El Gobierno recurre ante el Constitucional el intento de ruptura exprés de Cataluña

El Gobierno ha presentado, con el visto bueno del Consejo de Estado, un recurso ante el Tribunal Constitucional contra la reforma del reglamento del Parlament, aprobada esta semana, que permitiría una tramitación "exprés" de las leyes de desconexión de Cataluña con el resto del Estado.

Al tiempo que el Gobierno anunciaba ese recurso en Madrid, los partidos independentistas han avanzado en Barcelona que el próximo lunes presentarán en el registro del Parlament la Ley de Referéndum de Autodeterminación. El texto de esa ley, que será firmada por todos los diputados independentistas, se presentará en el registro, pero sin que los grupos proponentes, JxSí y la CUP, empiecen todavía la tramitación.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha defendido un recurso que pretende impedir que los independentistas quieran imponer "a las bravas" su proyecto "radical" y que divide a los españoles. Según el Ejecutivo, el nuevo reglamento de la Cámara catalana vulnera el derecho de participación política en condiciones de igualdad reconocido en el artículo 23.2 de la Constitución.

La admisión a trámite del recurso por parte del TC, que se reúne este mismo lunes para analizar el escrito, supondría la paralización de la reforma reglamentaria que permite aprobar en un solo día, mediante el trámite de lectura única, las llamadas leyes de desconexión.

En una rueda de prensa en Moncloa, Rajoy ha argumentado que con este recurso el Gobierno cumple con su obligación de velar por la legalidad, defendiendo a la vez a las instituciones autonómicas catalanas y a sus funcionarios, que "no pueden ser utilizados al servicio de una actuación abiertamente contraria al derecho". Según ha señalado, la reforma del reglamento del Parlamento catalán tiene como objetivo aprobar por el trámite de urgencia "y sin las más elementales garantías democráticas" las leyes con las que se pretende liquidar la Constitución española y el propio Estatuto de Autonomía.

"No habrá referéndum el 1 de octubre", ha asegurado Rajoy, que ha insistido que no se celebrará porque el Constitucional ha dicho claramente que es inconstitucional y por lo tanto ilegal y porque va directamente contra la propia arquitectura constitucional que "ha dado a Cataluña el mayor nivel de autogobierno de toda su historia".

Mariano Rajoy, ha defendido un recurso que pretende impedir que los independentistas quieran imponer "a las bravas" su proyecto "radical" y que divide a los españoles. Según el Ejecutivo, el nuevo reglamento de la Cámara catalana vulnera el derecho de participación política en condiciones de igualdad reconocido en el artículo 23.2 de la Constitución.

Rajoy ha apoyado el recurso del Gobierno el PSOE, que considera razonables los argumentos del Ejecutivo para actuar contra una reforma del reglamento que supone un "atropello" a la minoría parlamentaria en la asamblea catalana. "La ley de oro es que gobierna la mayoría con respeto a la minoría", ha alertado la dirigente del partido Carmen Calvo, que ha recordado que el trámite de lectura única está previsto para temas no controvertidos, y no para asuntos de ese calado.

Calvo, que ha revelado que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no había informado al líder del PSOE, Pedro Sánchez, de la presentación de este recurso, ha alabado, no obstante, el "trabajo fino" que hizo el PSC enmendando esa la reforma del Reglamento del Parlament.

Ha explicado que el artículo 135 de esa norma, cuya redacción se parece mucho a la del Reglamento del Congreso de los Diputados, ya obliga a la publicación de la iniciativa antes de decidir si se tramita de urgencia y establece que sólo se podrá aplicar para leyes "cuya naturaleza y simplicidad lo permita". "Es un acierto político tremendo", ha destacado.

Parlament
Entretanto, el Parlament ha aprobado con los votos favorables de Junts pel Sí y la CUP la ley del código tributario de Cataluña. Una ley calificada como una "estructura de Estado" para los soberanistas de cara a una futura "hacienda catalana". La ley, que se presentó al inicio de la legislatura como una de las "leyes de la desconexión", está elaborada no obstante para no exceder las competencias estatutarias y constitucionales de la Generalitat, aunque los soberanistas tengan la voluntad de ampliarla en una hipotética Cataluña independiente.

En este contexto, la secretaria general de ERC, Marta Rovira, ha advertido hoy al Gobierno central de que las fuerzas independentistas no renunciarán al referéndum del 1 de octubre pese a los obstáculos que pone en el camino. Rovira ha asegurado que "la mejor respuesta" que pueden dar los independentistas ante las "actuaciones policiales" para impedir la consulta anunciada por el Govern "es continuar haciendo el trabajo" previsto para que el 1 de octubre se pueda celebrar el referéndum "con todas las garantías" y con un "resultado efectivo".

Ni el recurso ante el Tribunal Constitucional que ha presentado el Gobierno de Mariano Rajoy ni los interrogatorios "inauditos" de los últimos días de la Guardia Civil a altos cargos de la Generalitat frenarán, ha dicho, los planes para el 1 de octubre. "Esto está garantizadísimo. Nosotros no pararemos máquinas", ha asegurado en una entrevista en TV3. Por lo pronto, el pleno del Tribunal Constitucional se reunirá el próximo lunes para estudiar ese recurso contra la reforma del Reglamento del Parlamento de Cataluña con el que pretende allanar la vía hacia el referéndum del 1 de octubre.

Los magistrados del TC ya fueron advertidos hace semanas de que debían estar disponibles durante el mes de agosto ante la posibilidad de que el Ejecutivo impugnase eventuales acuerdos del Parlament o del Govern de la Generalitat.