Torra cambia el lazo amarillo por uno blanco en la pancarta de la Generalitat

El presidente catalán, Quim Torra, ha aceptado la recomendación del Síndic de Greuges, Rafael Ribó, de que los lazos amarillos sean retirados de los edificios públicos de la Generalitat durante el periodo electoral. De esta manera, Torra ha aplicado la resolución de la Junta Electoral Central (JEC).

El presidente de la Generalitat ha sustituido la pancarta a favor de los "presos políticos" del balcón del Palau de la Generalitat por otra con el mismo mensaje pero que, en lugar de un lazo amarillo, tiene uno blanco con una franja roja.

Funcionarios de la Generalitat han colocado la nueva pancarta encima de la que se exhibía en el balcón desde junio de 2018, cuando tomó posesión el Govern de Quim Torra.
El mensaje es el mismo, "Libertad presos políticos y exiliados", en catalán e inglés, y solo varía el lazo, que en lugar de ser amarillo es blanco e incluye una franja roja. 

Además, los funcionarios han colgado en una ventana de la fachada del Palau de la Generalitat una nueva pancarta, más pequeña, con el dibujo de un rostro y la misma franja roja tapando su boca, con el lema "Libertad de expresión". 

Esa franja no es nueva, pues es homologable, en forma y color, a la que aparece en otros carteles soberanistas, exhibidos en numerosas manifestaciones de los últimos meses, con los lemas "Libertad presos políticos" o "Democracia".

En este contexto, la Junta Electoral Central (JEC) deberá decidir si Torra está cumpliendo con su requerimiento y si debe activar alguno de los escenarios previstos en caso de desobediencia: remitir el caso a la Fiscalía, abrir expediente o instar a los Mossos d'Esquadra a que quiten los símbolos.