Patricia Álvarez: “Ahora más que nunca, hacemos un llamamiento a la unión de los profesionales de la música"

Patricia Álvarez es la presidenta del recién creado Clúster Canario de la Música, proyecto que nace para fortalecer e impulsar el sector en las Islas. Es Licenciada en Bellas Artes, se ha especializado en marketing, comunicación y organización de eventos. Como gerente de la sala Oclub (Tenerife) —sala polivalente para congresos, conciertos y cualquier tipo de eventos—, ejerce en la misma las funciones de programación y organización de eventos. Además, es colaboradora de Takeo Music —sello discográfico y productora musical y de vídeo— en el Festival Tartaruga Art Fest (dedicado a músicas de la Macaronesia).

- ¿Qué diferencia este Clúster Canario de la Música a otras iniciativas similares que se han generado en tiempos pasados?


- Un clúster es una agrupación de personas o empresas que comparten intereses y quieren compartir sus conocimientos y recursos para obtener un beneficio mutuo, y esa es exactamente la diferencia con todas las demás iniciativas. En el Clúster Canario de la Música tiene cabida cualquier persona, física o jurídica, relacionada con el sector, tanto si es músico, intérprete, gestor cultural, organizador de eventos musicales profesionales, formador, empresario, programador, etc. Se trata de que todos los que formamos parte del sector nos unamos para mejorarlo y crecer juntos.

"El cluster está formado por propietarios de salas de conciertos, músicos, técnicos, programadores, promotores, formadores, etc."

- ¿Quién impulsa este proyecto?

- Un grupo de empresas, artistas, formadores, técnicos, etc., canarios relacionados con el sector de la música y con un único interés: mejorar y hacer crecer el sector y ponerlo en valor, sobre todo en las actuales circunstancias.  Lo que hace único al Clúster es que todos los que lo formamos venimos de distintas ramas del sector, con muchos años de experiencia pero con juventud y mucho empuje. Como ejemplo te puedo nombrar que hay propietarios de salas de conciertos, músicos, técnicos, programadores, promotores, formadores, etc. Esta variedad de perfiles, funciones y tamaños es lo que hace del clúster una asociación única y, sobre todo, muy útil, pues tiene una visión del sector de 360 grados. Ya hay países europeos que han decretado la cultura como un bien de primera necesidad para la sociedad. Nosotros tenemos que conseguir que aquí ocurra lo mismo.


- ¿Cuáles son sus objetivos irrenunciables?

- Promover la investigación artística, el análisis y el desarrollo de realidades regionales para impulsar de forma eficiente la innovación y reestructuración del sector; contribuir de forma activa con las políticas públicas existentes o ayudar a crear nuevas y fortalecer el marco normativo según las necesidades reales del sector; la búsqueda de sistemas para la creación de público basándonos en modelos creados, probados y con réditos contrastados, tanto en espacios escénicos como en plataformas online; apoyo a la formación, aportando más talento humano y equipamiento técnico, y de esta forma dotar a la industria musical de profesionales solventes.

- Y para llegar a esos objetivos, ¿cuáles serán sus interlocutores?

- El funcionamiento del Clúster se apoya en ocho comisiones de trabajo cuyo desarrollo se llevará a cabo por todos aquellos socios que deseen formar parte de estas. Son la comisión de músicos e intérpretes,
 la comisión de producción técnica de eventos musicales, la comisión de producción y creación artística,
 la comisión de producción discográfica,
 la comisión de divulgación de eventos musicales, 
la comisión de espacios escénicos,
 la comisión de distribución y la comisión pedagógica.

- “Posicionar a Canarias como un referente de industria musical en el panorama nacional e internacional” es un objetivo repetido durante mucho tiempo por diferentes voces del sector y con un éxito relativo. ¿Qué les invita a pensar que esta vez puede ser diferente?
- Creemos que unirnos y comunicarnos todos los que formamos parte del sector de la música canaria nos da la posibilidad de aprender, implementar y consolidar fórmulas que ya funcionan en Europa o en otros lugares del mundo y que muchos de nosotros, de forma individual, hemos conocido y comprobado su éxito. Por esta razón, si todos creemos en nuevas fórmulas que nos igualen o equiparen con las que ya existen fuera de Canarias, conseguiremos posicionar nuestra región a la misma altura que el resto, siendo un referente dentro del sector cultural de Europa y del mundo.

- ¿Qué le dirían al colectivo para animarlos a participar de forma activa?

- Que la unión hace la fuerza; que debemos aprender de las fórmulas que funcionan, y que el Clúster Canario de la Música es una de ellas. Esta es una asociación participativa con muchas ganas de hacer las cosas bien, de hacer crecer el sector y de ponerlo en valor, pues este genera muchos puestos de trabajo y nos ayuda a preservar nuestra propia identidad cultural.

"Parte de nuestros objetivos son promover la investigación artística, el análisis y el desarrollo de realidades regionales para impulsar de forma eficiente la innovación y reestructuración del sector."

- ¿Qué pueden ofrecer, por ejemplo, a un cantautor?
- Le podemos proporcionar, de forma colectiva, la experiencia y los conocimientos de los miembros del Clúster, de los recursos para competir y ser líder en un sector productivo; ayudarle a alcanzar una posición clave que facilite su crecimiento como artista; sumar y aunar recursos alrededor de intereses comunes para acceder a más y mejores herramientas.

El Clúster realizará el seguimiento de la evolución del sector a través de todas las empresas asociadas, creando sinergias entre ellas y con empresas relacionadas que amplíen y diversifiquen el negocio; facilitará y ayudará con la visibilidad y el posicionamiento frente a organismos e instituciones.

- ¿En qué situación creen que quedará la industria cuando toda esta situación presente pase?
- Tradicionalmente, la cultura ha estado ligada al ocio y, por esta razón, se le ha dado erróneamente un papel secundario y prescindible. La historia ha demostrado que es todo lo contrario. La cultura es lo que da a un pueblo identidad, cohesión y riqueza. Es un instrumento social para transmitir valores y hacer crecer a las personas de forma amplia y global. De lo primero que se ha prescindido siempre en España en situaciones de crisis, por parte de los gobiernos, ha sido de la cultura. El Clúster defiende la enorme importancia de mantenerla y protegerla.
 La cultura, en el año 2019, proporcionó el 3,2% de PIB, unos 40.000 millones de euros, y más de 700.000 puestos de trabajo; es decir, el 3,6% del empleo del país.
 Por todo ello, ahora más que nunca con la actual crisis, hacemos un llamamiento a la unión de todos los profesionales del sector, para conseguir esa protección y que no vuelva a ser un sector secundario y prescindible, sino todo lo contrario, un bien de primera necesidad. Solo así conseguiremos que el sector no se hunda y pueda ayudar al resto del país a reflotar.