciendo de una forma novedosa, a través de Internet. La comodidad que supone estar a un solo clic de algunas de las mejores series del panorama actual ofrece una alternativa muy buena frente a la piratería, y si la cadena de streaming consigue hacerlo con series de este nivel de producción, el público es el que sale ganando. 
El próximo gran estreno de Netflix será la segunda temporada de Stranger Things, que está previsto para el 27 de octubre.
Tráiler de la tercera temporada de Narcos: