Marta Solis: “Un crowdfunding es mucho más que conseguir dinero para un disco”

La cantautora tinerfeña Marta Solís ha iniciado una campaña de micromecenazgo o crowdfunding con el objetivo de materializar su cuarto disco de larga duración titulado ‘Canto y semilla’. Esta iniciativa, en activo hasta el 28 de julio, abre la posibilidad a los mecenas de la cantante de realizar una compra anticipada del disco y otras sorpresas relacionadas con el proyecto. Toda la información sobre la campaña se puede encontrar en el enlace https://vkm.is/cantoysemilla.

- ¿Qué nos puede adelantar de su próximo trabajo discográfico, ‘Canto y semilla’?

- Es difícil describir un trabajo que tiene varias capas de lectura. En lo musical estamos en un momento más vivo, creando atmósferas muy coloridas y paisajes muy naturales, basándonos en una formación básica de instrumentos acústicos y de cuerda.  En cuanto al contenido de “Canto y semilla” me adentro en reflexiones sobre la vida y la naturaleza pero dejando al “yo” de lado, intentando hablar con una voz más universal. Me nutro igualmente de personas anónimas y personajes de la historia para cantarle a la esperanza y a lo humano.

"Un mecenas es alguien que aprecia una parte muy vital de ti que le muestras y confía en que lo que hagas va a valerle la pena"

- ¿Qué diferencia a esta nueva propuesta respecto a sus trabajos anteriores?
- Creo que todos mis trabajos son muy diferentes entre sí. Y me parece algo lógico y natural. Normalmente hay 3 ó 4 años de diferencia entre discos. Imagínate todo lo que puede haber pasado por nuestras vidas en ese tiempo. Al igual que cambia cada persona, cambia también la manera de escribir, la manera de hilar melodías. Siempre hay un punto común en el timbre de la voz, que para mí es como la esencia más pura del ser humano. El resto va y viene.

- ¿Cómo es el proceso de composición de sus canciones?
- Los procesos de creación son variados. Casi siempre recurro a la escritura automática,  tanto de música (improvisando) como de palabras. A mi parecer, tanto melodía como letra son importantes, y por eso procuro que siempre nazcan al mismo tiempo, de manera natural. A veces desde una sola palabra te puedo armar una canción. Desde que tengo esa célula que ha nacido espontáneamente ya puedo trabajar en el resto con tranquilidad, con paciencia y cincel, como haría un escultor.

- Una vez que tiene la estructura de las canciones, ¿cómo elige a los músicos que serán sus compañeros de viaje?
- Tengo la suerte de contar a mi lado con Mon Cabrera, guitarrista y arreglista al que siempre acudo para que les dé a las canciones esa “vuelta de tuerca” que a veces necesitan. El “separarlas” de mí es algo necesario para que crezcan y caminen hacia senderos que quizás yo no había imaginado (o sí). Los músicos del equipo base que me ha estado acompañando en los directos están ya acostumbrados a los arreglos de Mon y luego ellos aportan su buen hacer y sus conocimientos en los ensayos y los directos. La elección de los músicos siempre ha tenido dos factores a tener en cuenta: por un lado su profesionalidad musical, y por otro lado su gusto e implicación por el proyecto. Les tiene que gustar lo que hacemos. ¡Si no no funcionaría tan bien! A mí me encanta ver sus caras de satisfacción mientras trabajamos. Es un lujo.

- ¿Por qué apostar por un crowdfunding para la edición del disco? ¿Cuál es el objetivo y los plazos de esta campaña?
- Apuesto por un crowdfunding por dos motivos. Por un lado, hoy por hoy es la única manera viable que conozco de sacar un disco de manera independiente (con un perfil que se aleja de la radio-fórmula y los convencionalismos actuales). Por otro lado, y tiene un peso muy importante, es el poder conectar y re-conectar de nuevo con el público de tú a tú. Un crowdfunding es mucho más que conseguir dinero para un proyecto. Para mí es volver a cimentar las relaciones y trabajar el concepto de comunidad, personas con intereses y gustos afines que no podríamos estar conectados si no es gracias a internet. Un mecenas es alguien que aprecia una parte muy vital de ti que le muestras y confía en que lo que hagas va a valerle la pena.

El objetivo final es recaudar una cantidad (5500€) que no pagará todo el trabajo que lleva la realización de un disco de larga duración pero que será una gran ayuda para que pueda convertirse en realidad. Esto se hace mediante una pre-venta del disco y otras “recompensas”, que pueden ser camisetas, mis anteriores discos “Sin límites” y “Nido”, ser productor ejecutivo con tu logo en el libreto, letras manuscritas, brindis con todo el equipo, conciertos privados y otras. El plazo finaliza el próximo 29 de julio, así que es un trabajo de “hormiguita” para ir consiguiendo cada día 3 o 4 mecenas. Cada aportación es sumamente importante.

- ¿El Covid-19 es ahora el peor enemigo de los músicos? ¿Cómo le ha afectado a usted en su vertiente artística?
- Esta crisis sanitaria y económica afecta a muchos colectivos, pero el sector musical en concreto va a tener que ir con pies de plomo porque depende de muchos factores y de las directrices que vaya marcando el gobierno. En mi caso, se aplazaron mis espectáculos programados y tímidamente vuelven los conciertos. Esperemos que la salud nos permita continuar tocando y disfrutando del público en directo, porque es nuestro medio de vida (espiritual y económicamente hablando).